Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Raza y etnicidad

El problema con "checa tu privilegio"

Probablemente hayas oído hablar del "paseo privilegiado". Es una tarea en la que un grupo de participantes se coloca uno al lado del otro en una línea. Se le hace al grupo una serie de preguntas diseñadas para identificar circunstancias de privilegio o falta de privilegio que los individuos del grupo han experimentado. Los participantes dan un paso hacia adelante cada vez que se nombra una instancia de privilegio, y un paso hacia atrás por cada obstáculo.

La tarea "obliga a los participantes a confrontar las formas en que la sociedad privilegia a unos individuos sobre otros. Está diseñada para que los participantes reflexionen sobre las diferentes áreas de sus vidas en las que tienen privilegios y en las que no".

Por ejemplo, las primeras cuatro preguntas de una versión en línea de esta tarea son las siguientes:

  1. Si tus ancestros fueron forzados a vivir en otro país y no lo hicieron por elección, da un paso atrás.
  2. Si tu identidad étnica primaria es “estadounidense”, da un paso adelante.
  3. Si alguna vez te insultaron por tu raza, clase, etnicidad, género u orientación sexual, da un paso atrás.
  4. Si hubo gente trabajando para tu familia como sirvientes, jardineros, niñeras, etc, da un paso adelante.

Por supuesto, encontraremos que los hombres estadounidenses blancos y adinerados acabarían al frente de la fila y los miembros de otros grupos se encontrarán ubicados mucho más atrás que los hombres blancos. La lista completa de preguntas se puede encontrar aquí.

Llamar la atención al privilegio

¿Cómo responde la gente a esta tarea? Consideremos las reacciones de las personas al frente del grupo: las personas privilegiadas. Suelen responder de dos formas. Algunos experimentan una mayor conciencia y apreciación de cómo se han beneficiado en comparación con otros. Sin embargo, otros se sienten ofendidos. A menudo experimentan la sensación de que se les dice que no se esforzaron por su éxito. A menudo se sienten culpados personalmente por la difícil situación de los menos privilegiados.

Hay buenas razones por las que algunas personas privilegiadas pueden sentirse ofendidas por la tarea: no es neutral. Si bien algunos defensores del ejercicio dicen que está diseñada simplemente para "estimular la reflexión", el propósito tácito del ejercicio es impulsar un cierto tipo de reflexión: un sentido por parte de la persona privilegiada de reconocer su parte en el mantenimiento de una sociedad racista, clasista o sexista. En otras palabras, se experimenta como una forma de ser "señalado".

¿Es cierto que los privilegiados no se esforzaron por el éxito? ¿Es cierto que son responsables de la difícil situación de los menos privilegiados? La respuesta no es tan simple.

¿Qué se obtiene con esfuerzo y qué no?

Yo soy un hombre blanco que vive en los Estados Unidos. Nuestro sistema social está predispuesto a favor de personas como yo. He tenido tantos éxitos como fracasos en mi vida. Cualquier éxito que haya tenido, sin duda, no lo logré solo. Tuve ayuda. De hecho, he tenido mucha ayuda, tanto directa como indirecta. Me han ayudado de formas que se capturan muy bien en el ejercicio "Compruebe sus privilegios". Es injusto que yo haya tenido ventajas sistémicas mientras que otros no. Y así, las personas privilegiadas tienen el deber moral de trabajar para corregir los sistemas de desventaja.

Pero, esperen. Aunque las ventajas que he tenido son inmerecidas (no hice nada para ganarlas), el hecho de que he tenido ventajas no borra el hecho de que, a pesar de eso, haya tenido que hacer algo activamente para lograr los éxitos que he obtenido. Si bien no me gané mi ventaja, dentro de ese sistema de ventaja, aun así tuve que trabajar duro y esforzarme para lograr lo que he logrado.

Si bien mi arduo trabajo no borra la ventaja que se me otorgó, mi ventaja no quita el arduo trabajo que dediqué a tener éxito. Y ninguno supera al otro. Permítanme explicar.

Éxito logrado o no logrado

Realicemos un simple experimento mental. Imagínense dos bebés, uno un hombre blanco y el otro una mujer de color. Imaginemos que el hombre blanco tiene muchas ventajas: riqueza, una familia altamente educada, buenas escuelas, conexiones y todo lo demás. Imaginemos que la niña de color no solo carece de esas ventajas, sino que tiene una serie de obstáculos en su camino: racismo, acoso sexual, bajas expectativas de los demás, discriminación y demás.

Tal situación sería como las dos personas subiendo una montaña. Esto se muestra en la figura que acompaña a este artículo. El escalador de la izquierda, Roger, comienza con una ventaja: empieza más adelante. La escaladora de la derecha, Marissa, comienza desde abajo. Supongamos, por el bien de este experimento mental, que ambos escaladores trabajaron por igual para llegar a la cima de la montaña. Considerando una igualdad de condiciones, mientras ascienden, Roger y Marissa avanzarán lo mismo en la colina; ambos subirán, digamos, 30 metros.

Resultados logrados y no logrados

Fuente: mmascolo

Ahora, en lugar de comparar a Roger y Marissa, veamos cada una de sus subidas individualmente. Cuando hacemos esto, vemos que Marissa pudo subir 30 metros debido a su esfuerzo y trabajo duro. Gracias a su arduo trabajo, logró escalar 30 metros por la montaña. Nadie puede quitarle eso.

Por supuesto, lo mismo es cierto para Roger. Roger también escaló 30 metros como resultado de su esfuerzo y trabajo duro. Gracias a su arduo trabajo, Roger logró su escalada de 30 metros por la montaña. Nadie puede quitarle eso.

Ahora, este es el punto: tanto Roger como Marissa lograron sus ascensos individuales de 30 metros por la montaña. Sin embargo, mientras que tanto Roger como Marissa lograron cada uno sus escaladas individuales, Roger no hizo nada para merecer su victoria: escalar más alto que Marissa.

Roger logró su escalada, pero no ganó su victoria. Ambas declaraciones son ciertas al mismo tiempo. Y de nuevo, una no elimina la otra.

Cuando “checar tu privilegio” sale mal

Al señalar las ventajas injustas de los privilegiados sobre los menos privilegiados, los dos sentidos de lo que significa lograr el éxito propio suelen confundirse. A la persona señalada no simplemente se le dice que tuvo ventajas, también se le dice que debido a esas ventajas no se ganó lo que logró.

Mucho depende de lo que entendamos por "logro". Si nos referimos a logros comparativos, a la "victoria", es cierto: Roger no se ganó su victoria sobre Marissa. No hizo nada para merecer la ventaja que tenía sobre Marissa. Sin embargo, si nos referimos a su logro personal, su ascenso individual y esforzado de 30 metros por la montaña, la situación cambia. Él se ganó eso. Al igual que Marissa.

En la medida en que una persona privilegiada trabaja duro para ascender en su escala personal, decir que no logró su ascenso personal a través del trabajo duro es un error. Y no solo es un error, sino que resulta contraproducente como estrategia política. Le da a esa persona a la que se quiere llegar, la persona privilegiada, una razón legítima para ponerse a la defensiva. Cuando esto sucede, es fácil descartar la exigencia de que uno "cheque sus privilegios". Al hacerlo, se pierde el potencial de reclutar un aliado en la lucha por la igualdad social.

¿Hay alguna mejor manera?

¿Existe una mejor manera de llamar la atención sobre los privilegios y hacer que los privilegiados en los estratos más altos quieran trabajar por el cambio social? Creo que sí. Implica el uso de persuasión moral positiva en lugar de negativa.

“Checa tu privilegio” resulta contraproducente porque se basa en la vergüenza y la culpa pública. El ejercicio sugiere que el esfuerzo personal que hicieron para obtener sus logros personales fue de alguna manera inválido. Hace que los privilegiados en los estratos más altos se sientan como si personalmente hubieran hecho algo malo para derribar a otros. Y en un foro público, la gente se siente presionada a aceptar este mensaje por miedo a que la llamen racista, sexista, clasista o lo que sea. Esta forma de vergüenza pública es moralidad negativa. Dice: “Has hecho algo mal; ahora arréglalo ".

La moralidad positiva funciona de manera diferente. Implica apelar al sentido de identidad moral de los demás: su sentido de responsabilidad moral. Esto implica una apelación a la responsabilidad moral que viene con el privilegio. Por cualquier privilegio inmerecido, existe la responsabilidad correspondiente hacia otros que no han tenido ese privilegio. La moralidad positiva significa hacer un llamado al sentido moral de una persona: lo moral, compasivo y correcto que puede hacer una persona privilegiada es atender a los menos privilegiados. Dice: "Persona de privilegio, tu privilegio viene con un deber moral. Si cumples con este deber, serás mejorado, no disminuido".

No le digas a nadie que es responsable del accidente de vivir en un sistema que lo beneficia. Dile a esa persona que hay dignidad moral en ir hacia adelante asumiendo la responsabilidad de hacer algo al respecto.

----

* Por supuesto, Roger no solo consiguió "una ventaja inicial" en la montaña, tuvo una subida mucho más suave. Por el contrario, Marissa no solo no tuvo una "desventaja inicial", sino que también tuvo una serie de obstáculos en su camino. Y así, la escalada es más difícil para Marissa que para Roger. El simple hecho es que cuando esto sucede, la ventaja genera más ventajas y la desventaja genera más desventajas. Cuanto más éxito se tiene, más éxito se logra. Cuanto más fallas experimentamos, si no se corrigen, nos quedamos cada vez más atrás. Esta situación se muestra en el gráfico adjunto.

Fuente: mmascolo

Esta publicación fue inspirado por Deborah Greel.

A version of this article originally appeared in English.