Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Después de una pelea: la forma correcta de reconciliarse

Carlos y Katia tuvieron otra de sus peleas nocturnas anoche ... otra vez. No fue una de las peores, pero los dejó a ambos sintiéndose desgastados. La mañana siguiente fue incómoda, dando vueltas uno alrededor del otro en la cocina mientras tomaban café. Uno de ellos finalmente murmuró una disculpa y el otro hizo lo mismo, ambos tratando de dejarlo en el pasado. Caso cerrado.

Maksim Fesenko/Shutterstock
Fuente: Maksim Fesenko/Shutterstock

Hay muchas maneras en que las parejas intentan limpiar después de una discusión: las disculpas murmuradas de Carlos y Katia; para otros, sexo de reconciliación o varios días de parálisis profunda durante los cuales nadie habla hasta que de alguna manera se descongela gradualmente, pero no se dice nada más cuando las cosas vuelven a ser "normales".

Los desacuerdos saldrán en cualquier relación cercana y tienen dos partes:

En primer plano está la forma en que se desarrolla la discusión. Se trata de equilibrio y contención. El equilibrio es exactamente eso: que ambos necesitan sentirse lo suficientemente seguros como para hablar. No funciona cuando no hay ese equilibrio, cuando una persona domina la conversación a través de diatribas y ataques y la otra persona se cierra. O cuando ambos se cierran o peor, dejan de plantear problemas en absoluto. Estas parejas mantienen conversaciones superficiales cotidianas, cuidan sus palabras y usan la distancia para evitar conflictos.

La contención se trata de mantener el desacuerdo en los lazos emocionales, donde no se convierte en una guerra abierta en la que cada persona desentierra el pasado para arrojar más leña sobre el fuego emocional. Aquí es donde se dicen las cosas hirientes y las cosas pueden ponerse físicas, creando cicatrices emocionales o físicas que no desaparecen, pero crean más miedo, resentimiento y forraje para futuras discusiones.

Pero luego está el otro lado de la pelea: la reconciliación.

Lo que no quieres hacer

No pretendas que no sucedió. Te saltas las disculpas y te levantas el domingo por la mañana y finges que lo que sucedió anoche no pasó.

No continúes castigando al otro. Aplicas la ley del hielo, no porque no sepas cómo reconciliarte, sino porque es tu forma de castigar y esencialmente continuar la discusión de otra forma. Aquí las parejas a menudo tienen comportamientos pasivo-agresivos para agregar sal en las heridas del otro.

No hagas la parálisis profunda. Incluso si no se trata de un castigo, sino de ansiedad y torpeza, la parálisis profunda crea un clima horrible en una relación, ya que el hogar se convierte en un concurso de quién parpadeará primero. Esto es particularmente dañino para los niños, que se ven obligados a caminar sobre cristales rotos, y a menudo, creen natural y erróneamente que todo está sucediendo porque de alguna manera hicieron algo mal.

No dejes de disculparte. Disculparse no se trata de admitir que la otra persona tiene razón, es decir, estás equivocado y ella gana la discusión, sino simplemente de reconocer que lastimas los sentimientos del otro. Las disculpas son simplemente acerca de asumir la responsabilidad de tu lado de la discusión.

Haciéndolo bien

Enfriarse. Es mejor enfriarse con el fin de poner tu cerebro racional de nuevo en línea. Si intentas hablar demasiado pronto, es probable que vuelvan a activarse el uno al otro. Dicho esto, las parejas generalmente difieren en cuánto tiempo necesitan para calmarse (y los hombres a menudo toman más tiempo). Si aún no estás listo para volver y reconciliarte, simplemente di en una frase, "todavía estoy molesto; no estoy tratando de ignorarte, solo necesito más tiempo para enfriarme".

Disculparse

Regresa y resuelve el problema que inició la discusión. Los platos que quedan en el fregadero, el dinero gastado en zapatos o videojuegos, el tiempo que los niños necesitan para acostarse. Aquí es donde es fácil caer. Carlos y Katia dicen que lo sienten, pero vuelven al tema. ¿Por qué? Porque tienen miedo de que solo se convierta en otra pelea. El desafío es volver atrás y hablar de ello y resolver el problema, en lugar de barrerlo debajo de la alfombra.

Tu trabajo en este punto es mantenerte cuerdo: pretende que estás en el trabajo y actúa como lo harías si un compañero de trabajo hiciera algo que te molestara. Resiste el impulso de caer de nuevo en la discusión: dijiste, no, no lo hice, si no lo hubieras dicho, etc. Sigue adelante — encuentra un plan para tratar con los platos, los gastos, la hora de acostarse. Si se intensifica nuevamente, detente, enfríate, vuelve a intentarlo o anota tu solución al problema, luego regresa y vuelve a hablar.

Descubre la moraleja de la historia de la discusión. Deseas solucionar el problema para que no siga apareciendo, pero también deseas aprender algo que la discusión puede enseñarte acerca de la comunicación y, a menudo, la fuente subyacente del problema.

Preguntas que debes hacerte

¿Hay un problema más profundo subyacente al problema?

Los platos no se tratan de los platos, sino de sentirse criticado, o sentir que la otra persona no te escucha y rechaza tus peticiones, o sentir que eres Cenicienta y la otra persona no está haciendo su parte. Lo mismo ocurre con el dinero. ¿La hora de acostarse? Diferentes estilos de crianza, una lucha de poder sobre la crianza de los hijos, ¿o algo más? Sé curioso: profundiza, busca el patrón más grande que hace que la discusión sea simplemente la punta del iceberg, a continuación, ten una conversación sobre las cosas más grandes.

¿Por qué se convirtió en una discusión en primer lugar?

¿Hubo algo que la otra persona hizo que tocara tus botones? Habla de eso. ¿Fue porque ya estabas cansado y malhumorado, o porque era tarde en la noche y ambos habían tomado un par de copas? Hablen de eso y de cómo hacerlo de manera diferente en el futuro. ¿Fue porque estuviste guardándote las cosas durante mucho tiempo y finalmente explotaste? Si es así, habla sobre lo que necesitas para sentirte seguro para sacar las cosas antes. ¿Fue porque ambos se habían sentido desconectados el uno del otro, y de alguna manera habían desarrollado inconscientemente este patrón de elegir una pelea para que pudieran tener sexo de reconciliación o cariño de reconciliación y recalibrarse? Hablen sobre cómo detectar la desconexión antes y desarrollen mejores maneras de acercarse.

Los objetivos aquí son claros: resolver el problema y aprender de la experiencia para que no sigan repitiéndolo. El desafío es tener el valor de hacerlo, dar un paso adelante (o ceder) y acercarte a tu ansiedad en lugar de evitarla.

A version of this article originally appeared in English.