Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Resiliencia

Cómo lidiar con la pérdida de un sueño

Christian Erfurt/Unsplash
Source: Christian Erfurt/Unsplash

Muchos de nosotros sabemos cómo se siente perder un sueño.

Tal vez ...

  • trataste de entrar en la escuela de veterinaria, pero no pudiste.
  • abriste un restaurante y no te fue bien.
  • te divorciaste, rompiste, o invitaste a una cita a amigo cercano y te rechazó.
  • te entrevistaron para el trabajo de tus sueños pero no lo obtuviste.
  • querías una hija después de dos hijos y descubriste que estás embarazada de un tercer niño.
  • las elecciones no salieron como querías.

Aquí hay algunos consejos para hacer frente a este tipo de decepciones.

1. ¿Se siente como una emergencia? ¿Es una emergencia?

Cuando perdemos un sueño, puede sentirse como una emergencia; es como si hubiera sirenas de policía a todo volumen y parpadeando en nuestras mentes. Es útil preguntarse: "¿ha cambiado algo sobre mí hoy en comparación con ayer?”

En la mayoría de los casos, perder un sueño se relaciona con lo que esperas o temes que sucederá en el futuro, pero tu realidad cotidiana no cambia de inmediato. Usa ese espacio para respirar. Haz hoy lo que querías hacer ayer. Abraza a tus hijos. Ve a dar un paseo bajo el sol de la 1 pm. Bebe tu café, ve la serie que te atrapó en Netflix, lleva a tu hijo al patio de recreo o al perro a su paseo, cambia tus sábanas. Al disfrutar de las cosas normales, ayudas a tu cerebro y cuerpo a entender que tu situación no es lo mismo que estar en un edificio que está en llamas. Te calmarás un poco y tu frecuencia cardíaca y tu presión arterial se aliviarán.

2. Cuando una puerta se cierra, otra se abre.

Las personas que hacen frente de forma experta al estrés y la incertidumbre de la vida no solo sobreviven; prosperan. Probablemente se trata de hacer uso específicamente de lo que al cierre de una puerta se abre para ti. Por ejemplo, en tiempos de coronavirus, podrías estarte mudando de una gran ciudad. Usa el impulso para hacer algo que no estabas tan motivado para hacer bajo otra circunstancia. Cuando una puerta se cierra, ¿qué oportunidades se abren en tu mente? Por ejemplo, vivir en tu país actual ¿no te satisface? Entonces tal vez deberías hacer esa mudanza internacional. Otros lo han hecho, incluso si la mayoría de la gente solo piensa en ello.

En términos de política, tal vez esperabas elegir funcionarios federales que harían X, Y, Z. Si eso no funcionó, ¿cuál es el Plan B? Si los funcionarios federales no van a hacerlo, la opción que te queda es comenzar en tu propia comunidad. Por ejemplo, tal vez tu problema número uno es que deseas ver un sistema de atención médica centrado en la prevención. Si esperabas que alguien más hiciera lo que realmente quieres, y eso está fuera de la mesa, ahora depende de ti. ¿Te imaginas si todos los que quisieran eso lo hicieran de una manera pequeña?

3. No te adhieras demasiado a una forma de resolver un problema o satisfacer tus necesidades emocionales.

La cita completa de Alexander Graham Bell que mencioné es “cuando una puerta se cierra, otra se abre, pero muy a menudo miramos por tanto tiempo y lamentándonos tanto a la puerta cerrada que no vemos las que se abren para nosotros". Cuando algo no sale como esperas, no puedes obsesionarte con la oportunidad perdida. Bueno, puedes hacerlo, pero no te llevará muy lejos. Necesitas pensar de una forma más general sobre por qué el sueño era significativo para ti. Cuando lo hagas, verás otras maneras de satisfacer las necesidades (emocionales o de otro tipo) que intentabas satisfacer.

4. ¿Qué recursos únicos tienes?

Las respuestas genéricas sobre cómo prosperar bajo un estrés extremo suenan huecas porque no aprovechan los recursos únicos que tiene cada persona. Algunas personas tienen amplios recursos materiales, por ejemplo, pueden recoger sus cosas y mudarse fácilmente en lugar de quedarse atrapadas en un apartamento pequeño durante el coronavirus. Otras personas tienen diferentes tipos de recursos. ¿Cuáles son tus habilidades únicas, relaciones, talentos, impulsos, formas peculiares de ver el mundo, etc.? Sean cuáles sean, eso será lo que usarás para prosperar bajo estrés extremo y recuperarte de los golpes de la vida hasta los dientes.

5. Permítete suficiente recuperación.

A veces la gente piensa: "voy a llorar durante una semana después de una decepción, luego entraré en acción". Eso está bien, pero otro enfoque es observar cómo tus necesidades para la recuperación emocional fluyen. Puede haber momentos en los que necesites un buen llanto. Habrá otros cuando necesites aligerar el estado de ánimo con algo de humor. Y sin embargo, otros momentos cuando te arrojas a algo más importante para ti se siente mejor. Puedes escuchar estos flujos y reflujos, y alternar.

Imagen de Facebook / LinkedIn: Opat Suvi / Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad