Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Diana Raab Ph.D.

El secreto de las relaciones platónicas

El día de San Valentín es un buen día para celebrar las relaciones románticas y platónicas.

CCO Commons
Source: CCO Commons

El día de San Valentín, o la fiesta de San Valentín, es una celebración anual de romance y amor en todo el mundo. Si bien la mayoría de las personas consideran que la celebración está reservada para los amantes, hay muchas relaciones diferentes que se pueden celebrar en este día, como el amor por los padres, hermanos, sobrinas, sobrinos, hijos y nietos. Además, el amor platónico entre amigos es otro motivo de celebración.

El amor platónico es una relación emocional y espiritual especial entre dos personas que se aman y admiran la una a la otra debido a intereses comunes, una conexión espiritual y visiones del mundo similares. No implica ningún tipo de participación sexual.

La mayoría de las amistades comienzan como personales o profesionales. En este último tipo de relación, la conexión es intelectual y gira en torno a un interés laboral común. Amar a otros significa entenderlos de una manera especial, y como dice la autora Judith Blackstone (2002), "la capacidad de amar va más allá de tener una respuesta emocional o comprender a otra persona. Requiere una capacidad de contacto, y este contacto no necesariamente tiene que ser físico. Puede incluir cómo les hablas, las emociones que les muestras y la conciencia que tienes sobre ellos. Se trata de estar en sintonía con otra persona”.

En un artículo de Psychology Today, Mark Matousek discute sobre el dios Eros, quien los griegos creían que era el hermano de Caos. Matousek hace un buen punto cuando dice: "el amor erótico es feroz y salvaje; el amor de los amigos es más familiar (como en las familias sanas), contenido, incondicional, equilibrado y domesticado... Pero cuando la amistad se vuelve familiar y salvaje, tenemos un animal peligroso en nuestras manos", agrega. En otras palabras, no es fácil tener una relación platónica y sexual con alguien. Las relaciones platónicas pueden convertirse en relaciones eróticas o románticas, pero la mayoría de las veces la fuerza radica en la fuerte amistad.

Algunos dicen que en una relación heterosexual donde dos personas disfrutan de la compañía del otro,ya sea personal o profesional, va a haber tensión sexual, incluso si no son "amantes" en el sentido clásico de la palabra. En esta situación, podría ser que el deseo sexual esté suprimido.

Si bien puede haber cierta tensión sexual entre amigos platónicos, ambos pueden decidir mantener las cosas simples y no volverse sexuales. El problema es que una vez que los amigos platónicos se vuelven sexualmente íntimos, las líneas y los límites se desdibujan. Típicamente, en una relación platónica, el cuidado, la preocupación y el amor se muestran a través de las palabras y el lenguaje corporal.

Si ambos individuos deciden avanzar sexualmente, pueden ocurrir varias cosas. Si la intimidad es una experiencia positiva, puede fortalecer la conexión, pero si no lo es, entonces la intimidad puede ser perjudicial para la relación platónica. Muchos profesionales de la salud mental desalientan la intimidad sexual entre amigos platónicos, principalmente por lo raro que es encontrar este tipo de conexión. Sin embargo, si uno de los individuos siente un impulso sexual profundo pero el otro no, aquí hay algunos consejos o secretos para mantener la amistad intacta:

  • Discute tus sentimientos con la otra persona.
  • Fijen límites juntos.
  • Absténganse de tocarse fuera de los abrazos de saludo.
  • Absténganse de tener conversaciones sexuales.
  • Sean conscientes de lo que dicen y hacen cuando están juntos.

Mi amistad con Thomas Steinbeck, hijo del escritor ganador del Premio Nobel John Steinbeck, fue felizmente platónica. Éramos tan cercanos que éramos casi como hermanos, compartiendo nuestras alegrías, temores y esfuerzos creativos. Nuestro amor era incondicional, pero nunca cruzamos la línea hacia la intimidad.

Thomas y yo adorábamos la compañía del otro. Éramos felices juntos. Nos reíamos juntos. A veces, éramos posesivos sobre nuestra compañía el uno para el otro, y cuando no estábamos juntos sabíamos telepáticamente lo que el otro estaba sintiendo. En cierto sentido, éramos como el "salvavidas" del otro, y después de su muerte, me sentí como si me estuviera ahogando en tristeza. Era mi ancla para mi voz creativa. Juntos, convertimos el dolor en arte, él a través de la ficción, y yo a través de la poesía y las memorias. Perderlo a él y nuestra relación platónica fue similar a perder a un familiar cercano.

A version of this article originally appeared in Inglés.

publicidad

Acerca de

Diana Raab, MFA, Ph.D., is an author, speaker, educator, and survivor. She’s written nine books of nonfiction and poetry, including the recent Writing for Bliss and Writing for Bliss:  A Companion Journal.