Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Felicidad

7 Formas rápidas para dejar de estar irritable

La irritabilidad es el monóxido de carbono de los contaminantes emocionales, esto es lo que puedes hacer para lidiar con ella.

 fizkes/Shutterstock
Fuente: fizkes/Shutterstock

La irritabilidad es algo que todos experimentamos, pero lo que la diferencia de otros estados emocionales es la medida en que contamina la atmósfera emocional que nos rodea. De hecho, la irritabilidad es el monóxido de carbono de los contaminantes emocionales. El estado de ánimo irritable de una persona puede liberar negatividad y vibraciones que inducen estrés y afectan negativamente a toda la oficina, el hogar o el aula.

Cuando nos sentimos irritables, nos sentimos al límite, gruñones, malhumorados y agrios. Nuestra tolerancia es menor y es mucho más probable que nos molesten frustraciones menores ante las que normalmente encogeríamos los hombros. También es probable que nuestras reacciones a lo que nos irrita sean mucho más agresivas de lo habitual, lo que nos lleva a explotar, vociferar y castigar a quienes nos rodean. Cuando el jefe está irritable, el rumor se extiende rápidamente por la oficina de que hay que mantenerse fuera de su camino. Cuando mamá o papá llegan a casa del trabajo en un estado irritable, los niños tardan unos pocos minutos en intercambiar miradas de entendimiento y retirarse silenciosamente a sus habitaciones (o ponerse los audífonos).

La irritabilidad tampoco es un regalo para la persona que la experimenta. Nuestras hormonas del estrés entran en acción y entramos en la misma mentalidad de lucha o huida de nuestros antepasados cuando estaban vigilantes de los osos a la entrada de la cueva del clan. El menor movimiento o ruido puede hacernos saltar y reaccionar como si estuviéramos bajo ataque, sin ninguna amenaza a la vista.

La mayoría de la gente felizmente chasquearía sus dedos para librarse de este estado emocional tóxico si pudieran. Por desgracia, el chasquido de los dedos no es un tratamiento efectivo. Pero hay 7 cosas clave que puedes hacer para tranquilizarte cuando te sientes irritable o al límite.

1. Averiguar la fuente.

La mejor manera de reducir la irritabilidad es averiguar qué te irrita y luego abordarlo. Identifica cuándo te irritaste por primera vez y considera lo que podría haberlo desencadenado. Es importante recordar que si bien tus reacciones pueden parecer complejas en este momento, el problema que las desencadenó podría ser simple.

2. Reducir la cafeína y el alcohol.

Una vez trabajé con un barista en una cafetería que tenía problemas de irritabilidad. Resulta que el verdadero problema eran los descansos que se estaba tomando con mochaccino cada hora. Demasiada cafeína durante el día y demasiado alcohol por la noche son fuentes frecuentes de irritabilidad para muchas personas. Así que considera recortar su consumo.

3. A menudo son las pequeñas cosas.

A menudo descartamos considerar cosas que no deberían irritarnos, incluso si realmente lo hacen. Por ejemplo, una persona competitiva podría irritarse cuando pierde en un juego de palabras, pero como sabe que es una tontería, ignora el hecho de que la puntuación triple de su madre la llevó a la victoria y desencadenó su acidez interna. Sé honesto contigo mismo sobre lo que te molesta: simplemente reconocer que algo te irrita a menudo es suficiente para salir del borde.

4. Ponte en contacto con tu compasión.

Ser compasivo, contigo mismo, puede ser una forma poderosa de calmar tus emociones agitadas. Reconoce (en tu cabeza) que te sientes realmente irritado y lo desagradable que es. Luego imagina recibir un abrazo de alguien que se preocupa por ti. Una vez que te sientas un poco mejor, usa tu compasión para considerar cómo hizo sentir eso a los te rodean, y lo importante que es no desquitarte con ellos.

5. Obtener perspectiva.

Por lo general, nos sentimos irritables por las cosas de tamaño pequeño a mediano, del tipo que probablemente no recordaremos en unos pocos días o semanas. Tómate unos minutos para recordar la imagen más amplia: las cosas que van bien en tu vida y las cosas por las que puedes estar agradecido, como la salud y el empleo. Pero si te sientes demasiado inquieto para tener este tipo de pensamientos, intenta lo siguiente. . .

6. Deshacerse de la energía nerviosa.

Dado que la irritabilidad activa nuestros conjuntos de respuesta de lucha o huida, podría ser una buena idea dar un paseo rápido o correr, o, si eso no es posible, hacer algunas flexiones o ejercicios abdominales rápidos para deshacerte del exceso de energía que podría estar alimentando tu irritabilidad. El aire fresco en un paseo tranquilo también podría hacer maravillas. Para aquellos que no pueden hacer ejercicio, el enfoque totalmente opuesto también funciona. . .

7. Obtener tiempo tranquilo o a solas.

Encuentra un lugar tranquilo para pensar en las cosas o para desconectarte de la conmoción y la actividad que te rodea. La irritabilidad puede ser la forma en que tu mente te alerta que necesitas un descanso, así que tómate uno. Escucha música, haz algunos estiramientos o yoga, medita o toma un baño de burbujas. Cuando hayas terminado, toma una respiración profunda y prepárate para volver a tus actividades para que tu sistema no se sorprenda de nuevo en la irritabilidad una vez que vuelvas a entrar en la refriega.

Derechos de autor 2015 Guy Winch

A version of this article originally appeared in English.