Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Autoayuda

¿Estás listo para dejar de sentirte como una víctima?

YAKOBCHUK VIACHESLAV/Shutterstock
Source: YAKOBCHUK VIACHESLAV/Shutterstock

Una víctima, según el diccionario de Webster, es una persona que ha sido atacada, herida, robada, asesinada o engañada por otra persona, o dañada por un evento desagradable.

Todos somos atacados, heridos, engañados y dañados durante la vida, si no físicamente, emocionalmente. Y todos nos vemos perjudicados por eventos desagradables. Todos somos víctimas, por momentos, de los desafíos y dificultades de la vida: la vida de la vida.

Es psicológicamente saludable reconocer el sufrimiento y los sentimientos de impotencia que acompañan a tales experiencias. Y, sin embargo, hay personas que se sienten víctimas todo el tiempo, independientemente de sus circunstancias. Aquellos con una mentalidad de víctima siempre son victimizados, al menos en su propia mente. Mantienen una identidad consistente de víctima y ven la vida perpetuamente con las gafas color víctima.

Todos conocemos a personas que parecen estar comentando constantemente sobre alguna injusticia que se les ha hecho: cómo otros les niegan lo que necesitan, quieren y merecen, los controlan contra su voluntad y los obligan a hacer cosas que no quieren hacer. O cómo la vida está en contra de ellos y el universo está diseñado para castigarlos, personalmente. Tal vez tú mismo eres alguien que experimenta la vida de esta manera.

Ni sentirse como una víctima de la vida, o amar a alguien que está convencido de que es la víctima de la vida, es fácil. Ambos son dolorosos. Considera estos casos:

Caso 1

María y su esposo Felipe se están yendo de vacaciones. María ha hecho todas las reservaciones, pero le ha pedido a Felipe que confirme la hora la que los recogerá el taxi. La mañana que deben salir, Felipe (que conoce la hora del vuelo) menciona con indiferencia que el automóvil está confirmado a una hora que es demasiado tarde para asegurar el vuelo. María le pregunta a Felipe si corrigió la hora, a lo que él responde que debe haberlo reservado demasiado tarde, porque es lo que la compañía tenía en su registro.

María está frustrada, confundida y enojada. En respuesta, ella decide no hacer nada con respecto a la hora de llegada del taxi y en su lugar opta por guardar rabia y furia contra su marido. Pasa las siguientes tres horas antes de que llegue el automóvil construyendo una narrativa de víctima en la que Felipe la controla y está arruinando las vacaciones que ella reservó, que ganó y que merece. Como ella lo ve, la decisión de Felipe de no cambiar el auto le quita poder para obtener lo que quiere. Ella decide tomar la oportunidad de mantener el horario de recolección como está, perdiendo potencialmente su vuelo y renunciando a sus vacaciones, todo esto para mantenerse fiel a su identidad de víctima y demostrar que su marido quiere destruir su felicidad.

Caso 2

La narrativa de Pedro es que siempre está siendo controlado por otros y que nunca puede tomar decisiones en su vida. Una mañana reciente, su hija adulta expresó sentir frío en la casa (mientras llevaba una camiseta) y le preguntó a Pedro si sabía de alguna manera de elevar la calefacción porque parecía que no funcionaba. Esto envió a Pedro a una mentalidad completa de víctima y la rabia que la acompaña.

Estaba seguro de que estaba siendo controlado intencionalmente por su hija, y también que ahora tenía que pasar el día descubriendo cómo arreglar el sistema de calefacción para que ella no tuviera que sentirse incómoda. Estaba convencido de que si no atendía inmediatamente su problema, sería castigado y culpado; y la hizo responsable de su infelicidad.

Según su punto de vista, él era una víctima de sus necesidades sin voz sobre su propia vida. Justo el día anterior, él había peleado con esta misma hija por haber tenido que limpiar su habitación porque ella no lo había hecho, y por el hecho de que ella era ingrata. Ella respondió que no le importaba si su habitación estaba limpia: es por eso que no hacía, y que si él la limpió fue su decisión. Pedro gritó: "¡tengo que hacer todo por todos en esta casa, mientras todos hacen lo que quieren hacer!"

Caso 3

Lisa no ha tenido un día libre de trabajo en un mes, en parte debido a su propia elección y en parte debido a la temporada ocupada de la compañía. Cuando finalmente llega su tan esperado día libre, se despierta con el anuncio de lluvia en su techo. Lisa pasa las primeras dos horas de su primer día libre en un mes torturándose con pensamientos sobre cómo Dios siempre la está castigando y el universo está en su contra. Todo lo que quería era tumbarse afuera sobre una manta. ¿Era demasiado pedir eso? Obviamente.

Lo que falta

Para María, nuestra amiga a punto de perder su vuelo, la mentalidad de víctima se deriva de una incapacidad o falta de voluntad para apropiarse de sus propios deseos y necesidades. Independientemente de la mala elección que hizo su esposo, María quería tomar el avión. Ella quería sentirse relajada en su camino al aeropuerto. Ella quería unas vacaciones. Ella también quería un marido que se asegurara de que el momento de la llegada del taxi cubriera sus necesidades. Tres de estos cuatro deseos eran posibles; uno no lo era. Pero en lugar de hacerse cargo de conseguir lo que quería, que hubiera sido tan simple como levantar el teléfono y cambiar la hora, usó su energía para pelear (en su propia mente) con su esposo sobre por qué le estaba haciendo esto y por qué le estaba quitando sus vacaciones.

En el caso de Pedro, que tiene que dejar todo para corregir el frío de su hija adulta y limpiar su habitación porque no lo hará por sí misma, la mentalidad de víctima es causada por una sensación de impotencia no relacionada con la situación en cuestión. Alguien como Pedro comienza sintiéndose impotente y luego lo proyecta en el otro, quien se convierte en la persona que lo desempodera intencionalmente. Carece de la capacidad de tolerar la incomodidad de su hija sin sentirse responsable de arreglarla. Lo que también está ausente es una conciencia o curiosidad sobre la raíz de su verdadera impotencia, la impotencia que ya está allí antes de crear la historia de quién lo está controlando en el momento. Y, al igual que María, le falta la capacidad de respetar y asumir la responsabilidad de sus propias necesidades y deseos, que incluyen no querer pasar el día arreglando la calefacción.

En el caso de Lisa, su mentalidad de víctima es una especie de narcisismo negativo, es decir, tiene la creencia de que el universo (y el comportamiento de otras personas) giran alrededor de ella. Todo sucede a favor, en contra (principalmente en contra), y en relación con ella . Y ella simultáneamente piensa que Dios, y otras personas, comparten una intención primaria de castigarla.

Cómo liberarse de la mentalidad de víctima

1. Aprópiate y responsabilízate de tus propias necesidades y deseos. Determina lo que quieres y lo que es importante para ti. Nómbralo, y haz lo que necesitas hacer para que esto suceda - tú mismo. No pierdas el tiempo culpando o enojándote con aquellos que no quieren o necesitan las mismas cosas que tú, no esperes a que suban a bordo o te ayuden a obtener lo que quieres. Ocúpate cuidando lo que es importante para ti y deja a los demás fuera de eso.

2. Practica diciendo "no.” Si no quieres hacer algo y no tienes que hacerlo (de forma realista), no lo hagas. Recuerda que se te permite tener necesidades, al igual que a otras personas.

3. Deja de culpar . Cuando te escuches a ti mismo entrar en historias de culpa, ya sea contra otras personas, el mundo, la vida, quien sea... di “para” en voz alta, y desvía tu atención de tus pensamientos de culpa.

4. Toma conciencia de la raíz de tu sensación de impotencia . Antes de construir la siguiente narración sobre quién te está robando tu poder, ten curiosidad sobre los sentimientos subyacentes de impotencia que preceden a todas las situaciones.

5. Sé amable contigo mismo . Cuando estás culpando al universo y a la vida por tu sufrimiento, en realidad no estás atendiendo a tu sufrimiento o ayudándote a sentirte mejor. Al reclamar el rol de víctima, estás intensificando tu dolor. Cuando la identidad de víctima actúa, no solo estás sufriendo por lo que sucedió, ahora has agregado a ese sufrimiento el hecho de que no obtienes lo que otros obtienen, porque estás maldito, la vida y todos en ella quieren dañarte, y básicamente el universo te odia. (¿Te sientes mejor?)

6. Enfócate en ayudar a otros. Cuando estás en la mentalidad de víctima, todo el mundo se trata de ti y tu dolor. Reconoce tu sufrimiento con amabilidad y luego considera cómo puedes ayudar a otro ser. Por contrario a la intuición que parezca, cuanto más te sientes privado, más necesitas dar. Ofrecer bondad es el antídoto más seguro para el "pobre de mí”.

7. Practica la gratitud. La mentalidad de víctima te enfoca en tu sufrimiento, específicamente en lo que no obtienes. Prueba cambiar tu perspectiva centrándote en algo que te importe, que disfrutes y que sí "obtengas". Cambia tu atención de lo que te estás perdiendo a lo que tienes.

8. Escribe una lista de las formas en que puedes cambiar la mala situación . Cuando te sientes como una víctima, te convences de que no hay nada que puedas hacer para cambiar tus circunstancias, pero eso casi nunca es cierto. Ocúpate con cómo puedes tratar de mejorar la situación, incluso si parece imposible.

9. Practica la escucha empática. Al escuchar a otras personas, intenta escuchar con la intención de sentir lo que están diciendo desde el interior de su corazón. Deja de centrarte en lo que tienes que hacer sobre lo que dicen, lo que piensas sobre lo que dicen o cualquier otra cosa que tenga que ver contigo. Escucha como si fueras solo oídos oyendo, sin ponerte en el camino.

10. Practica el perdón . Cuando juegas el papel de la víctima, estás decidiendo aferrarte a la amargura, la ira y la certeza de que has sido perjudicado, a menudo sin siquiera investigar cuál pudo haber sido la intención del otro. En lugar de envenenar tu propia experiencia con pensamientos resentidos, intenta practicar la compasión y comprensión por el otro. Comienza un nuevo hábito: ¡haz de dejar el resentimiento y probar el perdón una práctica diaria!

No hay nada bueno en vivir como una víctima, o con una víctima, pero con conciencia, un deseo de cambiar y nuevos hábitos, puedes superar la mentalidad. Una vida vivida con gratitud y bondad es mucho mejor que una de resentimiento y amargura que está en el otro extremo. El empoderamiento y la agencia están disponibles para todos, y con una nueva actitud y nuevos comportamientos, los puedes tomar. El primer paso es simplemente decidir que estás listo para dejar de ser una víctima. ¿Lo estás?

A version of this article originally appeared in English.

publicidad