Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sexo

El aburrimiento sexual es una cortina de humo

Una vida sexual aburrida es una señal bastante buena de que no se está atendiendo algo importante.

Marcos Mesa Sam Wordley/Shutterstock
Fuente: Marcos Mesa Sam Wordley/Shutterstock

Pocas actividades son tan excitantes como el sexo. Hay mucha biología que hace que el sexo sea interesante. La supervivencia de las especies depende de ello. Aún así, algunas personas pierden el interés en tener sexo con su pareja. ¿Cómo puede algo tan excitante ponerse tan aburrido?

Pongamos de lado algunas circunstancias que pueden influir al impulso sexual general de alguien, no solo para su pareja. La ansiedad, depresión, estrés, varias condiciones médicas, muchos medicamentos y el envejecimiento (hasta cierto punto) pueden reducir el deseo propio por tener sexo. Si alguno de estos aplica para ti o tu pareja, entonces merece observarse y posiblemente discutirse con tu médico y/o terapeuta.

Sin embargo, hay muchas personas que aún están interesadas en el sexo en general, pero mucho menos interesadas en ser sexuales con sus parejas. Siguen teniendo fantasías y pensamientos sexuales, todavía responden a estímulos sexuales (como una escena excitante en una película), y tal vez incluso aún se masturban regularmente, pero se sienten aburridos por o evitan el sexo con su pareja. Tal vez hubo un tiempo, hace mucho, en el que no podían quitarse las manos de encima, pero ahora tienen más probabilidades de tocar el control remoto.

Es fácil decir que la pasión ardiente natural e inevitablemente se va disolviendo en las relaciones a largo plazo. Mientras que eso es verdad en general, hay muchas parejas que siguen teniendo excelente sexo regularmente, incluso si no es tan frecuentemente como antes. Así que culpar a la longevidad por la ausencia de vida sexual no es suficiente.

Source: 123RF
Fuente: 123RF

¿Qué estás reteniendo?

Si te sientes sexualmente aburrido, necesitas ver más a profundidad. Usualmente, la primera razón que las parejas dan para el deseo menguante es la familiaridad, la excitación requiere cierta cantidad de novedad e incertidumbre, y ambas son destruidas por la implacable marcha de la familiaridad. Sí, pero no. Si sientes que conoces demasiado bien a tu pareja, entonces tal vez han caído en un bache de simplemente hacer lo mismo de siempre. Efectivamente, más de lo mismo puede perder su chispa. Tal vez tu pareja tiene algunos nuevos deseos o fantasías que aún no comparte, o algunas muy viejas que nunca compartió.

¿Qué puedes hacer para que se sientan más cómodos y compartan? Puedes preguntarles en un momento de pasión si hay algo más que los excite, o si hay algo que les gustaría probar. También podrías querer tener una discusión cuando estén completamente vestidos, explicando que estás feliz en general con esta relación (si es así) pero que te gustaría tener una vida sexual más fogosa, y luego preguntar qué haría las cosas más excitantes para tu pareja. Esta probablemente no será una sola conversación y probablemente será al menos un poco incómoda, pero resiste.

Y ya que las relaciones tienden a ser mejores cuando son justas, ¿tú que no no has dicho? ¿Qué pasa por tu mente cuando te excitas o masturbas? Y ¿qué te detiene de compartir algo de eso con tu pareja para agregarle picante a las cosas? Es muy probable que exista algún tipo de temor al juicio. Esto podría estar basado en tu propio autojuicio sobre lo que te gustaría probar si no has aceptado por completo que está bien sentirse excitado por ello. Por su naturaleza, las cosas que nos excitan sexualmente tienden a ir en contra de lo que se supone que queremos, hay muchas sanciones abiertas y debajo del agua que regulan con quién podemos tener sexo y bajo qué circunstancias. Sin embargo, como explica el Dr. Justin Lehmiller, en su nuevo libro, Dime lo que deseas, la mayoría de nosotros tenemos muchas cosas que nos excitan y que no ganarían el sello de aprobación del buen hogar. Esto no significa que tengamos que actuar sobre cada una de nuestras fantasías sexuales o de otro tipo, pero podría vales la pena probar algunas de ellas. O tal vez solo jugar con ellas como fantasías pero junto con tu pareja.

Las personas siguen evolucionando con el paso de los años y décadas (o eso se espera), así que probablemente tu relación también debería de evolucionar, incluyendo en el aspecto sexual. No hay nada de malo con lo que solían hacer juntos, pero tal vez les gustaría agitarlo un poco. Una de las ventajas que tienen las parejas a largo plazo sobre los novatos es que con frecuencia se sienten más seguros de sí mismos y de la otra persona. Se puede sentir más seguro hacer una revelación vulnerable a alguien con quien has estado por mucho tiempo, así que las parejas establecidas pueden ser mucho más sucias si así lo desean.

Los conflictos sin resolver matan el deseo

A veces el culpable no tiene nada que ver con sexo, pero aparece ahí de todas maneras. El enojo y resentimiento de conflictos sin resolver o incluso sin hablar pueden absorber toda la pasión de la vida sexual de una pareja. Es fácil hacer de lado esas conversaciones difíciles diciendo simplemente, "esta noche no, cariño". Si estás evitando ponerte en ello, tal vez deberías preguntarte si sería mejor dar un par de respiraciones profundas y ponerte a ello. ¿Qué precio estás pagando dejando esto sin resolver? ¿Qué puedes hacer para intentar convertirla en una conversación más productiva? ¿Qué le podrías pedir a tu pareja que hiciera para convertirla en una conversación más productiva?

Sin rebajar tu integridad, también te alentaría a poner de vez en cuando esos desacuerdos sin resolver temporalmente de lado y hacer un esfuerzo por conectar con tu pareja, sexualmente o de otra manera. Algunos desacuerdos pueden tardar un rato en resolverse, así que no quieres poner en pausa tu relación y vida sexual hasta que todo esté bien de nuevo. De hecho, una conexión positiva puede impulsar la buena voluntad mutua y facilitar el trabajo de resolver problemas. Al ignorar los efectos restauradores de las conexiones positivas ocasionales, te quedas sin el alimento emocional crucial que te permite orear los asuntos realmente difíciles.

El canario en la mina de carbón

La cualidad de la vida sexual de una pareja nos puede decir algo acerca del estado de su relación en general y también de su desarrollo personal. Las parejas que son capaces de mantener las cosas ardientes y mantenerse involucradas sexualmente a largo plazo están haciendo muchas cosas bien, incluyendo ser honestas consigo mismas sobre su sexualidad, aceptar la sexualidad de su pareja y atender miles de problemas alternos que podrían afectar sus vidas sexuales. Puedes tener una relación feliz sin sexo, pero hacer lo necesario para mantener una vida sexual candente puede hacer que la relación sea excelente.

A version of this article originally appeared in English.