Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Cómo (y por qué) hacerse el difícil

¿Hacerse el difícil puede hacerte más atractivo? Lee lo que la investigación dice al respecto.

Sergey Nivens/Shutterstock
Fuente: Sergey Nivens/Shutterstock

He escrito varias publicaciones que cubren la investigación sobre jugar a hacerse el difícil. En ellas se explica que jugar a hacerse el difícil funciona en los principios de influencia sobre la escasez y la reacción; y cuándo es mejor para los hombres y las mujeres ser esquivos o responsivos. También he explorado la investigación que confirma que provocar a alguien de esa manera aumenta el deseo, pero disminuye los sentimientos de amistad, junto con los beneficios generales de hacer que una pareja se esfuerce por tu afecto.

Sin embargo, incluso con toda esa investigación, quedan algunas preguntas:

  • ¿Cómo juega exactamente la gente a hacerse la difícil y qué tácticas utilizan?
  • ¿Cuáles son las razones por las que las personas juegan a hacerse las difíciles, y con esto consiguen lo que quieren?
  • ¿Jugar a hacerse los difíciles funciona para todo tipo de relaciones?

Volví a la investigación para obtener algunas respuestas.

Investigación sobre las tácticas para hacerse los difíciles

En un artículo en profundidad de LEA y Li (2013), "Hacerse el difícil: Manipulación de la disponibilidad percibida como pareja", los autores informan sobre algunos estudios que evalúan varios comportamientos que las personas emplean para jugar a hacerse las difíciles, sus razones para hacerlo, y el efecto que esto tiene en parejas potenciales. Los autores teorizan que las personas en citas juegan a hacerse las difíciles para aumentar la demanda percibida y el valor de sí mismas como parejas, y para poner a prueba el interés y el compromiso de las parejas potenciales.

En el primer estudio, Jonason y Li pidieron a un conjunto inicial de participantes que enumerara los comportamientos que las personas usan para hacerse las difíciles, mientras que un segundo conjunto de participantes calificó la frecuencia de tales comportamientos. En general, los autores enumeraron 58 comportamientos que las personas emplean cuando se hacen las difíciles, incluyendo:

  • Actuar con confianza, limitando la autorrevelación y no expresando muchas emociones.
  • Hablar con personas que no sean el compañero previsto, coquetear con ellas o incluso tener citas con otras personas.
  • Establecer contacto físico accidental, pero ofreciendo afecto físico limitado y retención del sexo.
  • Actuar de forma sarcástica pero amigable; coqueteos, jugar y tentar.
  • Hacer que otros se esfuercen para tenerlos y perseguirlos.
  • Actuar ocupados, mantenerse ocupados y priorizar otras cosas.
  • Coquetear pero luego detenerse; prestar atención pero luego desaparecer.
  • Actuar como no atraídos, desinteresados y no ser responsivos.
  • Tomar mucho tiempo para responder a llamadas y mensajes de texto, o no responder en absoluto.

Las tácticas generales de jugar a hacerse los difíciles fueron descritas por las siguientes 5 conductas:

  • Tener disponibilidad limitada.
  • Parecer ocupados.
  • Ser difíciles de mantener cerca.
  • Buscar atención pero luego ignorarla.
  • Mostrar interés inicial y luego dejar que disminuya.

En el segundo estudio, Jonason y Li evaluaron por qué los hombres y las mujeres juegan a hacerse los difíciles, así como las características asociadas con cada razón. Los resultados de este estudio indican que tanto hombres como mujeres juegan a hacerse los difíciles principalmente por dos razones:

  1. Para aumentar la demanda de ellos mismos y hacer que alguien los desee más.
  2. Para probar el nivel de interés y la voluntad de comprometerse de una pareja.

Ambas motivaciones para hacerse los difíciles eran más propensas a ser sostenidas por los participantes que ya percibían que su valor de pareja era alto (es decir, pensaban que eran un buen partido). También eran más propensas a ser utilizadas por aquellos con personalidades narcisistas o manipuladoras (algunos de los cuales también jugaban a hacerse los difíciles para cubrir que en realidad estaban saliendo con otras personas, también).

El tercer estudio del equipo analizó el efecto de ello en su deseabilidad como cita, pareja sexual y pareja de relación. Se pidió a los participantes que calificaran su interés en función de escenarios con parejas potenciales que fueron descritas como muy fáciles de obtener (alta disponibilidad); muy difíciles de obtener (baja disponibilidad); o intermedios (disponibilidad media). Los resultados mostraron que tanto hombres como mujeres preferían parejas muy fáciles de conseguir para el sexo a corto plazo, pero preferían las parejas con disponibilidad media para las citas y las relaciones. Este hallazgo respalda los resultados de otros estudios que indican que jugar a hacerse el difícil se trata de ser selectivo y discriminatorio, por parte de personas que desean más que otros tener a alguien como una pareja de relación que sea alcanzable para ellos, pero no para nadie más (Walster, Walster, Piliavin, y Schmidt, 1973).

¿Deberías jugar a hacerte el difícil?

Teniendo en cuenta estos resultados, parece que algunos de los comportamientos y tácticas asociadas con jugar a hacerse el difícil tuvo éxito en hacer que alguien fuera más deseable como una cita o pareja de relación. También puede ser una forma de poner a prueba el nivel de interés y compromiso de una pareja. Sin embargo, para aquellos interesados en jugar a hacerse los difíciles, requiere algo de delicadeza, el momento adecuado, y balance.

Como señala otra investigación, el enfoque de jugar hacerse el difícil es un intercambio entre el deseo y la frustración, atrayendo a la pareja potencial y luego alejándola. Es por eso que muchas de las tácticas que consisten en jugar a "caliente y frío", proporcionan cierto equilibrio entre los dos extremos. Como resultado, comienzas el proceso construyendo interés inicial y llamando la atención, luego cambias de marcha al distanciarte y dejando que otros te persigan. Jugar a hacerse el difícil requiere que primero aprendas cómo ser atractivo para los demás de diferentes maneras y saber cómo llamar su atención. Solo entonces, siendo algo distante, aumentará la atracción, pero no la creará desde cero.

Muchos de los comportamientos reminiscentes asociados con el juego de hacerse el difícil son formas de prolongar la persecución, y estas tácticas suponen que el interés ya está presente. Estrategias tales como parecer ocupado, ser difícil de contactar, tomar mucho tiempo para responder, y no ser responsivo, son conductas mejor utilizadas en una relación más establecida. Son particularmente útiles cuando has sido demasiado agradable y sientes que te han pasado por alto, cuando tu pareja no es agradecida, o cuando estás tratando de escapar de la "friendzone."

Recuerda: el objetivo es ser "moderadamente" difícil de conseguir y selectivo, no completamente inaccesible y fuera de los límites. Esto es especialmente cierto cuando se desea establecer o mantener una relación a largo plazo. Los comportamientos como tocar de forma alentadora y coqueta, recompensar los buenos comportamientos de una pareja y construir una relación a través de la conversación son importantes para equilibrar las acciones evasivas o tentadoras. Después de todo, a veces tienes que dejar que la otra persona te "atrape" para recompensar su persecución.

El acto de equilibrio de ser moderadamente difícil de conseguir funciona para la mayoría de las relaciones, a menos que solo estés interesado en una aventura a corto plazo. De acuerdo con la investigación, jugar a hacerse el difícil no es eficaz para un ligue porque las parejas que buscan sexo a corto plazo no están interesadas en inversiones sustanciales de tiempo o energía.

Pero si quieres medir si alguien te ve como algo más que solo un ligue, juega a hacerte el difícil, un poco, y ve si también le importas lo suficiente como para invertir más en ti.

Asegúrate de obtener el siguiente artículo: Haz clic aquí para inscribirte en mi página de Facebook.

© 2016 por Jeremy S. Nicholson, M.A., M.S.W., Ph.D. Todos los derechos reservados.

A version of this article originally appeared in English.