Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Empatía

La ciencia detrás de la empatía y los empáticos

Cinco estudios científicos sobre el fenómeno de la empatía.

Como psiquiatra y empática, me fascina la manera en la que funciona el fenómeno de la empatía. Me apasiona la idea de que la empatía es la medicina que el mundo necesita en este momento.

La empatía es cuando le abrimos nuestro corazón a otros y nos ponemos en sus zapatos. Sin embargo, ser empático va mucho más allá. Como muchos de mis pacientes, y yo misma, los empáticos son personas altas en el espectro empático y que realmente sienten lo que está pasando en el cuerpo de los demás. Como resultado, los empáticos tienen una increíble compasión por las personas, pero suelen sentirse agotados por sentir “demasiado” a menos de que desarrollen estrategias para salvaguardar sus sensibilidades y desarrollar límites saludables.

En mi libro, La Guía de Supervivencia para empáticos discuto algunas explicaciones científicas intrigantes sobre la empatía y los empáticos. Éstas nos ayudarán a entender de forma más profunda el poder de la empatía para que podamos utilizarla y honrarla en nuestras vidas.

1. El sistema de neuronas espejo

Los investigadores han descubierto un grupo especializado de células cerebrales que son responsables por la compasión. Estas células les permiten a todos reflejar emociones, compartir el dolor de otra persona, o su alegría o su temor. Debido a que se considera que los empáticos tienen neuronas espejo hiperresponsivas, resuenan profundamente con los sentimientos de otras personas. ¿Cómo pasa esto? Las neuronas espejo son detonadas por eventos externos. Por ejemplo, nuestra pareja siente dolor y nosotros lo sentimos también. En contraste, se considera que los psicópatas, sociópatas y narcisistas tienen “deficiencia de empatía”. Esto significa que carecen de la capacidad de sentir empatía como los demás, lo que podría ser causado por una baja actividad del sistema de neuronas espejo. Debemos estar alertas de estas personas porque son incapaces de amar incondicionalmente.

2. Campos electromagnéticos

El segundo hallazgo está basado en el hecho de que tanto el cerebro como el corazón generan campos electromagnéticos. De acuerdo con el instituto HeartMath, estos hallazgos transmiten información sobre los pensamientos y emociones de las personas. Los empáticos podrían ser particularmente sensibles a estos estímulos y con una tendencia a sentirse abrumados por ellos. De manera similar, con frecuencia tenemos respuestas físicas y emocionales más fuertes a los cambios en la tierra y el sol. Los empáticos sabemos bien que lo que le pasa a la tierra y el sol afecta nuestro estado mental y nuestra energía.

3. Contagio emocional

El tercer hallazgo que mejora nuestra comprensión de los empáticos es el fenómeno del contagio emocional. Las investigaciones han demostrado que muchas personas captan las emociones de quienes las rodean. Por ejemplo, un bebé que llora desencadenará una ola de llanto en una sala de hospital. O una persona que exprese ansiedad en voz alta en el lugar de trabajo puede contagiar a otros trabajadores. Las personas comúnmente captan los sentimientos de otras personas en grupos. Un artículo reciente del New York Times afirmó que esta capacidad de sincronizar los estados de ánimo con los demás es crucial para las buenas relaciones. ¿Cuál es la lección para los empáticos? Elegir personas positivas en nuestras vidas para que no nos deprima la negatividad. O, si, digamos, un amigo está pasando por un momento difícil, toma precauciones especiales para mantenerte firme y centrarte.

4. Sensibilidad aumentada a la dopamina

El cuarto hallazgo involucra a la dopamina, un neurotransmisor que aumenta la actividad de las neuronas y está asociado con la respuesta de placer. La investigación ha demostrado que los empáticos introvertidos tienden a tener una mayor sensibilidad a la dopamina que los extrovertidos. Básicamente, necesitan menos dopamina para sentirse felices. Eso podría explicar por qué están más contentos con el tiempo a solas, la lectura y la meditación y necesitan menos estimulación externa de las fiestas y otras grandes reuniones sociales. En contraste, los extrovertidos anhelan el torrente de dopamina de los eventos animados. De hecho, nunca parece ser suficiente.

5. Sinestesia

El quinto hallazgo, que encuentro particularmente convincente, es el estado extraordinario llamado "sinestesia del tacto del espejo". La sinestesia es una condición neurológica en la que dos sentidos diferentes están emparejados en el cerebro. Por ejemplo, ver colores cuando escuchas una pieza musical o saborear palabras. Entre los sinestésicos famosos se encuentran Isaac Newton, Billy Joel y el violinista Itzhak Perlman. Sin embargo, con la sinestesia del tacto del espejo, las personas pueden sentir las emociones y sensaciones de los demás en sus propios cuerpos como si fueran propias. Esta es una maravillosa explicación neurológica para la experiencia de un empático.

El Dalai Lama dice: "La empatía es la cualidad humana más preciosa". En estos momentos estresantes, es fácil sentirse abrumado. Aun así, la empatía es la cualidad que nos ayudará a sobrellevarlo. Nos permitirá respetarnos unos a otros, incluso si no estamos de acuerdo. La empatía no te convierte en un blando sentimental sin discernimiento. Te permite mantener tu corazón abierto para fomentar la tolerancia y la comprensión. Puede que no siempre seas eficaz en llegar a la gente y crear la paz, pero creo que es la mejor oportunidad que tenemos.

(Adaptado de La Guía de supervivencia para empáticos por Judith Orloff, MD.)

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad
Acerca de
Judith Orloff M.D.

Judith Orloff, Médica, es profesora clínica asistente de psiquiatría en UCLA y autora de The Empath's Survival Guide.

Más de Judith Orloff M.D.
Más de Psychology Today
Más de Judith Orloff M.D.
Más de Psychology Today