Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Crianza

"Gaslighting" en lugar de amor

Algunos tipos de mala crianza son invisibles para quienes no cohabitan con nosotros. Un poco como sucede con los crímenes de cuello blanco, se esconden detrás de apariencias perfectamente aceptables. No implican abuso físico o negligencia infantil. Son compatibles con llevar a los niños al museo, estar al tanto de su progreso en la escuela y organizar fiestas de cumpleaños. Son más sutiles e insidiosos.

Vemos como ejemplo un pasaje autobiográfico de Un Lobo en la Mesa de Augusten Burroughs, acerca de la relación con su padre:

“Pensé en las pocas veces que habíamos ido a la universidad juntos y cómo me había mostrado el lugar y me presentó a sus colegas. Parecía un padre tan bueno que me preguntaba qué estaba mal conmigo que me hacía siempre sospechar tanto de él. Recuerdo pensar cómo para el resto del mundo, mi padre era como el padre de cualquiera. Pero tan pronto como estaba a solas con él, papá se había ido y estaba muerto allí, en su lugar.

Regresando del supermercado, me di cuenta de que mi padre era dos hombres, uno que se presentaba al mundo exterior, y uno, mucho más oscuro, que siempre estaba allí, detrás de la cara que todos veían. [1]”

 Brother's Photo/Pexels
Chica pensativa sosteniendo un cuaderno gris
Fuente: Brother's Photo/Pexels

El padre que Burroughs describe es extremadamente distante y nunca se involucra en una actividad conjunta con su hijo a pesar de los intentos desesperados del niño por ganarse el afecto de su padre. En otra parte del libro, Burroughs escribe:

“Cuando era niño, soñé que mi padre me llevaba al bosque donde había un cadáver. Lo enterraba y me decía que nunca debía decir una palabra. Era lo único que habíamos hecho juntos como padre e hijo, y prometí no contarlo. Pero a diferencia de la mayoría de los sueños, el recuerdo de este nunca me dejó. Y a veces no estaba del todo seguro de una cosa: ¿Fue solo un sueño? [2]”

Un padre con dos caras es sólo una de las formas que el abuso psicológico puede tomar. Hay otras.

Una madre puede acusar a su hija de robarle el amor del padre o de lo contrario, condenar a su hijo por amar a una chica más de lo que ama a su madre, donde la intención es claramente que el chico compense el amor que la madre necesita del padre.

Las madres y los padres a veces ponen a los niños uno contra el otro; pueden tener favoritos, y persuadir al niño no amado de que todo es su culpa por no ser más dotado, más bonito, o en resumen más amable. (El psiquiatra Irvin Yalom cuenta una escalofriante historia de una mujer cuya hija adolescente murió y que se dió cuenta durante la terapia que estaba culpando a su hijo por no ser quien muriera en lugar de su hija.[3])

La culpa es particularmente perniciosa. El problema no es simplemente que el padre acuse al niño de algo que no es su culpa. Eso es malo, pero no necesariamente dañino.

Digamos que un padre regresa del trabajo enojado y estalla en cólera aparentemente sin ninguna razón. Los niños sienten intuitivamente, incluso a una edad muy temprana, que este es el calor de una pasión momentánea. El padre es como un volcán hirviendo, listo para entrar en erupción, y que sin sorpresa alguna termina por estallar. Ese es el tipo de tormenta que un niño puede aprender a soportar (a menos que, tal vez, ocurra con demasiada frecuencia). Además, en tal caso, es probable que un buen padre, se sienta culpable después y trate de compensar a los niños por dirigir injustamente su ira hacia ellos. El daño aquí puede ser contenido. El tumor en el vínculo entre padre e hijo se puede extirpar porque no se ha diseminado, impregnando cada fibra de la conexión entre los dos.

No sucede así con los casos en que los padres culpan a los niños por su propia infelicidad matrimonial o de vida. Allí, el padre involucra a un niño en una red envenenada de actitudes. Todo el sistema de interacción es tóxico. Este es un cáncer que ha hecho metástasis. No es una tormenta que vaya a terminar. Uno debe esperar toda la infancia, e incluso entonces, no habrá terminado.

Es importante tener en cuenta que la propagación de este tipo de toxicidad puede suceder usando muy pocas palabras. Varias observaciones formuladas a lo largo de unos pocos años pueden ser suficientes. El sistema infectado de relaciones puede coexistir con una imagen familiar engañosa, perfecta, como en el caso de Augusten Burroughs. El niño afectado, por lo que permanece oculto a la vista, puede no darse cuenta de lo que estaba pasando hasta mucho más tarde. Esto es lógico. Es difícil para cualquiera de nosotros creer que realmente vimos algo que nadie más vio.

Puede tomar muchos años reconocer ante nosotros mismos que hemos sido víctimas de abuso por parte de nuestros padres. Hay varias razones para esto. Primero, el pensamiento de no haber sido amado por las únicas personas en el mundo que se suponía que debían amarnos y apoyarnos pase lo que pase es un pensamiento humillante, y naturalmente buscamos maneras de evitar el dolor de la humillación, incluso a costa de sufrir otros tipos de dolor. Segundo, podemos simplemente cargar con las creencias distorsionadas que nuestros padres pueden haber inculcado en nosotros sin examinarlas. Si un padre o madre nos hizo creer que no fuimos favorecidos porque nuestros hermanos o hermanas eran mucho mejores, es posible que no consideremos lo injusto que fue esto para nosotros hasta mucho más tarde en la vida. Por último, pero no menos importante, los extraños a menudo se niegan a creerles a las víctimas de abuso de los padres, en lugar de eso, eligen aferrarse a lo que en otro artículo describo como el mito de que los padres no pueden ser malos , en resumidas cuentas, es la idea de que hay niños malos e ingratos, pero no padres malos y abusivos.

Si los padres abusivos han fallecido, para cuando la niebla desaparece y percibimos la verdad sobre nuestra infancia, puede ser aún más difícil. La ira contra un padre muerto a menudo se experimenta como inaceptable y, por lo tanto, se niega y suprime. Finalmente, la ira retrasada, a diferencia de la rabia, puede persistir durante años. Lo bueno de la rabia es que es un estado muy intenso y está obligado a alcanzar su punto máximo y desaparecer poco después. La ira retrasada que hierve silenciosamente bajo la superficie, en cambio, puede atormentarnos durante mucho tiempo.

Los niños víctimas de "gaslighting" y que han sido abusados psicológicamente a menudo muestran una resiliencia notable y se convierten en personas buenas y exitosas, a pesar de las toxinas que dejan los padres en sus psiques. Algunos tropiezan intuitivamente con la técnica de distracción y reenfoque, y vierten su energía en diversas actividades. Pero esto no significa que hayan sanado. Lo que significa, más bien, es que las personas resilientes pueden salir adelante a pesar del trauma, como soldados que siguen marchando en la batalla a pesar de una lesión.

¿Qué más se puede hacer? Por los niños con padres psicológicamente abusivos, probablemente no mucho, desafortunadamente. (Hay terapia, por supuesto, pero ¿quién llevaría a los hijos de los padres abusivos al terapeuta?)

Para los adultos creo que la parte crucial es aceptar la verdad de lo que sucedió. Es solo el comienzo, pero sin ello, el resto nunca vendrá. Intentar sanar del trauma infantil mientras se niega su causa es un poco como tratar de recuperarse de una enfermedad física después de recibir un diagnóstico erróneo y tomar el remedio equivocado. Por más que lo intentes, probablemente, al final no lograrás obtener el amor de tu madre siendo más exitoso que tu hermano, a quien ella siempre prefirió. Simplemente puede ser que nunca consigas su amor por ningún medio. Si ella ha fallecido, es posible que tampocopuedas confrontarla por ello. Debes encontrar una manera de sanar sin reparar siquiera la relación rota.

Pero se puede hacer algo. La clave, creo, es aceptar plenamente que no tuviste la culpa. Un niño no debería tener que ganar el amor de un padre ni competir por él, como uno competiría con un compañero de trabajo por un puesto más alto. Que tus padres no te amaran simplemente no estuvo en ti. Está en ellos.

¿Cuánta culpa tuvieron ? Podría ser difícil de decir. Si bien como los adultos en la situación, deberían haber sabido lo que hacían, pueden haber estado repitiendo un patrón psicológico que no inventaron ellos o que no controlaban completamente.

También puede ayudar recordar que si la relación con tus padres fue ambivalente, es probable que sí sintieran afecto por ti, aunque no del tipo de amor puro que uno podría desear y esperar. De hecho, el amor de un mal padre por un niño, que con frecuencia se acompaña de una mala crianza, a menudo es más personal que la toxicidad de ese mismo padre. El "gaslighting" puede tener desencadenantes psicológicos que no tienen nada que ver contigo, eres solo la víctima. Tu madre o padre se convirtieron en abusadores para satisfacer una necesidad psicológica oscura, y allí estabas, un objetivo perfecto. Por el contrario, cualquier amor que puedan haber sentido además de esto sí era por ti.

De ninguna manera estoy sugiriendo que los niños grandes deben perdonar a sus padres. Si bien el verdadero perdón es terapéutico, y a veces, al reflexionar sobre las circunstancias de los padres abusivos, descubrimos razones para compadecernos de ellos y perdonarlos, los hijos e hijas adultos pueden o no encontrar dentro de sí las ganas de perdonar. El perdón no es algo que las víctimas le deban a los abusadores, cualesquiera que sean las circunstancias de los abusadores.

En su novela, El Juez Rebecca Wrest escribe, “Cada madre es un juez que ora a sus hijos por los pecados del padre.” Tal vez podamos agregar que, eventualmente, cada niño también se convierte en un juez, uno que condena a sus padres por sus propios pecados.

Imagen de Facebook: fizkes / Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad