Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Comportamiento animal

¿Difieren las razas de los perros en su sensibilidad al dolor?

Una nueva encuesta entre más de 1000 veterinarios encontró que algunas razas de perros son mucho más sensibles al dolor que otras.

Bobby Mikul, Needpix CC0
Fuente: Bobby Mikul, Needpix CC0

Cuando hablamos de sensibilidad al dolor, sabemos que hay mucha variabilidad entre individuos humanos. Recuerdo un día cuando tenía seis o siete años y estaba buscando a mi abuelo Chucho, en la forja en la que trabajaba. Era herrero, había colocado una pieza de metal caliente en su yunque y le estaba dando la forma de una bisagra muy grande. Conforme su martillo golpeaba el metal, pequeños trozos de metal ardiente con forma de chispas volaban alrededor. A veces caían en sus brazos desnudos, pero no les prestaba atención. Me acerqué para ver mejor. En ese momento, uno de los trozos ardientes golpeó mi brazo y recuerdo aullar de dolor. Me miró y me dijo con calma, "Nunca serías un buen herrero, eres demasiado sensible al dolor como para hacer este trabajo. Así le pasa a algunas personas."

Muchos profesionales especializados en perros sienten que ciertas razas de perros también necesitan una sensibilidad reducida al dolor para hacer su trabajo. Los ejemplos que se citan con mayor frecuencia son los perros vigías o los que se crían para pelear. Sin embargo, también es el caso para los retrievers o cobradores, que deben estrellarse contra la maleza que a veces contiene zarzas o nadar en agua helada para recuperar las aves recién cazadas. Si los cobradores fueran demasiado sensibles al dolor, probablemente se negarían a hacer estas labores (o tareas). Por lo tanto es probable que a lo largo de muchos años, ya sea de forma consciente o inconscientemente, los criadores fueran seleccionando perros dentro de estos grupos que tuvieran una sensibilidad reducida al dolor.

Los perros de pastoreo no se enfrentan a dificultades similares que involucren estímulos dolorosos, y, por supuesto, los perros de compañía difícilmente se enfrentan al dolor en su vida diaria (excepto tal vez por parte de los niños pequeños tirando de sus orejas o pelo).

Si los investigadores quisieran evaluar la sensibilidad al dolor de diferentes razas de perro directamente, el diseño experimental más natural involucraría llevar grupos representativos de los canes al laboratorio y exponerlos a diferentes grados de estímulos dolorosos para ver cómo reaccionan. Sin embargo, muy pocos comités de ética se sentirían cómodos autorizando un estudio de ese tipo, y muy pocos científicos sentirían que es apropiado participar en un proyecto de investigación en el que se lastima deliberadamente a un perro.

¿Eso significa que nunca obtendremos información científica sobre la sensibilidad al dolor de las diferentes razas de perros? Hay una manera de evitar los problemas en el diseño de la investigación: consultar con expertos cuyas actividades profesionales frecuentemente los ponen en contacto con perros que podrían estar padeciendo diferentes niveles de dolor. El grupo más accesible que podría tener conocimiento directo del dolor y sufrimiento de varias razas de perros es el de los veterinarios. Basándose en este razonamiento, Margaret E. Gruen del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad del Estado de Carolina del Norte y un equipo de investigadores decidieron encuestar a varios veterinarios para saber si habían observado diferencias en cuanto a sensibilidad al dolor entre diversas razas.

El estudio reunió 1078 respuestas de veterinarias mediante una encuesta en línea. Los investigadores pidieron a los participantes que calificaran la sensibilidad al dolor de 28 razas mediante una escala que iba de cero ("para nada sensible") al 100 ("lo más sensible imaginable"). Se mostraba una imagen de cada perro junto con una escala indicando la altura del perro. (En el grupo de razas se utilizó a un terrier staffordshire americano para representar a los pitbulls).

Los investigadores también reunieron 1053 respuestas del público en general usando la misma encuesta. La información del público en general se consideró como dudosa en el mejor de los casos, porque muy pocas personas fuera de la profesión de veterinario pueden haber tenido la oportunidad de observar a muchos perros de diferentes razas sufriendo en una situación dolorosa; no discutiré esos resultados a detalles. Sin embargo, esos datos al menos nos dan una idea de las nociones y estereotipos que tienen las personas comunes sobre la sensibilidad al dolor de los perros.

Todos los veterinarios encuestados (el 100 por ciento) consideró que las razas de perros difieren en su respuesta al dolor. Los veterinarios consideraron que los factores más importantes en las diferencias respecto a la sensibilidad al dolor son de naturaleza genética e involucraban el temperamento específico de la raza.

El público en general le atribuía las diferencias en la sensibilidad al dolor de diferentes razas principalmente al tamaño del perro, los perros grandes se percibieron como menos sensibles y los más pequeños como más sensibles. Además, el público en general percibió que las razas de perros que tenían más probabilidades de aparecer en las listas de perros afectados por legislaciones aplicables específicamente a una raza (pitbulls, pastores alemanes y rottweilers) tendrían la sensibilidad al dolor más baja, mientras que los perros familiares (como golden retrievers y labrador) tendrían una sensibilidad promedio o media. Los veterinarios estuvieron en desacuerdo con la perspectiva del público, indicando que el tamaño predecía solo modestamente la sensibilidad al dolor, y subrayaron que algunos perros grandes que son blanco de legislaciones aplicables específicamente a una raza (como los pastores alemanes) en realidad son muy sensibles al dolor.

En la lista a continuación presento las puntuaciones de los veterinarios de las 28 razas evaluadas, listadas de la más sensible al dolor a la menos sensible. Las razas más sensibles al dolor están hasta arriba y las consideradas como menos reactivas al dolor están hasta abajo. Es importante notar que muchos profesionales que trabajan con perros sugirieron que la mayoría de las razas de perros guardianes (rottweilers, boxers, mastines y dóberman), así como el representante de las razas de perros de pelea (pitbull) y los dos representantes de los retrievers (labrador y golden) mostraron una sensibilidad más baja al dolor que las razas de acompañamiento y pastoreo.

Mayor sensibilidad al dolor

  • Chihuahua
  • Maltés
  • Husky
  • Pomeranio
  • Perro salchicha
  • Pastor alemán
  • Lebrel

Sensibilidad al dolor por encima del promedio

  • Schnauzer
  • Samoyedo
  • Pug
  • Braco de Weimar
  • Cavalier King Charles spaniel
  • Boston terrier
  • Galgo

Sensibilidad al dolor por debajo del promedio

  • Jack Russell terrier
  • Chow chow
  • Gordon setter
  • Border collie
  • Crestado rodesiano
  • Gran danés
  • Dóberman

Sensibilidad más baja al dolor

  • Rottweiler
  • Boxer
  • Bulldog
  • Golden retriever
  • Mastín
  • Labrador retriever
  • Pitbull (Staffordshire terrier americano)

Derechos reservados SC Psychological Enterprises Ltd. No se puede reutilizar sin permiso

Imagen de Facebook: Pressmaster/Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.