Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Cuándo son problemáticos para una relación los amigos del sexo opuesto

Istockphoto w/permission
Fuente: Istockphoto w/permission

¿Los hombres y las mujeres pueden solo ser amigos? A pesar del hecho de que los amigos del sexo opuesto se han vuelto más comunes en las últimas décadas, es una situación que, según investigaciones recientes, la mayoría de las personas ven con suspicacia y estas sospechas están efectivamente respaldadas por la investigación.

Por ejemplo, Monsour, Harris y Kurzweil encontraron que el 64% de los hombres y 44% de las mujeres reportaron que sus amigos delsexo opuesto se convirtieron en sus parejas sexuales. Sin embargo, ya que los hombres y las mujeres tienen más oportunidades de interactuar entre sí en el lugar de trabajo y ambientes sociales, es inevitable que personas de sexos opuestos encuentren intereses comunes y conexiones entre sí, lo que tiene probabilidades de evolucionar en una amistad.

Estas relaciones no suelen presentar problemas a menos de que una o ambas partes en la amistad estén en una relación íntima exclusiva con alguien más. Décadas de investigación psicológica muestran que, cuando este es el caso, si no se maneja adecuadamente, hay un fuerte potencial para que el sexo opuesto se vuelva una amenaza para la relación íntima.

Lo que define a una relación íntima exclusiva no solo es el sexo, es un lazo emocionalmente íntimo que permite confianza y vulnerabilidad entre dos personas. Crear un lazo íntimo con alguien requiere hacerlos sentir seguros, amados y queridos de una manera que prioriza la relación con esa persona por encima de otras relaciones. La paradoja del lazo íntimo es que cuando se trata con el cuidado que le darías si fuera frágil, se vuelve más fuerte.

Romper ese lazo no requiere un acto sexual con alguien más. Puede romperse creando un lazo con alguien más que interfiere con el lazo íntimo de confianza que tienes con tu pareja. Por eso se reconoce ampliamente que los amoríos pueden ser físicos, emocionales o ambos.

Mientras la persona en la relación íntima tiene la mayor responsabilidad de protegerla, ambos miembros de la relación de sexos opuestos pueden amenazar el lazo en una relación íntima.

No es poco común que el amigo del sexo opuesto esté celoso de la relación íntima y/o participe en un comportamiento inapropiado que le falta al respeto a la relación. Una manera en la que esto se hace: cuando la amiga cruza las reglas normativas de la relación y empieza a actuar como si fuera la novia de su amigo.

Por ejemplo, digamos que una mujer llamada Carolina le pide a su amigo, que está en una relación íntima con otra mujer, que juegue golf con su padre el fin de semana, o invita a su amigo a tomar algo cuando sabe que la pareja de su amigo está fuera de la ciudad visitando a su familia, o coquetea y toca inapropiadamente a su amigo delante de su pareja.

Cuando alguien con quien tienes una relación íntima objeta ante una amistad del sexo opuesto, es un error muy grande asumir que son celos provenientes de inseguridades. Las parejas con una alta autoestima no tolerarán la falta de respeto de amistades del sexo opuesto mal manejadas. Es una señal de su inteligencia emocional y su entendimiento de lo que es necesario para mantener un lazo íntimo. Traducción: casi con certeza, el problema no es la pareja que está objetando, probablemente es la manera en la que se maneja la amistad del sexo opuesto por parte de uno o dos de los amigos.

A continuación presentamos algunos lineamientos para evitar que tus amistades del sexo opuesto se vuelvan tóxicas y dañen tu relación íntima.

1. Nunca darle prioridad a una amistad del sexo opuesto por encima de tu relación íntima. Decirle a una pareja íntima que si no acepta a tu amistad del sexo opuesto terminarás la relación, no solamente es letal para la relación íntima, es parecido al abuso emocional utilizado por individuos narcisistas cuando participan en el abuso de triangulación táctica.

2. Nunca ocultar actividades realizadas con tu amistad del sexo opuesto a tu pareja. Las mentiras por omisión son mentiras a secas, y cuando empiezas a ocultar tu comportamiento de tu pareja, estás participando en una manera de engaño apuntada a controlar la percepción de tu pareja. Una vez que tomes la decisión de ocultar tu comportamiento, ya estás muy consciente de que lo que estás haciendo tiene probabilidades de dañar la relación. Este tipo de comportamiento mata directamente cualquier lazo de confianza. Si haces un viaje de fin de semana con tu amistad del sexo opuesto y decides no contarle a tu pareja que esa persona está contigo, es una falta de respeto y un comportamiento amenazante para el lazo que tienes con tu pareja.

3. No insistir con que tu pareja entable una amistad con esa persona. Tu pareja íntima tiene derecho de decidir con quién quiere entablar una amistad y con quién no. Si tu pareja no quiere pasar tiempo con tu amistad del sexo opuesto no intentes forzarla o saldrá seriamente mal.

4. No participar en comportamientos coquetos con tu amistad delante de tu pareja íntima. Tocar a tu amistad del sexo opuesto de una manera que generalmente se consideraría coqueteo entre dos personas que sienten atracción sexual entre sí o hacer chistes de naturaleza sexual es directamente irrespetuoso para tu pareja y similar al abuso emocional. Por ejemplo, si tu amiga se la pasa riendo e inclinándose para tocar tu brazo o pierna de una manera íntima y tú respondes de manera similar delante de un grupo de personas, estás creando una situación humillante para tu pareja.

5. No formar amistades inapropiadas con el sexo opuesto. Si eres un hombre de 60 años que se escribe regularmente o pasa el tiempo con una mujer soltera de 30 años que obviamente te atrae y llamas a esto “amistad” las probabilidades de que tu pareja no considere esto una falta de respeto son casi nulas. Usa la prueba de persona razonable, si una persona razonable mirando desde fuera cuestionaría la relación o pensaría que es extraña, entonces está casi garantizado que tu pareja lo hará también. Si no te gustaría que tu pareja te lo hiciera, no se lo hagas a tu pareja.

6. No acuses a tu pareja de ser celosa o estar loca. Si tu comportamiento con tu amistad del sexo opuesto se está percibiendo como una amenaza a su lazo íntimo por parte de tu pareja, entonces acepta que es precisamente eso. No es un problema con el que tu pareja deba lidiar. El lazo íntimo que tienes con tu pareja se crea entre ustedes dos. Si este lazo es importante y valioso para ti, entonces debes protegerlo. A veces proteger tu relación significa renunciar a parte de tu libertad o elección personal para construir algo más grande que la suma de sus partes. Si no estás dispuesto a hacer esto, entonces no te mereces la relación.

Imagen de Facebook: Just dance/Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad