Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Autoayuda

7 Formas de usar la crisis actual para el crecimiento personal

¿De qué forma o manera la crisis del COVID-19 podría ser vista como una oportunidad de crecimiento personal?

Virtues for Life, used with permission
Fuente: Virtues for Life, used with permission

Permítanme comenzar con una pregunta: ¿Podría la crisis COVID-19 ser vista como una oportunidad de crecimiento personal? A primera vista, probablemente dirías: "¡absolutamente no, de ninguna manera!”

La pandemia actual ha creado crisis de salud y mercados financieros que están alterando la vida de casi todos en nuestro planeta. Personas en todo el mundo están enfermando y muriendo, las economías mundiales se enfrentan a una recesión y el futuro financiero de muchas personas está en riesgo.

El COVID-19 ha tomado un mundo que, para muchas personas, estaba a salvo y protegido, y nos obligó a enfrentarnos a un mundo nuevo que es siempre cambiante, desconocido, impredecible, incierto, ambiguo, incómodo e incontrolable. Provoca una amplia gama de emociones desagradables que incluyen miedo, preocupación, duda, frustración e ira.

El COVID-19 mina nuestra confianza en nosotros mismos, nuestras comunidades, nuestros gobiernos y las muchas instituciones que hemos dado por sentado y en las que hemos confiado en el pasado. El COVID-19 pone a prueba nuestra resolución, resiliencia y capacidad para lidiar con un diluvio de malas noticias que leemos y escuchamos todos los días, tanto a nivel local como global. Sumemos todas estas dificultades y desafíos anteriores y obtendremos una "tormenta perfecta" única de una crisis.

¿Cómo puedo decir que la crisis por el COVID-19 se puede utilizar como una forma de crecimiento personal? Permítanme explicar.

En el corazón de la crisis por el COVID-19 está la adversidad de muchos múltiplos más severos y desafiantes que la mayoría de las adversidades que enfrentamos en nuestra vida cotidiana normal. Y ahí radica una oportunidad increíble para que utilicemos la crisis actual para crecer como personas.

Antes de profundizar, quiero reconocer que usar la crisis por el COVID-19 como una oportunidad para el crecimiento personal es, en muchos sentidos, un lujo que muchas personas no tienen a su disposición. Por ejemplo, los ancianos, los enfermos y los inmunocomprometidos se enfrentan a una crisis que realmente pone en peligro la vida. Para aquellos que pierden sus empleos y no pueden mantener a sus familias, la crisis será catastrófica. Este artículo no pretende minimizar la gravedad de las consecuencias que muchas personas enfrentarán.

Dada mi opinión de que la crisis COVID-19 es una forma extrema de adversidad a la que todos nos enfrentamos en diversos grados, no es la realidad objetiva de la adversidad lo que importa. En cambio, lo que importa es cómo interpretamos y respondemos a las dificultades y desafíos que enfrentamos. Y es nuestra actitud y respuesta a la crisis por el COVID-19 lo que puede hacer o definir nuestra experiencia de la misma. Dios mío, si podemos responder positivamente a esta emergencia actual, las "crisis" que enfrentamos como parte de nuestra vida cotidiana normal deberían ser un paseo por el parque.

Entonces, ¿qué lecciones puedes aprender de la crisis por el COVID-19 que te ayudarán a crecer como persona y te servirán cuando te enfrentes a futuras crisis en tu vida?

#1: Permítete sentirte mal

Las emociones que todos estamos experimentando en respuesta a la crisis por el COVID-19 son la incomodidad más poderosa e inmediata que sentimos en reacción a esta situación desestabilizadora. La tristeza, la decepción, el dolor, la devastación, la desesperación, el estrés, la ansiedad, la impotencia, la desesperanza, la frustración y la ira son solo algunas de las emociones que sentimos en respuesta a esta interrupción sin precedentes de nuestras vidas.

Algunos pensamientos sobre cómo reaccionar si sientes alguna o todas las emociones anteriores. Primero, permítete sentirte mal. No trates de calmar, aplacar o distraerte de tus sentimientos. Una parte de tener una vida emocional saludable implica poder experimentar plenamente todas las emociones (no puedes elegir las que se sienten bien).

No intentes minimizar ("oh, no es un gran problema"), racionalizar o culpar a la crisis del COVID-19; es serio y no se puede hacer más pequeño de lo que es o explicarse de forma sencilla. En lugar de resistir las emociones negativas, sé amable y empático contigo mismo y con los demás; escucha y refleja los sentimientos que se presenten. Permítete pasar por las cinco etapas del dolor: negación, ira, negociación, depresión y aceptación.

#2: Pon la crisis en perspectiva

Cuando ocurre una crisis, toda tu atención se centra instintivamente en la inmediatez de su impacto en nosotros. Esa reacción ha sido cableada en nosotros, los seres humanos, a través de millones de años de evolución. Desafortunadamente, como suele ser el caso, lo que funcionó bien para los humanos en el Serengeti hace 250,000 años no funciona tan bien con una crisis moderna.

Este cambio de enfoque también distorsiona la perspectiva que tenemos sobre la crisis por el COVID-19. Nos hace ver nuestro mundo de forma estrecha y solo en el presente y el futuro inmediato. Esta perspectiva a corto plazo puede llevarnos a ver la crisis como mucho más grande de lo que realmente es. Y esta enormidad puede subir el volumen sobre cómo pensamos y sentimos y reaccionamos ante el impacto del COVID-19 en nuestras vidas.

Una de las cosas más poderosas que podemos hacer en nuestra situación actual es colocar la crisis actual en una perspectiva más amplia que, aunque no tenga la intención de trivializarla de ninguna manera, pueda al menos atenuar la fuerza de martillo que de otro modo podría ejercer en nuestras vidas. Esta perspectiva que es más amplia y más larga que la perspectiva que muchos de nosotros tenemos, la coloca en un contexto que es más fácil comprender y que suavizará el impacto emocional.

Aquí hay algunas sugerencias para ayudarte a poner la crisis por el COVID-19 en una perspectiva más manejable. Primero, reconoce, en lugar de devaluar, la perspectiva estrecha y a corto plazo que podría ser tu primera reacción (es natural y debe ser reconocida y respetada). En segundo lugar, piensa a largo plazo; es un gran problema ahora, pero la vida muy probablemente volverá a la normalidad en un futuro cercano y la crisis no parecerá tan grande o abrumadora. Tercero, piensa en un panorama amplio; el COVID-19 es una gran parte de nuestras vidas, pero no es la vida misma. Es probable que haya muchas cosas en nuestras vidas que son buenas. En cuarto lugar, identifica activamente ejemplos a largo plazo y ejemplos de panorama más amplio que te obliguen a levantar la mirada de la crisis inmediata y hacer que mires a tu alrededor y a la distancia en tu vida.

#3: Abraza la Adversidad

Nos guste o no, la crisis por el COVID-19 estará aquí por un tiempo. Por mucho que podamos "rebelarnos", tenemos poco control sobre ella o su resolución. Y aunque podemos mitigar los riesgos para la salud del virus en un futuro próximo, sus implicaciones financieras pueden durar años. Entonces, lo que importa es cómo elegimos responder a ella.

Tenemos tres opciones. Podemos amarla. Pero, seamos realistas, no hay nada qué amar de nuestra situación actual. Podemos odiarla. Pero eso simplemente agregará sal a la herida, haciendo que nuestra experiencia de lo que ya es perturbador e inquietante sea aún más desagradable.

La opción final, y más realista, es abrazar realmente la crisis por el COVID-19 como algo que podemos convertir en una experiencia positiva (al menos hasta cierto punto). Al abrazar la crisis por el COVID-19, decides no convertirte en una víctima de ella. Al hacerlo, tomas al "toro por los cuernos" algo que se sentirá mucho mejor y también creará algunos beneficios de esta situación decididamente desconcertante; en otras palabras, convierte los limones en limonada.

#4: Ve la crisis como un desafío a superar

Uno de los aspectos más difíciles de la crisis actual es que, debido a que es verdaderamente un peligro para muchos de nosotros, tanto en términos de nuestra salud como de nuestra riqueza, desencadena nuestro instinto de supervivencia primitivo y su reacción relacionada de lucha o huida. En otras palabras, entramos en el modo de amenaza en el que los instintos primordiales antes mencionados nos hacen protegernos.

El problema, como señalé anteriormente, es que las reacciones primitivas no nos ayudarán mucho hoy. No podemos luchar contra la "bestia" porque es etérea. Y tampoco podemos huir de ella porque no hay dónde esconderse (excepto tal vez en nuestros propios hogares y no podemos permanecer allí indefinidamente). Es de esperar que esta amenaza real para nuestra supervivencia nos motive a tomar medidas para mitigar los riesgos para nuestras vidas, por ejemplo, ponernos en cuarentena, lavarnos las manos y mantener el distanciamiento social. Al mismo tiempo, nuestro instinto de supervivencia también puede evitar que obtengamos los beneficios que el COVID-19 ofrece.

Por lo tanto, además de responder adecuadamente a la amenaza del COVID-19, te animo a verlo también como un desafío a enfrentarse de frente y de la manera más positiva posible. Junto con abrazar la adversidad, ver al COVID-19 como un desafío reorienta tus pensamientos, emociones y acciones en una dirección más constructiva que hará que tu viaje a través de la crisis sea un poco más apetecible y tal vez incluso te deje mejor, después de que la crisis pase, de lo que eras antes.

#5: Ve la crisis como una oportunidad

Como señaló el presidente John F. Kennedy: “Cuando se escribe en chino, la palabra ‘crisis’ se compone de dos caracteres: uno representa peligro y el otro representa oportunidad.” Si una crisis es vista como, bueno, una crisis, o como una oportunidad depende de si la atención se centra en lo que se pierde o lo que se puede ganar. Nuestra capacidad de responder positivamente a esta crisis dependerá de si podemos dejar de lado los costos y centrarnos en los beneficios potenciales de la crisis.

Aquí hay algunas maneras en las que puedes reorientar tu pensamiento acerca de la crisis por el COVID-19 para verlo como una oportunidad. Mientras dure la crisis, puedes ajustar tus objetivos de vida para trabajar dentro del estado de “nueva normalidad.” Se puede ver la pérdida de la vida regular como una oportunidad para centrarte en otros aspectos de su vida que han sido descuidados porque has estado demasiado ocupado para hacerles frente. Puedes identificar las áreas en las que deseas trabajar o mejorar en tu vida y centrarte en el desarrollo de esas áreas. Puedes usar este descanso de la "vida normal" para buscar el equilibrio en tu vida y perseguir aspectos de tu vida para los que no tenías tiempo antes de la crisis (por ejemplo, disfrutar de un pasatiempo que ha sido descuidado, probar algo nuevo y diferente, hacer más ejercicio).

Puedes ver tu respuesta a la crisis como una oportunidad para ser más positivo, adaptable y resiliente que te servirá cuando pase la crisis actual. Puedes crear nuevas estructuras y rutinas en tu vida en torno a la escuela, el trabajo, las actividades diarias y la vida social. Finalmente, y lo más importante, puedes tomar medidas. Cuando no sucumbes a una mentalidad de víctima, disminuyes tus sentimientos de desesperanza e impotencia y aumentas tu sentido de competencia, sentimientos de control y optimismo.

#6: Ten una actitud positiva

Cuando ocurren cosas malas, como la crisis por el COVID-19, es fácil organizar una fiesta de lástima ("¡ay de mí!”) y detenerse en todo lo que ahora falta en nuestras vidas o que hemos perdido (en algunos casos, para siempre). Pero ser arrastrado al "lado oscuro" simplemente agrega dolor (te sientes terrible) a la lesión que ya ha sido causada (por ejemplo, la interrupción de la vida, problemas de salud, disminución de la cartera de inversiones).

Al aceptar las recomendaciones que ofrezco sobre la crisis por el COVID-19, estableces las bases para la esperanza, el optimismo y una actitud y enfoque positivos que te ayudarán a sobrellevar la tormenta de la que hay poca protección o escapar.

#7: Genera Emociones Positivas

Una de las mejores protecciones contra ser abrumados por la negatividad causada por la crisis del COVID-19 es generar activamente emociones positivas en tu vida. Seamos honestos. Es difícil encontrar emociones positivas en el miasma de pesimismo que la crisis por el COVID-19 puede producir en nosotros.

Sin embargo, si se mira más de cerca, hay muchas. En tu familia, con tus amigos, en tu compromiso con tu trabajo escolar y carrera, y continuando tus esfuerzos por ser la mejor persona que puedas, a pesar de esta interrupción sustancial, todos ayudan a cosechar buenos sentimientos que puedes usar para contrarrestar los malos sentimientos a los que se es vulnerable todos los días de esta crisis.

Te animo a buscar el amor, el cuidado y la empatía de tu familia y amigos. Encuentra diversión, alegría, emoción y satisfacción en tus actividades diarias. Y, finalmente, experimenta la inspiración en tus esfuerzos y orgullo en tu progreso y logros mientras continúas esforzándote hacia tus metas de vida.

Estar seguro, estar tranquilo, ser positivo (mi lema COVID-19). Esto es algo que puedes difundir y que ayudará a las personas a ser física y psicológicamente más saludables.

A version of this article originally appeared in English.