Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Personalidad

El lado oscuro del aburrimiento

La agresión sádica (es decir, dañar a otras personas por placer) es un misterio científico. Si bien la existencia del comportamiento sádico se ha documentado durante siglos, la evidencia científica de las razones psicológicas subyacentes ha sido escasa. Entonces, ¿cuáles son las razones psicológicas por las que algunas personas disfrutan haciendo daño a otras sin ninguna ganancia evidente?

Un nuevo estudio, publicado en la Revista de Personalidad y Psicología Socia l, tuvo como objetivo dar respuesta a esta pregunta ( Pfattheicher et al., 2020 ). En el estudio, el equipo de investigación de Dinamarca, Serbia, Estados Unidos y Alemania llevó a cabo nueve experimentos diferentes en 15 grupos de voluntarios de tres países. Investigaron la cuestión de si el aburrimiento podría ser un factor importante para determinar si alguien mostraría o no un comportamiento sádico. Si bien algunas personas pueden percibir el aburrimiento como algo positivo, la mayoría lo encuentra desagradable, ya que indica que la actividad actual no es satisfactoria. Los científicos probaron la hipótesis de que el aburrimiento podría aumentar la posibilidad de un comportamiento sádico en individuos que piensan que es una forma apropiada de comportamiento.

En el primer estudio, los científicos evaluaron el aburrimiento y varios aspectos de la personalidad utilizando cuestionarios en línea y en persona a seis grupos diferentes de voluntarios. En los seis grupos, las personas que experimentaron aburrimiento crónico en su vida diaria mostraron tendencias más sádicas que aquellas que estaban menos aburridas.

En el segundo estudio, el equipo evaluó el trolling en línea, una forma de sadismo en Internet. En este estudio, se encontró una asociación estadísticamente significativa entre el trolling y el aburrimiento, lo que muestra que las personas aburridas tienen más probabilidades de engañar a otros en Internet.

En el tercer estudio, los científicos investigaron el sadismo en el ejército utilizando un diseño de estudio en línea. Descubrieron que el personal del servicio militar que experimentaba un mayor aburrimiento también era más proclive a mostrar un comportamiento sádico hacia sus compañeros soldados.

En el cuarto estudio, los investigadores observaron el comportamiento sádico de los padres hacia sus hijos. Para ello, se obtuvieron datos de 300 padres mediante un cuestionario en línea. En general, los padres mostraban bajos niveles de aburrimiento y sadismo. Sin embargo, aún existía una asociación estadísticamente significativa, tanto el aburrimiento durante la vida diaria como el aburrimiento durante el cuidado de los niños se asociaban con tendencias sádicas.

En el quinto estudio, el equipo investigó si las personas que experimentaban aburrimiento crónico en su vida diaria tenían más probabilidades de experimentar fantasías sádicas que las personas menos aburridas. Los resultados nuevamente fueron claros: hubo una fuerte asociación entre el aburrimiento y el sadismo. Las personas que experimentaron un mayor aburrimiento en su vida diaria informaron una mayor probabilidad de experimentar la fantasía de dispararle a otro ser humano por diversión.

En conjunto, estos cinco estudios mostraron una fuerte evidencia empírica de una asociación entre el aburrimiento y el comportamiento sádico en múltiples grupos y contextos diferentes. En el sexto estudio, los investigadores utilizaron un experimento psicológico de la vida real en lugar de cuestionarios. En este estudio, los participantes fueron asignados aleatoriamente a un grupo de aburrimiento o un grupo de control. Ambos grupos, tuvieron que ver un video durante 20 minutos. Mientras el grupo de aburrimiento veía un video aburrido de una cascada en la que no pasaba mucho, el grupo de control vio un documental interesante sobre los Alpes. En ambas condiciones, los participantes tuvieron la oportunidad de matar gusanos vivos triturándolos en un molinillo de café modificado. Sin que los participantes lo supieran, los gusanos en realidad no fueron asesinados. (A los participantes se les informó sobre esto solo después de que el experimento había terminado). A los participantes se les dijo que podían decidir si querían triturar algunos gusanos o no. En general, el 89.9% de los participantes no trituró ningún gusano, lo que demuestra que el comportamiento sádico es bastante raro. Sin embargo, 13 participantes pusieron uno o más gusanos en la máquina trituradora, pensando que los estaban matando. (En realidad no lo estaban haciendo). Curiosamente, solo una persona de la condición de control puso un gusano en el molinillo de café, mientras que las 12 restantes que lo hicieron provenían de las condiciones de aburrimiento. Esta diferencia fue estadísticamente significativa, mostrando que el aburrimiento aumentaba la probabilidad de poner un gusano en el molinillo de café. En contraste con los datos del cuestionario de los estudios uno a cinco, este experimento no solo mostró que existe una asociación entre el aburrimiento y el sadismo, sino que el aburrimiento en realidad puede causar un comportamiento sádico.

En el séptimo estudio , los participantes fueron evaluados nuevamente en dos grupos, uno que vio un video aburrido de una piedra y otro que vio un video más emocionante de dos magos realizando trucos. Aquí, no se les ofreció triturar gusanos, sino que se les ofreció disminuir o aumentar el pago que otro voluntario obtendría por participar en el experimento. Al igual que en el estudio 6, solo unas pocas personas mostraron sadismo. Más del 92% de los participantes decidió no reducir el pago de otra persona. La mayoría de los participantes (89.1%) agregaron dinero al pago de la otra persona. Una vez más, el aburrimiento tuvo un efecto sobre el sadismo: mientras que solo el 5,1% del grupo que vio el video interesante le quitó dinero a otros participantes, el 11% del grupo que vio el video aburrido de una piedra lo hizo. Es importante destacar que si alguien mostró o no sadismo también se vio afectado por su personalidad. Solo en aquellas personas que tenían una predisposición al sadismo en su personalidad el aburrimiento realmente conducía a un comportamiento sádico. Para las personas que no tenían tendencias sádicas de personalidad, el aburrimiento tenía poco o ningún efecto.

Los estudios 8 y 9 se centraron en el papel de las alternativas. En estos estudios, los científicos investigaron hasta qué punto tener alternativas para mostrar un comportamiento sádico influía en la relación entre el aburrimiento y el sadismo. En el octavo estudio, se utilizó el mismo paradigma experimental que en el estudio 7, pero los científicos eliminaron la alternativa positiva de dar dinero al otro participante en lugar de eliminarlo. Aquí, el 36.1% de las personas en la condición de aburrimiento mostró un comportamiento sádico, mientras que solo el 21.7% del grupo de control lo hizo. El equipo también probó un segundo grupo de control que no vio ningún video. En este grupo, el 15.4% mostró un comportamiento sádico.

El noveno estudio fue similar al estudio 8. Aquí, un grupo de participantes fue asignado al mismo paradigma experimental que en el estudio 8. Además, el segundo grupo de participantes fue asignado a un llamado “juego de castigo de terceros”. En este grupo, se les dijo a los participantes que tenían que decidir el castigo para un jugador en un juego de distribución de dinero. En este juego, una persona recibía el 100% del dinero y la otra el 0%. La primera persona había decidido entonces que se quedaba con el 70% del dinero y le daba a la otra persona solo el 30%. Luego, los participantes tenían que decidir si querían castigar a la persona que distribuyó el dinero injustamente en su propio beneficio quitándoles el dinero. Así, los participantes podrían destruir el pago de otra persona sin ningún efecto para ellos. Aquí, se observó un efecto interesante. Si bien la mayoría de las personas en la condición comparable a la del estudio 8 dieron dinero en lugar de tomarlo, esto fue diferente en la condición de castigo de terceros. En esta condición, solo el 29.2% de los participantes no destruyó los ingresos de la otra persona. Esto muestra que es más probable que ocurra una agresión reactiva después de percibir la injusticia que una agresión no reactiva. Es importante destacar que en ambas condiciones el aburrimiento aumenta las posibilidades de que un participante destruya el pago de la otra persona.

En conjunto, los nueve paradigmas experimentales de este estudio demostraron que el aburrimiento puede motivar a las personas a dañar a otros para experimentar placer. Esta relación parece ser cierta en varios contextos diferentes. Sin embargo, si el aburrimiento realmente conduce a un comportamiento sádico como matar animales también depende de la personalidad de la persona. Solo aquellas personas que muestran una inclinación hacia el sadismo realmente muestran un comportamiento sádico cuando están aburridas. Para la mayoría de las personas, el aburrimiento no conduce a un comportamiento sádico.

Dada la relevancia del trolling en línea, la agresión de los padres y otros tipos de comportamientos sádicos, los hallazgos de este estudio tienen implicaciones importantes. Los programas destinados a reducir el acoso en línea u otras formas cotidianas de agresión sádica podrían beneficiarse de la inclusión de medidas para reducir el aburrimiento en los agresores potenciales.

Imagen de Facebook: SeventyFour/Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad