Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sheila Kohler

Cómo detectar a una pareja poco confiable

Una perspectiva personal: cómo los grandes escritores representan a los villanos.

Los puntos clave

  • Puede ser útil observar cómo los grandes escritores nos interesan por un villano para reconocerlo en la vida.
  • El Ricardo III de Shakespeare seduce con su sinceridad, su ingenio y su hábil uso de la adulación.
  • Tom Ripley de Patricia Highsmith atrae nuestra simpatía con su infancia: un huérfano criado por una tía que lo llama "mariquita".

Quizás sea útil mirar a los villanos retratados en la literatura y descubrir por qué medios son capaces de despertar nuestro interés, de esconder sus maldades detrás de cierta fachada, de hacernos seguirlos y en momentos identificarnos con ellos e incluso desear que triunfen.

Si tomamos al Ricardo III de Shakespeare, seguramente uno de los primeros antihéroes, notamos desde el comienzo de la obra cómo habla directamente al público, nos confía: "Ahora es el invierno de nuestro descontento", con aparente sinceridad. Al principio de la obra, confiesa su ambición, sus planes diabólicos, y con su ingenio y franqueza se gana al menos nuestro interés y cierta fascinación por sus atroces actos.

En la escena con Lady Anne, logra seducir incluso a esta mujer (y tal vez a su audiencia) a cuyo marido y suegro acaba de matar. Él usa la adulación y al mismo tiempo la culpa a ella, la víctima de sus crímenes, diciéndole que estas muertes son por su culpa, que él ha matado por su belleza y su gran amor por ella.

"Tu belleza fue la causa de ese efecto...

Tu belleza, que me persiguió mientras dormía.

Así, emprender la muerte de todo el mundo,

Para poder vivir una hora en tu dulce seno".

Él se ofrece a morir él mismo, entregándole su espada, diciéndole también que debe usar su perdón cristiano y tener piedad de él. Él se gana la confianza de ella y, en cierta medida, de su audiencia mediante el uso de un comportamiento tan escandaloso.

Si tomamos un ejemplo más reciente de un villano como Tom Ripley en “El talentoso Sr. Ripley” de Patricia Highsmith, se le presenta desde el principio como un desvalido que ha sufrido en su infancia, un huérfano, que pierde a sus padres y que vive con una tía que lo llama "mariquita". Se gana nuestra simpatía de inmediato en una escena en la que su tía lo hace correr al lado del auto, por ejemplo. Nos conmueve porque es trabajador y ambicioso a pesar de estos contratiempos considerables, y por su admiración por su amigo, Dickie Greenleaf, que tiene todo lo que quiere: clase, dinero, un bote, arrogancia. Comenzamos a apoyarlo y le deseamos éxito a pesar de que toma el lugar de Dickie Greenleaf y continúa desde allí para volver a matar.

Estos ejemplos nos muestran cuán peligroso puede ser un relato de circunstancias desafortunadas que podrían ganar nuestra simpatía, si se cuenta con ingenio y humor y una aparente sinceridad autocrítica, una confesión de pecados: "Siempre he sido un narcisista, lo sé." Los halagos, por supuesto, pueden cautivarnos al instante. Y con qué facilidad se nos puede hacer sentir culpables por los pecados de los demás.

Todo esto, cuando está en manos de alguien habilidoso, puede utilizarse para ganar nuestro interés e incluso nuestra aprobación. Así que ten cuidado.

Source: Derechos de autor Sheila Kohler Utilizada con permiso
Source: Derechos de autor Sheila Kohler Utilizada con permiso

A version of this article originally appeared in English.

publicidad