Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Cómo superar las secuelas de una relación tóxica

Pixabay, used with permission
Fuente: Pixabay, usado con permiso

La mayoría de nosotros hemos estado involucrados en una relación tóxica en algún momento de nuestras vidas. Todos hemos estado en compañía de otros que no actuaron por el bien de todos o de alguien que no fuera ellos mismos. La toxicidad viene en todas formas: apodos, abuso físico, mentiras, chismes y todo el alboroto interno que resulta de estar en una relación no saludable. Ya sea una relación personal que involucra a un familiar, amante o amigo, o una relación profesional que involucra a un jefe, las relaciones tóxicas pueden dañar y causar efectos a largo plazo en las personas.

Los efectos de una relación tóxica

Las relaciones tóxicas son dañinas para todas las partes involucradas y pueden causar daños duraderos incluso después de que dejas atrás la relación. Los medios suelen representar a individuos que se suicidan o lastiman a su esposa e hijos y no solemos darnos cuenta de las pretensiones brutales que suelen llevar a estos eventos desoladores. El trauma secundario a las relaciones tóxicas puede causar que las personas actúen de maneras inimaginables, brutales y devastadoras. Una vez que un ser querido deja una relación tóxica, solemos respirar profundamente de alivio y seguir con nuestras actividades diarias sin pensar si nuestro ser querido está soportando dolor mental o emocional y/o en el trauma que incurrió debido a esta relación tóxica. Este trauma suele llevar a sentimientos de depresión, ansiedad, trastornos alimenticios, baja autoestima y autodaño como cortadas. La salud mental y los detonantes traumáticos están relacionados directamente con las relaciones tóxicas y viceversa. El estrés crónico emocional y el estrés mental de estar con un individuo tóxico pueden impactar la salud mental. Puedes encontrarte aislado, estresado, sintiéndote como si no fueras suficiente y sin valor, y estos pensamientos y emociones pueden llevar a trastornos alimenticios y trastornos de salud mental. Las repercusiones de dejar una relación tóxica también pueden llevar a los individuos a desarrollar características tóxicas propias las cuales pueden dañar sus futuras relaciones y amistades.

Reconocer que estás en una relación tóxica es el primer paso para mejorar tu salud mental y el segundo paso es dejar esa relación tóxica, pero, el paso final para mejorar es asegurarte de que estás lidiando con tu trauma mental y emocional interno de maneras positivas. Reconocer y aceptar estos sentimientos y comportamientos que pueden desarrollarse inmediatamente después de dejar una relación tóxica es un paso sumamente importante en tu viaje para recuperar la salud mental y emocional. Si sientes que no puedes manejar estas emociones por tu cuenta, es perfectamente aceptable buscar ayuda de un profesional de la salud mental (encuentra uno cerca de ti: México, España, Chile, Argentina, Colombia).

Cómo cuidarte después de dejar una relación tóxica

  • Rodéate de personas positivas
  • Mantente cerca de un círculo de apoyo positivo y constante
  • Practica el autocuidado, ya sea mediante ejercicio, la lectura de un buen libro o comprándote un regalo
  • No permitas que se manifiesten regularmente sentimientos de autocuestionamiento o remordimiento
  • Toma un tiempo para ti antes de sumergirte en otra relación
  • Habla sobre tus sentimientos
  • Busca ayuda profesional si es necesario
  • No temas compartir tu historia o sentir vergüenza por lo que experimentaste
  • Forja nuevas amistades
  • No te victimices, es mejor percibirte como un individuo fuerte.

La culpa y las repercusiones

Después de salir de una relación tóxica, es normal que los individuos tiendan a la autoculpa y recuerden los buenos tiempos mientras que se olvidan de los insultos, la manipulación, el control y el aislamiento. Es importante tener en cuenta que dejaste la relación por una razón, porque te estaban tratando mal y, sin importar las palabras amables, los gestos románticos y la fuerte química que tenían, tu pareja también te dejó traumas emocionales y una sensación de estar roto. La autoculpa es un mecanismo de defensa que solemos usar para cubrir nuestras heridas de batalla internas, pero debemos reconocer que la autoculpa es una forma de toxicidad en sí misma.

No permitas que esa persona se quede con un pedazo de tu corazón para siempre

Creo que después de cada vez que nos rompen el corazón, dejamos un pedazo de nosotros con la otra persona, y es probable que nunca recuperemos ese pedazo. Con el tiempo, ese vacío sanará y se llenará de alegría, a pesar de que las experiencias, los recuerdos, los pensamientos, las emociones, las lágrimas y las alegrías puedan quedarse siempre con los individuos del pasado con los que las compartimos. Esta es la experiencia humana y el camino para encontrar el amor verdadero. Amarte a ti mismo es el paso más importante después de dejar una relación. Recuerda mantenerte fiel a ti misma y revisar que estés sanando mental y emocionalmente del trauma del pasado.

A version of this article originally appeared in English.