Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

Los hechos: Las erecciones cambian después de los 50.

Con base en todos los correos basura y los comerciales de pastillas para erecciones, parecería que cada hombre de más de cincuenta años padece disfunción eréctil (DE). De ninguna manera. Pero los medios han hecho un muy mal trabajo al ilustrar lo que pasa con las erecciones de los hombres mayores. Esto es lo que esos hombres, y las mujeres que los aman, necesitan saber:

DE significa no tener erecciones al masturbarse. Según la Asociación Urológica de Estados Unidos, DE es la "incapacidad de lograr o mantener una erección el suficiente tiempo para un desempeño sexual satisfactorio." ¿Hm? Eso es absurdamente vago. Si definimos "una erección! como lo que vemos en porno y "desempeño sexual satisfactorio" como sexo del porno: erecciones instantáneas duras como piedra que duran para siempre con clímaxes precisos, entonces prácticamente todos los hombres tienen DE. ¿Qué es DE en realidad? Para fines prácticos, significa que un hombre que está sobrio (que no consumió alcohol ni otras drogas que evitan una erección) no puede lograr ni una erección semi firme después de mucho tiempo de masturbarse.

DE no es inevitable. Según estudios de referencia realizados por investigadores de la Universidad de Chicago, entre los hombres de 50 a 64 años de edad, alrededor de un tercio padecen DE. De los 65 a los 85 el número sube a aproximadamente 44 por ciento. Mientras que DE se vuelve cada vez más común en hombres más mayores, más de la mitad nunca lo desarrolla.

La mayoría de los hombres mayores no padecen DE sino insatisfacción de erección. Empezando a la edad de 50 años (con frecuencia antes entre fumadores o diabéticos), las erecciones cambian. En algunos hombres el proceso es gradual, en otros, pasa más rápidamente. De cualquier forma, los hombres mayores pierden la habilidad de lograr erecciones solamente a partir de fantasías sexuales. Se vuelve necesario un manoseo directo al pene. Cuando aparecen las erecciones, se levantan más lentamente y no son tan firmes como lo fueron durante los treinta y cuarenta. Y distracciones menores pueden causar que se marchite, por ejemplo el timbre o la sirena de una ambulancia. Estos cambios suelen alarmar a muchos hombres quienes de inmediato saltan a la conclusión de que deben tener DE. Si todavía es posible lograr una erección durante la masturbación, no es DE. Lo que sucede es una falta de satisfacción con la erección.

Los cambios en las erecciones después de los 50 son normales e inevitables. Pero algunos factores en el estilo de vida pueden postponerlos o incluso revertirlos: enamorarse perdidamente, ponerse en forma (ver a continuación), y hacer el amor más temprano cuando hay más energía.

Desafortunadamente otros factores incrementan la insatisfacción con las erecciones: la ansiedad, el alcohol, muchas otras drogas, problemas en una relación y hacer el amor estando fatigados: en la noche después de un largo día y una cena cuantiosa con vino.

La ansiedad es particularmente perniciosa. Provoca el reflejo de huir o pelear que aleja la sangre del cuerpo central, incluyendo el pene, y la lleva a las extremidades para defendernos o ayudarnos a escapar. Menos sangre en el cuerpo central significa menos sangre disponible para una erección. La falta de satisfacción con una erección es molesta pero debemos intentar aceptarla. Es normal. Y cuando los hombres nos ponemos ansiosos al respecto, las erecciones se vuelven menos probables.

Algunas maneras de reducir la ansiedad: un baño caliente antes del sexo, y durante el sexo, respiración profunda de meditación, un paso lento, un toque sensual en todo el cuerpo, que es el tipo de sexo que la mayoría de las mujeres dice preferir.

La falta de satisfacción con una erección en realidad puede mejorar el sexo. La oscura nube de cambios en las erecciones tiene un lado positivo. Las parejas jóvenes tiene problemas con frecuencia porque los hombres jóvenes se excitan más rápido que las mujeres jóvenes. Con frecuencia, los hombres jóvenes terminan mucho antes de que las mujeres jóvenes empiecen si quiera a excitarse. Después de los 50, los cambios en las erecciones hacen más lento el proceso de excitación de los hombres, así que su paso erótico se asemeja más al de las mujeres. Un paso más lento permite mucho tiempo para besarse, abrazarse y masajes de todo el cuerpo, cosas que son esenciales para que las mujeres disfruten el sexo. Bajo esta luz, para muchas parejas mayores, la insatisfacción con una erección puede ser un verdadero regalo.

Un estilo de vida saludable minimiza el riesgo de DE. Las erecciones dependen del flujo de sangre a través del pene. Cualquier cosa que lo evite aumenta los riesgos de DE: fumar, la diabetes, alto colesterol, alta presión sanguínea, enfermedades del corazón, tener sobrepeso, estilo de vida sedentario, más de dos bebidas alcohólicas al día y menos porciones de frutas y verduras al día. Evitar estos factores de riesgo no previene los cambios en las erecciones después de los 50, pero conserva la función de las erecciones y ayuda a prevenir la DE.

Vale la pena probar medicamentos pero no se pueden esperar milagros. Todo el mundo ha oído hablar de Viagra, pero, de hecho, Cialis es más popular porque es efectiva por más tiempo, de 24 a 36 horas en lugar de periodos de tres a cinco horas. Los medicamentos para erecciones mejoran las erecciones en alrededor de dos tercios de los hombres. No funcionan para alrededor de un tercio. Cuando funcionan, no producen erecciones de estrella porno. Con el tiempo, muchos hombres necesitan dosis más grandes. Pero conforme aumentan las dosis, los efectos secundarios se vuelven más probables, notablemente los dolores de cabeza y congestiones nasales. Finalmente, los medicamentos no tienen ningún efecto en la excitación, así que puede que los hombres tengan erecciones pero no se sientan particularmente interesados en el sexo. Muchos hombres se sienten decepcionados con los medicamentos. Menos de la mitad vuelven por más prescripciones.

Si no hay coito, no hacen falta erecciones. La mayoría de los hombres asumen que las erecciones son necesarias para el sexo. No. Las parejas pueden tener excelente sexo sin ellas. El coito se vuelve problemático para las parejas más viejas. Los hombres empiezan a tener problemas de erecciones y las mujeres post menopáusicas desarrollan atrofia y sequedad vaginal lo que puede hacer que el coito sea incómodo (o algo peor) incluso con lubricantes. Muchas parejas mayores se saltan el coito en favor de masajes mutuos, sexo oral y juguetes sexuales, e igual disfrutan de sexo caliente.

Los hombres pueden tener orgasmos sin erecciones. Es cierto, no hace falta una erección para tener un orgasmo. En un contexto erótico lleno de besos, abrazos, manoseos, masajes, sexo oral y juguetes sexuales, un hombre con un pene semi erecto o incluso flácido puede disfrutar de orgasmos tan intensos como los que experimenta durante el coito.

Los medicamentos funcionan mejor combinados con terapias sexuales. Muchos estudios lo han demostrado. El sexo satisfactorio se trata de más cosas que solo una erección. La calidad de la relación es crucial, especialmente si el sexo ha sido un punto incómodo o si la pareja no lo ha hecho en mucho tiempo.

Los cambios en las erecciones pueden indicar el fin del sexo y un nuevo comienzo erótico. Cuando se desarrolla la insatisfacción por las erecciones, algunos hombres deciden que ya, el sexo se acabó. Otros se acomodan y siguen disfrutando de hacer el amor durante el resto de sus vidas, incluso si eventualmente desarrollan DE. La elección está en uno.

A version of this article originally appeared in English.