Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

El apego evitativo y la búsqueda del amor

George Rudy/Shutterstock
Fuente: George Rudy/Shutterstock

Todo el mundo quiere amor; incluso aquellos que tienen reacciones fóbicas a él. Mary Connors tituló su artículo seminal de 1997, "La renuncia al amor; el apego evitativo y su tratamiento.” Sin embargo, al trabajar con muchos clientes evitativos en los últimos años no he encontrado que renuncien al amor; más bien, me parece que estos individuos valoran y quieren romance y amor tanto como el resto de nosotros.

Las personas con estilos de apego evitativo no parecen tener dificultades para iniciar encuentros románticos o comenzar relaciones. Simplemente no están seguros de cómo mantenerlas y permitirles crecer. Los individuos evitativos pueden parecer inicialmente cálidos y carismáticos. He escuchado a muchas de sus parejas describirlos como el alma de la fiesta. Los amigos pueden comentar lo afortunado que eres de tener una persona tan cálida y agradable en tu vida. Y te preguntas: ¿qué hay de malo contigo que esta maravillosa persona se aleja y se distancia una vez que termina la fiesta?

Si estás en una relación con una pareja evitativa, entonces también probablemente has sentido el encanto de su personalidad seductora. (Nota: usaré un pronombre masculino para la persona que evita aquí, porque la mayoría de los clientes que buscan ayuda con este problema son hombres.) Es relativamente fácil para las personas evitativas centrarse y mostrar interés en una nueva pareja: en la fase temprana de una relación, no están pensando en lo que personalmente necesitan de la otra persona y la otra persona aún no se ha convertido en una amenaza. La pareja de citas disfruta de toda la atención positiva y así no se da cuenta de que su nuevo pretendiente evitativo rara vez habla con mucha profundidad acerca de su infancia, sus luchas personales o sentimientos.

Imagina ser la persona evitativa, pasando tu vida con ganas de amor y conexión. Continuas conociendo personas que objetivamente parecen elevarse a tus altos estándares para ser una buena pareja. Pero una vez que te involucras, te das cuenta de que tu pareja tiene muchas cualidades irritantes, es muy exigente con tu tiempo y afecto, y es cada vez más crítica de tu comportamiento. Simplemente no puedes hacer nada bien a los ojos de esta otra persona. Al mismo tiempo, tu pareja repetidamente te dice lo mucho que te ama y adora. Te dices a ti mismo: "¿quién necesita esto?” Sabes que nunca va a funcionar, pero no puedes soportar la idea de romper su corazón.

Por no querer hacer daño a tu pareja, y no querer ser visto como un cretino por tu familia y amigos - que te caen bien en general - decides hacer lo que piensas que es lo correcto: sigues saliendo con ella, pero te cuidas de no tocarla demasiado o mostrarle demasiado afecto. Esto no es tan difícil, porque en este momento, sus tiernos toques te hacen sentir ansioso e incómodo de todos modos. Le dices que no crees que puedes darle lo que quiere de la relación y que se merece algo mejor. Esperas que ella rompa contigo , para que no tengas que lastimarla personalmente, pero aún así ella se mantiene a tu lado.

Obviamente, esta es una situación desgarradora para una pareja - y no es muy divertido para la persona evitativa tampoco. La persona evitativa generalmente se da cuenta de que algo anda mal. Cuando habla con otros, describe a su pareja de manera positiva. A él le importa, y puedes escucharlo en su voz. Incluso se pone celoso y se siente herido si ve a la persona que está tratando de terminar muestra un ligero interés en otra persona. Se siente como dos personas: Él realmente quiere amor. Él quiere "lo normal.” Incluso puede querer casarse y tener hijos. Él sabe que no quiere seguir repitiendo este patrón, pero no sabe qué hacer.

El problema aquí es una fuerte desconexión entre los pensamientos conscientes de la persona evitativa y su sistema emocional. Su mente consciente le dice que esta pareja es atractiva y tiene una gran personalidad - que debería de estar feliz de seguir adelante con la relación. Pero simultáneamente, su sistema emocional está leyendo su amor y afecto como una amenaza y desencadenando una respuesta de ansiedad.

Ahora, pensar en sí mismo como débil o ansioso es antitético a alguien con un estilo de apego evitativo. Pero tiene que hacer una atribución de su experiencia emocional para comprender su propio comportamiento. Así que etiqueta la ansiedad como irritación o molestia. Y él se siente de esta manera cada vez que ella se acerca y es cariñosa con él. Entonces ella debe ser la causa de esta irritación. Su cerebro está de acuerdo y dice: "sí, ella es irritante", y (como lo hacen todos los cerebros humanos normales) su cerebro encuentra evidencia en el medio ambiente para apoyar esta idea. Él encuentra que defectos e imperfecciones que antes eran sutiles ahora son intolerables. Él la deroga en su mente, y tiene que alejarse.

Este patrón con la pareja romántica es el mismo que el que las personas evitativas a menudo promulgan con sus padres. O idolatran a la persona (generalmente desde la distancia), o descartan a la otra persona de sus mentes y excluyen la relación.

Racionalmente, la persona evitativa sabe que está haciendo esto y sabe que es un problema. Él quiere parar.

Si esta descripción de la pareja de amor evitativa se aproxima a cómo te sientes en tus relaciones cercanas, aquí hay algunas cosas en que pensar:

  • Reconoce el patrón que estás repitiendo, y que tu sistema emocional está jugando trucos en tu mente consciente.
  • Concéntrate en la sensación física que sientes cuando tu pareja se acerca. Ve si puedes darle un nombre. La sensación no eres , después de todo; es solo una sensación. Ve si puedes separar los sentimientos de amor de la ansiedad.
  • Date cuenta de que la hierba realmente no es más verde en otros lugares. A menudo, el amor que deseas no está muy lejos, sino justo frente a ti.
  • Aprende a amarte a ti mismo. Abraza las partes más tiernas y blandas de tu ser y aliméntalas como lo harías con un niño pequeño que necesita tu cuidado. Si puedes aprender a hacer esto por tí mismo, te resultará más fácil hacerlo por otros.

La razón por la que el amor y el afecto son tan amenazantes para alguien con un estilo de apego evitativo es que estas cosas normalmente no estuvieron disponibles por parte de los padres en la infancia - a pesar de que al ser entrevistados, por lo general, afirman que su infancia fue idílica, y que sus padres eran amorosos, sin ofrecer recuerdos que apoyen esto. En esta situación, el niño negará la necesidad de amor y afecto en lugar de permanecer en un estado de tristeza y anhelo. Después de años de empujar esta falta de amor fuera de la conciencia, el adulto evitativo se siente fuerte y seguro.

Pero luego viene alguien que realmente se preocupa y dice, “Te amo.” Y ahora todo ese anhelo reprimido quiere regresar corriendo del pasado reprimido. Pero nuestro amigo evitativo no puede ser tan vulnerable y necesitado, se siente enojado con esa reacción que amenaza la seguridad y necesita alejarse. Así que aleja a quien le ofrece amor.

Si estás enamorada de una pareja evitativa:

  • Date cuenta de que él está tratando de alejar su propia necesidad de amor, para mantener cerrada la vieja herida que él pensó que había olvidado.
  • Si comienza a huir, dile cuánto te importa, pero no corras tras él. Recuerda, un perro hambriento y asustado puede querer ser rescatado, pero eso no significa que no te muerda.
  • Haz una elección: díle que no estás interesada en ser amada desde la distancia, y termínalo; tienes que conocer tus propios niveles de tolerancia, y si duele demasiado, deberías irte. O, dile que no vas a irte a ninguna parte, y que no vas a hacer el trabajo sucio por él. Si no puede tolerar el amor, debe reunir el coraje para acabar con ello él mismo; en otras palabras, "hablar o callar.” Asegúrate de no solo estar en el medio, sin saber si va o viene; esa es una manera muy dolorosa de estar. Y aprende a ser un poco evitativa tú misma. Esto podría sentirse más cómodo para él, y es una manera en la que puedes evitar dar todo tu poder a la relación.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad