Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Autoayuda

Cómo dejar ir la necesidad de aprobación

Cuando deseamos de forma urgente complacer a otras personas, estamos buscando aprobación de nosotros mismos en fuentes externas.

"Reina de los camaleones sociales, dominé el arte de decirle a las personas lo que querían escuchar y de ser alguien que encontrarían impresionante, al mismo tiempo que me preocupaba incesantemente por lo que otros pensaban de mí, temiendo críticas y conteniéndome como resultado”. –Sacha Crouch

Dmytro Zinkevych/Shutterstock
Fuente: Dmytro Zinkevych/Shutterstock

Por lo general, comienza como una táctica lógica. Obtenemos la aprobación de los demás, los hacemos felices por un momento y nos sentimos bastante bien con nosotros mismos. Parece ser el camino perfecto, y es uno que podemos continuar durante muchos años, creyendo que está reduciendo nuestra ansiedad por la desaprobación en nuestra vida cotidiana. En realidad, puede funcionar bastante bien para que la gente nos quiera. Evitamos que desaprueben nuestras acciones, y podemos disfrutar de esa agradable palmadita en la espalda de vez en cuando. Pero llegará un momento en que la búsqueda constante de aprobación —la solución misma a nuestros problemas— siga su curso. Y ese mismo comportamiento que nos trajo tantos sentimientos de logro se convertirá en el problema mismo.

Cuando apuntamos urgentemente a complacer a otras personas, estamos buscando la aprobación de nosotros mismos en fuentes externas. Y cada vez que buscamos algo en el mundo exterior para darnos lo que deberíamos darnos a nosotros mismos, nos preparamos para la decepción. Nos preparamos para vivir una vida que no queremos particularmente, pero que encajará con lo que otras personas esperan de nosotros. No nos atrevemos a tomar una oportunidad en algo que puede traer una mirada de desaprobación o ser mal visto en el medidor de estatus social. Hacemos lo que se espera de nosotros. Hacemos lo que otros quieren para nosotros y de nosotros. A cambio, obtenemos su aprobación. Podrías estar pensando, “¿por qué no buscar la aprobación?” Bueno, la razón es que solo la obtenemos a expensas de saber lo que queremos y ser nuestro verdadero yo. Cuando buscamos la aprobación de otros, perdemos oportunidades para aprender cómo aprobarnos a nosotros mismos, incluso si otros no lo hacen.

¿Cómo te aleja de tu verdadero yo esta búsqueda por la aprobación?

Sin darte cuenta,al buscar la aprobación de los demás puedes estar afectando negativamente tu efectividad. Esto se debe a que probablemente evites hacer las cosas que son importantes para ti, te hace sentirte ansioso por probar cosas nuevas fuera de tu zona de confort, y quedarte atorado preocupándote por lo que otros podrían esperar de ti. Necesitar aprobación puede llevarte a rechazar posibles oportunidades porque estás demasiado ansioso y crees que tu rendimiento tiene que ser perfecto. Puede hacer que temas tanto a fallar que te rindas antes de comenzar.

Por eso es importante centrarte en cómo tu necesidad de aprobación te impide realizar tareas que son importantes para ti. Una vez que pasas esto, serás libre de lograr y crear lo que quieres en la vida con mucho menos estrés, porque ya no te consumirá la preocupación por lo que los otros piensan..

A pesar de que probablemente tengas un alto rendimiento, que regularmente obtengas resultados aparentemente positivos, a menudo estás obteniendo esos resultados a expensas de todo lo demás. Cuando estás impulsado a lograrlo porque quieres impresionar a los demás, terminas haciendo demasiado, sintiéndote abrumado, perdiéndote en tus pensamientos sobre tus desafíos, complaciendo a las personas, trabajando demasiado, evitando hacer tiempo para ti y constantemente encontrándote incapaz de decir que no.

Si puedes relacionarte, intenta centrarte en cómo tu necesidad de aprobación te está empujando a hacer demasiado, en lugar de participar en cosas que son importantes para ti. Cuando te descubres siendo lastimado por hacer cosas por otros a expensas de ti mismo, es hora de hacer un cambio.

La importancia de conocerte a ti mismo

Cuando la aceptación de los demás hacia ti afecta la forma en que tomas decisiones sobre dónde pasar tu tiempo, pierdes la conciencia de lo que es importante para ti, lo que te impulsa y lo que te hace feliz. Puedes sentirte atascado haciendo un trabajo que no disfrutas particularmente y continuar hábitos que son contraproducentes. Si esto es cierto para ti, es hora de enfocar tu energía en ponerte en contacto con lo que realmente te importa. Empieza a hacerte preguntas como: ¿Qué valoro? ¿Qué me mantiene despierto por la noche? ¿Cómo prefiero pasar mi tiempo? Comienza a escuchar lo que realmente quieres para tu vida y alinea tus acciones con tus valores, principios y metas. Cuando vives alineado con lo que valoras, tu vida se vuelve mucho más simple y sin esfuerzo.

En lugar de tomar decisiones basadas en lo que otros aprobarán, comienza a hacerlas basadas en lo que es correcto para ti. Cuando tomas decisiones conscientes sobre cómo pasar tu tiempo y estás comprometido a hacer lo que es valioso para ti, puedes crear tu propia vida. Contrariamente a la creencia popular, no necesitas estar o parecer constantemente ocupado para tener éxito. Como alternativa, puedes ver el éxito como una medida de hacer lo que te importa.

¡Di adiós a la necesidad de aprobación!

Todo esto comienza con la construcción de la voluntad para hacer lo que se siente bien para ti. Cuando empieces a hacer esto, ya no sentirás la necesidad de buscar la validación de otras personas. Comienza a ser más consciente de ti mismo y presta atención a qué comportamientos te hacen sentir bien contigo mismo, independientemente de cómo reaccionan otras personas. Reflexiona y presta atención a las elecciones que has tomado, las cosas que te gustan de ti o las veces que te has mantenido fiel a ti mismo.

Tienes que empezar a ser honesto contigo mismo cuando asumes un nuevo compromiso y realmente evaluar si lo estás haciendo porque es adecuado para ti, o porque quieres obtener la aprobación y/o evitar la desaprobación.

Tómate tu tiempo antes de decir sí a una nueva tarea o compromiso. Da un paso atrás, siéntate y revisa tu agenda, a continuación, pregúntate: ¿Qué es realmente necesario e importante, y qué está siendo impulsado por agradar a la gente? Una vez que esto esté claro, comienza a trabajar lentamente a través de la lista de búsqueda de aprobación para que puedas volver a evaluar. Cuando empieces a darte cuenta de las cosas que no estás haciendo por ti por obtener la aprobación de otras personas, será más fácil eliminar esas tareas y reemplazarlas con cosas que permitan el crecimiento de tus objetivos personales.

Sé lo difícil que puede ser cambiar tus comportamientos de búsqueda de aprobación. No es fácil comenzar a tomar decisiones que potencialmente podrían ser desaprobadas por otros. Probablemente comenzaste a buscar la aprobación por una muy buena razón; en algunas situaciones, probablemente parecía la opción más fácil y menos dramática que podías tomar. Bajo ciertas circunstancias, no buscar la aprobación de otras personas puede terminar en consecuencias negativas inmediatas. Sin embargo, evitar confrontaciones una y otra vez te hará vivir una vida que evade tus verdaderos valores, lo que inevitablemente te hará cuestionar tu valor como persona. Ambos caminos traen su propio conjunto de consecuencias negativas, por lo que en última instancia depende de ti. Pero no lo olvides: es una elección, y la elección depende en última instancia de ti.

A version of this article originally appeared in English.