Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Courtney Beard Ph.D.

Cómo no nos suelta la desesperanza, y cómo detenerla

Una nueva investigación encuentra asociaciones entre la desesperanza y el sesgo de interpretación.

Los puntos clave

  • La desesperanza va en aumento y está vinculada a los malos resultados de salud mental.
  • Una nueva investigación sugiere que la forma en que interpretamos las situaciones ambiguas está relacionada con los sentimientos de desesperanza.
  • Existen tratamientos que mejoran tanto el sesgo de interpretación como la desesperanza.

La desesperanza se refiere a un estado de completa falta de optimismo o creencia en nuestra capacidad para responder a una situación. Los investigadores teorizan que cuando con frecuencia esperamos encontrar malos resultados, y no nos sentimos capaces de cambiarlos, experimentaremos desesperanza (Abramson et al.,1989).

Este último año y medio ha traído más de su parte justa de resultados negativos. Tal vez has perdido a un ser querido, has perdido un trabajo, has tenido problemas financieros, has tenido que adaptarte a trabajar a distancia o a que los niños asisten a la escuela en el hogar, has tenido problemas con la depresión y la ansiedad, o te has sentido solo o agotado. Y tal vez parece que cada vez que damos un paso adelante (despliegue de vacunas, re-aperturas, etc.), inmediatamente nos encontramos con nuevos desafíos (picos, nuevas cepas emergentes) que hacen que parezca que nunca podemos dejar atrás la pandemia. O incluso cuando el mundo está aflojando las restricciones, tal vez estás luchando con la ansiedad o la aprehensión acerca de volver a la "normalidad". La pandemia ha sido un conductor perfecto para la desesperanza.

Los investigadores han estado siguiendo las tasas de desesperanza a lo largo de la pandemia. Un estudio reciente en Turquía encontró niveles significativamente más altos de desesperanza entre los trabajadores de la salud, las personas cuyo nivel de ingresos disminuyó durante la pandemia y las personas que viven con un individuo de alto riesgo de COVID-19 (Hacimusalar et al., 2020). Un estudio separado de Saricali y sus colegas (2020) encontró que el miedo a la COVID-19 predecía la desesperanza.

Y la desesperanza debe tomarse en serio. Se asocia con un mayor riesgo de suicidio (Beck, 2006), menor calidad de vida (Scogin et al., 2016), y aumento de los síntomas de ansiedad (Kocalevent et al., 2017). También es un síntoma clave de la depresión.

Como era de esperar, las tasas de depresión y ansiedad también han aumentado significativamente a lo largo de la pandemia. A principios de la primavera de 2020, los adultos estadounidenses tenían tres veces más probabilidades de ser positivos para la depresión y/o ansiedad que en 2019, donde más de uno de cada tres adultos estadounidenses que dieron positivo para uno o ambos en un estudio nacional realizado por la Oficina del Censo de los Estados Unidos (Twenge y Joiner, 2020). Pero si bien las tasas de enfermedad mental han aumentado significativamente durante la pandemia, no todas las personas que se enfrentan a la adversidad exhibirán desesperanza o enfermedades mentales posteriores. De hecho, un estudio reciente encontró que el 39.3% de las enfermeras muestreadas exhibieron crecimiento postraumático después de la pandemia (Chen et al., 2020). Esto apunta a la importancia de examinar qué mecanismos contribuyen a nuestra percepción de desesperanza en tiempos difíciles.

Factores que contribuyen a la desesperanza

Muchos factores contribuyen al nivel de desesperanza de alguien. Un mecanismo potencial que mi laboratorio ha estudiado extensamente es el sesgo de interpretación, o la tendencia a saltar a conclusiones negativas cuando se enfrenta a una situación incierta o ambigua.

Supongamos que un compañero de trabajo no responde a un correo electrónico. Hay muchas razones por las que esto podría suceder: puede haberse tomado un tiempo de descanso inesperadamente, puede estar abrumado con otras tareas, o simplemente puede haber olvidado responder. Sin embargo, alguien con un estilo interpretativo negativo podría llegar a la conclusión de que este compañero de trabajo no sensible está molesto o enojado con ellos, o es un idiota perezoso e incompetente.

La teoría cognitiva de la depresión desarrollada por Beck y sus colegas (1963; 1979) postula que experimentar eventos de vida estresantes repetidos puede desencadenar actitudes negativas, que a su vez pueden conducir a que la información se procese de una manera desproporcionadamente negativa (es decir, sesgo de interpretación). Y cuando alguien interpreta constantemente las cosas de una manera negativa, puede desarrollar la expectativa de que los eventos futuros, las relaciones y los esfuerzos también tendrán consecuencias negativas. Tiene sentido que interpretar repetidamente la incertidumbre de una manera negativa a lo largo del día pueda conducir en última instancia a la desesperanza.

El vínculo entre el sesgo de interpretación y la desesperanza

A pesar del vínculo intuitivo entre el sesgo de interpretación y la desesperanza, pocos estudios han examinado su relación. Recientemente probamos si la desesperanza está relacionada con el sesgo de interpretación en personas que asisten al Programa de Salud del Comportamiento del Hospital McLean (Beckham et al., 2021). Este programa proporciona tratamiento intensivo para problemas de salud mental como depresión, ansiedad, trastorno bipolar y trastorno límite de la personalidad.

En 56 pacientes, encontramos que:

  • Un sesgo de interpretación negativo para situaciones de la vida cotidiana de rutina se correlacionó significativamente con mayores niveles de desesperanza.
  • Esta asociación siguió siendo significativa incluso después de controlar la gravedad de los síntomas de depresión, lo que sugiere que el sesgo de interpretación juega un papel único en la desesperanza.

Tratando la desesperanza

Intenta recordar un momento en el que te sentiste desesperado. ¿Cómo fue esa experiencia? ¿Fuiste capaz de mirar la situación objetivamente e identificar cómo tus interpretaciones estaban influyendo en la experiencia? Lo más probable es que no. Cuando experimentamos desesperanza, a menudo se siente como parte de nuestra realidad, como si todo estuviera saliendo mal y no hubiera nada que pudiéramos hacer para arreglarlo.

Sin embargo, cuando están armados con el conocimiento de los procesos cognitivos detrás de estos sentimientos, los individuos pueden tener el poder de dividir sus procesos de pensamiento. En lugar de sentir que sus vidas están fundamentalmente condenadas, pueden dar un paso atrás e identificar que saltan a conclusiones negativas. De hecho, crear una pausa entre una situación y la interpretación y una distancia de los pensamientos es el objetivo de varias psicoterapias.

Hay intervenciones establecidas para el sesgo de interpretación, como la Terapia Cognitiva Conductual (TCC) e intervenciones más nuevas asistidas por tecnología, como la Modificación del Sesgo Cognitivo. De hecho, algunas investigaciones han demostrado que la TCC es eficaz para reducir la desesperanza (Rush et al., 1982; Raj et al., 2001), aunque se desconoce si este cambio se debe a una mejora en el sesgo de interpretación. Es posible que las intervenciones para el sesgo de interpretación también puedan aumentar indirectamente la esperanza, pero esto requiere más estudio.

Aunque experimentar desesperanza de vez en cuando es bastante común, sentirse continuamente sin esperanza puede tener un impacto negativo en la salud mental. Al comprender los mecanismos que contribuyen a la desesperanza, podemos ser capaces de desarrollar mejores tratamientos.

Erin Beckham, BA, contribuyó a este post. Erin es Asistente de Investigación en el Laboratorio de Investigación y Educación Cognitiva y Afectiva (CARE) del Hospital McLean.

Si tú o alguien que amas está contemplando el suicidio, busca ayuda de inmediato. Para encontrar un terapeuta cerca de ti, México, España, Chile, Argentina, Colombia.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad