Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Personalidad

Cuídate de la Tríada Oscura

©Darlene Lancer 2018
Fuente: ©Darlene Lancer 2018

Piensa en la Tríada Oscura del narcisismo, la psicopatía y el maquiavelismo como el Triángulo de las Bermudas: ¡es peligroso acercarse a él! Los rasgos de los tres a menudo se superponen y crean perfiles de personalidad que son perjudiciales y tóxicos, especialmente cuando se trata de relaciones íntimas, donde bajamos la guardia.

Una mujer fue víctima de fraude de identidad. Sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito se vieron comprometidas. En ese momento, ella estaba enamorada de su novio que vivía con ella en su apartamento. Hablaba regularmente con el FBI y sufría ansiedad extrema y estrés emocional. Las autoridades no tuvieron éxito en encontrar al culpable.

Su prometido fue un gran apoyo en la investigación para tratar de encontrarlo. Él la consolaba, ocasionalmente le compraba regalos y pagó el alquiler mensual con dinero que ella le había dado. Cuando finalmente el propietario la confrontó por varios meses de deuda, se dio cuenta de que el criminal era de hecho su propio novio, que se había estado embolsando el dinero del alquiler, excepto para comprarle regalos. Su negación hacía difícil aceptar la verdad sobre el despiadado gaslighting del novio.

¿Qué es la Tríada Oscura?

Este término popular fue acuñado en 2002 por Paulhus y Williams. La Tríada Oscura se refiere a tres rasgos de personalidad inusualmente negativos: narcisismo, psicopatía y maquiavelismo. Los dos últimos comparten más rasgos entre sí que con los narcisistas. En general, el término se refiere a individuos con síntomas "subclínicos", lo que significa que pueden no tener necesariamente completamente el trastorno narcisista de la personalidad o el trastorno antisocial de la personalidad. El maquiavelismo surgió de la filosofía de Maquiavelo y no es un trastorno de salud mental.

  • El narcisismo se caracteriza por la búsqueda de la gratificación del ego, la vanidad, el sentido de superioridad, la grandiosidad, el dominio y sentirse con derechos.
  • El maquiavelismo está marcado por la manipulación: una personalidad calculadora, doble y amoral, centrada en el interés propio y el beneficio personal.
  • La psicopatía se distingue por la insensibilidad, la impulsividad y el comportamiento antisocial y audaz duradero.

Rasgos comunes de la Tríada Oscura

Investigaciones comparativas recientes sobre la Tríada Oscura han intentado analizar las diferencias entre estas tres personalidades malévolas. En diversos grados, todas actúan agresivamente por interés propio y carecen de empatía y remordimiento. Son expertos en la manipulación, explotan y engañan a otros, aunque sus motivaciones y tácticas varían. Violan las normas sociales y los valores morales, mienten, engañan, traicionan, roban e intimidan. Se cree que los factores genéticos subyacen en su personalidad hasta cierto punto.

El maquiavelismo y la psicopatía están más estrechamente correlacionados debido a su comportamiento malicioso; mientras que los narcisistas son defensivos y más frágiles. Esto se debe a que su grandiosidad y arrogancia es una fachada para sentimientos más profundos de inadecuación. (Ver “Relaciones con narcisistas). Los hombres superan en número a las mujeres, principalmente cuando se midieron los rasgos psicopáticos (es decir, no solo el engaño, la manipulación, etc.). Esta diferencia está relacionada con el comportamiento antisocial abierto asociado con la psicopatía, lo que sugiere que puede deberse a factores biológicos, como la testosterona, así como a normas sociales.

Los tres tipos (el narcisismo en menor grado) obtuvieron una puntuación baja en la amabilidad, medida por la prueba de personalidad de los Cinco Grandes que evalúa la extraversión, el neuroticismo, la amabilidad, la escrupulosidad y la apertura. La amabilidad difiere del encanto y el carisma. Implica confiabilidad, desinterés, sencillez, cumplimiento, amabilidad y modestia, que son esenciales para una buena relación.

Los maquiavélicos y los psicópatas carecen más de conciencia. (¿Por qué trabajar cuando se puede engañar y robar?) Los psicópatas tienen el nivel más bajo de neuroticismo o emociones negativas, lo que los hace más siniestros. Como era de esperar, los narcisistas eran más abiertos y mucho más extrovertidos. La apertura se correlaciona con la evidencia de que los narcisistas tienden a ser creativos.

Engaño

Las tres personalidades carecen de honestidad y humildad, lo que incluye sinceridad, fidelidad, falta de codicia y equidad. Un estudio sobre la infidelidad reveló que los tres engañan cuando el riesgo de ser atrapados es bajo. Los psicópatas y los maquiavélicos son infieles cuando el riesgo es alto, (cuando su energía para pensar es baja). Ambos mentirán intencionalmente. Los narcisistas tienen altos niveles de autoengaño en lugar de deshonestidad intencional.

Consecuencias psicosociales

La investigación comparada examinó una variedad de comportamientos, incluyendo agresión (acoso, sadismo, agresión y violencia), estilos de vida erráticos (impulsividad, asunción de riesgos y uso de sustancias), actividad sexual (fantasías extrañas, infidelidad y acoso sexual), déficits socioemocionales (falta de empatía, baja inteligencia emocional y teoría de la mente, es decir, atribuir estados mentales propios y de otros), bienestar deficiente (depresión, soledad y estrés), problemas interpersonales (dominación, sentirse con derechos, autoengrandarse), inmoralidad (falta de valores, “pecados mortales”, y la desconexión moral, es decir, “los estándares no se aplican a mí”), y tácticas antisociales (trampas, mentiras y humor negativo).

Los maquiavélicos y psicópatas salieron altos en estos comportamientos psicosociales; los psicópatas tuvieron el doble de puntuación que los narcisistas. Las calificaciones más altas estuvieron entre los psicópatas, con la agresión como el rasgo más prevalente. Los narcisistas salieron altos en las categorías de agresión, problemas sexuales, dificultades interpersonales y tácticas antisociales. De entre las tres personalidades, la mayoría de las puntuaciones altas se debieron a los rasgos psicopáticos. Cuando estos fueron controlados (es decir removidos), el narcisismo aún era responsable de dificultades interpersonales.

Insensibilidad

Para comprender mejor la falta de empatía entre las personalidades de la Tríada Oscura, la investigación examinó la empatía afectiva, que es la habilidad de tener una respuesta emocional apropiada a las emociones de los demás, y empatía cognitiva, la habilidad para discernir los estados emocionales de los otros. Encontraron que los tres tipos de personalidad carecían de empatía afectiva, pero tenían la empatía cognitiva intacta. De forma espeluznante, los tres se sentían contentos al ver caras tristes y tenían emociones negativas al ver caras felices. Los narcisistas y los psicópatas también se sentían bien al ver caras enojadas. A los psicópatas les gustaba ver rostros asustados.

Por encima de todo, la empatía era más baja entre los psicópatas y maquiavélicos, y los participantes del estudio que salieron altos en cualquiera de los tres perfiles de personalidad tuvieron los puntos más bajos en empatía afectiva. Los narcisistas tuvieron puntuación alta en empatía cognitiva. El hecho de que estas personas sean insensibles a los sentimientos de los otros, mientras retienen la habilidad de reconocer las emociones de los demás, les permite manipular estratégicamente mientras ignoran el daño que producen.

Para averiguar si tú o alguien que conoces podría calificar, ve el test de la Tríada Oscura (en inglés).

Protégete

Si crees que puedes estar involucrado con alguna personalidad de la Tríada Oscura, busca psicoterapia. No tengas miedo de hablar con la gente sobre tu experiencia. Encubrir el mal comportamiento es una forma común pero peligrosa de negación. Conoce más sobre el abuso narcisista, formas sutiles de abuso, relaciones abusivas y relaciones narcisistas. Aprende Cómo ser asertivo y lee, Lidiando con un Narcisista. La violencia es precedida por el abuso emocional. Si te han amenazado con violencia, no esperes a que suceda o confíes en que no se va a repetir.

© Darlene Lancer 2018

A version of this article originally appeared in English.