Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Felicidad

7 Cosas que las personas inseguras hacen para intentar parecer importantes

YAKOBCHUK VIACHESLAV/Shutterstock
Fuente: YAKOBCHUK VIACHESLAV/Shutterstock

Sabes que estás en presencia de personas que intentan mostrar lo importantes que son por la forma en que te hacen sentir inferior. Por razones que no puedes explicar, eres más crítico contigo cuando estás en su presencia y puedes comenzar a preguntarte por qué eres un fracaso. Es un alivio alejarte de ellas, para que puedas relajarte y ser tú mismo.

Pero las personas que se sienten inferiores a menudo se pondrán en un pedestal para aliviar su propia sensación de debilidad. El psicoanalista vienés Alfred Adler fue uno de los primeros teóricos en dirigirse a tales individuos al definir la cualidad de “luchar por la superioridad”. Adler, quien también acuñó el término "complejo de inferioridad", creía que las personas que estaban convencidas de sus propias debilidades construirían un caparazón externo en el que realizaban esfuerzos inusuales para presentarse de la manera más favorable posible, para evitar enfrentarse a sus propios interiores débiles y tembleques.

Aunque no siempre fue reconocida por el importante impacto que tuvo en la psicología contemporánea, la teoría de Adler se convirtió en la base de muchas investigaciones subsecuentes sobre el autoconcepto y la identidad. Esa división entre los seres reales (es decir, débiles) e ideales (es decir, superiores) puede verse como la base del fracaso para encontrar la verdadera realización en la vida. La terapia, de acuerdo con este modelo de personalidad, implica ayudar a las personas a enfrentarse y aceptar su verdadero yo, si es defectuoso. Sin embargo, hasta que las personas realmente reciban tal intervención, continuarán haciendo todo lo posible para crear la impresión de que son más magníficas que todos los que las rodean. Cuanto más tiempo puedan evitar enfrentarse a su verdadero yo, mejor se volverán en estas estrategias manipuladoras.

Ramazan Akdoğan (2017) de la Universidad de Anadolu (Turquía) exploró las formas en que la inferioridad, tal como se define en términos de la teoría de Adler y la teoría del apego de John Bowlby, predispondría a los individuos a sentimientos de soledad. Puedes imaginar que una persona que necesita constantemente sentirse autoimportante tendría dificultades para confiar en los demás. Mostrar su debilidad amenazaría su frágil sentido de sí misma, así que en lugar de dejar que otros entren, crean un caparazón alrededor de sí mismas que rara vez dejan que otros penetren.

En el estudio de Akdoğan, una muestra de 422 estudiantes turcos completaron cuestionarios de autoinforme para evaluar sus sentimientos de soledad, estilo de apego e inferioridad. El objetivo principal de la investigación era predecir las puntuaciones de soledad al analizar el apego, y de hecho, las personas con apego inseguro recibieron altas puntuaciones de soledad. Sin embargo, los puntajes de inferioridad también jugaron un papel importante. Los sentimientos de inferioridad eran más altos entre las personas con un estilo de apego inseguro, y estos sentimientos de inferioridad, a su vez, predijeron la soledad percibida.

Este fue un estudio correlacional, por lo que no hay forma de saber si las personas que se sienten inferiores tienden a sentirse más solitarias, o si los solitarios se perciben a sí mismos como inferiores a los demás. Tampoco hubo medidas de esfuerzo por la superioridad, de modo que todo lo que sabemos es que las percepciones de inferioridad pueden llevar a los individuos a sentirse aislados. Cuando busques señales de esfuerzo por mostrar superioridad ante los demás, ten en cuenta que los individuos que muestran sentimientos de inferioridad profundamente arraigados, no están del todo contentos con sus relaciones o, muy probablemente consigo mismos.

Aquí, están las siete formas en que las personas que se sienten inferiores tratarán de demostrar que son cualquier cosa menos eso:

1. Pretenden que tienen prisa.

Las personas que intentan parecer importantes actuarán como si su horario estuviera tan lleno que realmente no pueden pasar tiempo contigo. Mirarán su reloj, echarán un vistazo a su teléfono, caminarán inusualmente rápido y, en general, parecerán acosados y con exceso de trabajo. Después de todo, cuanto más alto estés en la escala social o profesional, menos podrás permitirte el lujo de perder el tiempo o relajarte.

2. Reetiquetan eventos ordinarios con términos destinados a impresionar.

Los términos como "reunión del comité", "conferencia telefónica" o "comité ejecutivo" suenan como si fueran eventos reservados solo para los más exitosos de la vida. La "reunión del comité" podría no ser más que una reunión de amigos que planean una recaudación de fondos de la comunidad, pero ciertamente hace que suene como si estuvieran en una lista exclusiva.

3. Ponen un aire de preocupación.

Las personas ocupadas son personas preocupadas, y así fingen un aire de autoimportancia, evitando parecer relajados o abiertos a las distracciones. Fruncen el ceño o entrecierran los ojos y parece que tienen mucho en su mente.

4. Utilizan los mensajes de réplica automática en el correo electrónico, incluso si no están desconectados.

Esta sabiduría de dejar un correo electrónico "fuera de la oficina" cuando estás lejos es discutible. Tomando este paso más allá, las personas que quieren parecer como si fueran demasiado importantes para ser capaces de hacer frente a los correos electrónicos individuales ponen un mensaje de este tipo en su correo electrónico que indica algo así como “debido al alto volumen de correos electrónicos que recibo, puede que no llegue a tu mensaje por algún tiempo”. Pueden agregar más a la pomposidad de esta respuesta automática al recomendarle al remitente "contacta a mi asistente".

5. Te hacen esperar su llegada.

Las personas que quieren parecer importantes quieren parecer que tienen mucho qué hacer, así que si organizan un tiempo para reunirse, nunca serán los primeros en llegar, y encima de eso, pueden hacer arreglos para llegar tarde. Al verte obligado a esperar, ahora se te pone en una posición de menor poder, que se adapta a su necesidad de ser importantes.

6. Exageran sus logros en las redes sociales.

Las personas que luchan por la superioridad no son tímidas acerca de la difusión de su renombre. En sitios como LinkedIn, se darán una ligera promoción de su empleo sin mentir, y enumerarán todas las habilidades que creen que poseen o que alguna vez han poseído. Sus mensajes de Facebook de manera similar los pondrán bajo una luz continuamente favorable, y van a asegurarse de que sus mensajes de Instagram los presentan en una posición de prominencia, tales como sentarse en una “llamada de conferencia” o tomar una serie de vuelos consecutivos para ir a “reuniones” o dar “conferencias”.

7. Se comportan como si fueran la persona más inteligente en la habitación.

Cuando las personas inseguras se sienten amenazadas por la posibilidad de que otras personas sean más inteligentes de lo que son, se sentirán desafiadas irracionalmente. Incluso si realmente no saben de lo que están hablando, darán un espectáculo con la esperanza de que su deslumbramiento engañe a la multitud. No hace falta decir que descartarán tus contribuciones como irrelevantes o como información que, por supuesto, ya conocían.

Algunas personas han ganado todos los reconocimientos que han recibido, pero si se sienten cómodas consigo mismas y no están particularmente preocupadas por dejar que todos los demás sepan quiénes son, te llevarás bien con ellas, así como con cualquier persona. Aunque las personas que sienten la necesidad de afirmar su importancia no son tan agradables, obtener información sobre lo que las impulsa puede ayudarte a simpatizar con lo que puede ser una existencia muy solitaria.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad