Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sueño

¿Es posible que dos personas sueñen lo mismo?

wavebreakmedia/Shutterstock
Fuente: wavebreakmedia/Shutterstock

¿Dos personas pueden tener el mismo sueño? Hasta donde yo sé, no han habido investigaciones científicas para responder a esta pregunta. Pero hay, literalmente, miles de historias bien documentadas.

Los casos mejor documentados involucran sueños compartidos entre terapeutas y clientes. En todos estos, un terapeuta calificado que verifica la declaración de que el sueño le ocurrió tanto al terapeuta como al cliente alrededor del mismo momento. Otros casos que también están documentados suceden entre personas con relaciones cercanas como padres e hijos, parejas o amantes. Además, de manera consistente con el efecto de la cercanía emocional en los sueños compartidos, también tenemos muchos casos bien documentados de gemelos que compartieron un mismo sueño. Los casos menos documentados involucran a completos extraños que experimentaron el mismo sueño. (Solo tenemos registros anecdóticos de extraños que experimentan el mismo sueño porque estos extraños se encontraron por casualidad y se reconocieron a partir del sueño).

Para encontrar fuentes relacionadas con los sueños compartidos entre terapeutas y clientes, se puede consultar el libro que Anthony Shafton publicó en 1995, Lector de sueños. Para revisar fuentes sobre completos extraños compartiendo sueños, está el libro de Frank Seafields, Curiosidades de los Sueños. También se pueden encontrar foros sobre sueños compartidos en internet. Tenemos que concluir que las personas en todas partes sí experimentan ocasionalmente un sueño igual al de otro individuo.

¿Qué podemos concluir de este hecho? Primero, todo lo que tenemos son reportes anecdóticos. Las personas creen haber experimentado el mismo sueño, pero debemos permanecer escépticos hasta que se lleven a cabo investigaciones científicas controladas. Además, las dos personas involucradas nunca están de acuerdo con cada uno de los detalles en el sueño compartido. Sin embargo, he aprendido a respetar los reportes anecdóticos en el mundo de la investigación de los sueños porque estos reportes suelen ser confiables. No hay ningún incentivo para que las personas mientan acerca de la experiencia.

Hay algunos aspectos en común entre los reportes que aumentan la confianza en su fiabilidad. Por ejemplo, la mayor parte del tiempo, las dos personas involucradas se conocen entre sí y son emocionalmente cercanas. Obviamente, tienes más probabilidades de escuchar sobre experiencias inusuales que involucran a dos personas si se ven regularmente. Además, la manera en la que dos personas suelen descubrir que compartieron un sueño es que una persona empieza a compartir el sueño sin saber que la otra persona soñó lo mismo hasta que ésta interrumpe y lo completa.

Las personas suelen reportar que no pasó nada inusual antes del sueño compartido. Reportan que no habían hablado sobre sus sueños con la otra persona antes del evento, así que no hay indicación de sesgos o efectos de cebo. El hecho de que las dos personas involucradas usualmente no estén de acuerdo en cada detalle del sueño incrementa, en efecto, la confianza de que los reportes son honestos. Parece inevitable que las diferencias individuales, desde el humor, hasta el CI y las diferencias en la memoria, eviten que las personas recuerden cada detalle de un sueño, así que los reportes de un sueño compartido deberían variar de acuerdo con esto. Por lo tanto, las pequeñas variaciones en cuanto a los detalles en los reportes de sueños compartidos, tienen sentido. De manera interesante, el momento del evento también puede variar. A veces el sueño compartido ocurre al mismo tiempo para ambas personas. En otros casos no. Lo que es notable es que se recuerde tanto del sueño, a veces incluso pequeños detalles, de manera tan similar o incluso idéntica entre las dos personas involucradas, sin importar el momento de sus experiencias.

Así que aceptemos provisionalmente el hecho de los sueños compartidos: dos personas pueden tener el mismo sueño. ¿Qué implica esto para la ciencia de los sueños? Si asumimos que los cerebros producen sueños, tenemos que asumir que los dos cerebros involucrados estaban en el estado cerebral apropiado para producir contenido idéntico en dos personas. Esto podría significar que las dos personas deben haber estado en estados cerebrales idénticos, y que estos estados produjeron el mismo contenido cognitivo.

Aún así, esta opción me parece casi imposible debido a la enorme elasticidad y variabilidad en la fisiología cerebral de diferentes individuos. Incluso los cerebros de los gemelos son enormemente distintos. Así que, atribuir los sueños compartidos a estados cerebrales incidentalmente idénticos parece llevarlo demasiado lejos. Pero otras explicaciones alternativas tampoco son muy atractivas: por ejemplo, que dos personas tengan el mismo sueño parece sugerir que los sueños no son meros productos del cerebro dormido. En lugar de eso, surgen fuera de nosotros y nos “pasan”. En cierto sentido son independientes de las mentes que los registran y expresan. Los sueños tal vez son productos del mundo cultural interpersonal y flotan en el morfoespacio cultural esperando aterrizar en la consciencia de un individuo.

Pero si ese fuera el caso, ¿por qué los memes culturales se manifiestan como sueños compartidos y no como un contenido cognitivo idéntico del mundo despierto? Tal vez los sueños compartidos son como formas platónicas abstractas más grandes que los cerebros individuales, así que son capaces de manifestarse en varios cerebros sintonizados con esa forma.

Ninguna de estas posibilidades me parecen atractivas o plausibles.

En resumen, no tenemos ninguna explicación buena para los sueños compartidos. Tal vez es por esto que la ciencia aún no investiga estos eventos. La ciencia no tiene dónde ponerlos dentro de su panorama mundial actual, pero esa es la mejor razón para investigarlos. Los fenómenos que desafían los paradigmas son los datos más importantes para la ciencia porque fuerzan cambios revolucionarios.

A version of this article originally appeared in English.