Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Procrastinación

5 señales de que estás tratando con una persona pasivo-agresiva

Debido a que el comportamiento pasivo agresivo es implícito o indirecto, puede ser difícil de detectar. Estas son algunas maneras en las que se comporta una persona pasivo agresiva.

Patramansky Oleg/Shuterstock
Fuente: Patramansky Oleg/Shuterstock

La mayoría de nosotros somos buenos en descubrir a la gene agresiva. Mientras que no se siente bien cuando alguien nos critica, insulta o hace menos, al menos sabemos por qué nos sentimos mal. Pero, a veces, la gente a nuestro alrededor, incluyendo nuestra familia cercana, amigos y colegas nos hacen sentir incómodos pero no podemos decir exactamente por qué. Por ejemplo, puede que un colega no nos salude en el pasillo por tercera vez en la semana, nos queremos convencer de que probablemente fue una distracción, pero de alguna manera sentimos que algo no anda bien.

Si esto ocurre con frecuencia con una o más personas, puede que se trate de comportamientos pasivo-agresivos, lo que es mucho más difícil de detectar que un comportamiento abiertamente agresivo. La pasividad agresiva, como lo indica el nombre, es una tendencia a realizar expresiones indirectas de hostilidad a través de acciones como insultos sutiles, comportamiento resentido, necedad, o fallar a propósito en las tareas requeridas.

Debido a que el comportamiento pasivo agresivo es implícito o indirecto, puede ser difícil de detectar, incluso cuando estamos sintiendo las consecuencias psicológicas. Para ayudarnos a identificar este tipo de comportamiento tenemos cinco instancias de ello más adelante. Estas no son todas las maneras en las que una persona puede ser pasivo agresiva, pero son las más comunes.

(A pesar de que el comportamiento pasivo agresivo puede ocurrir en todos los aspectos de la vida y puede cometerse por personas de cualquier género, por simplicidad, aquí describo el caso de un colega pasivo agresivo de género masculino.)

1. La ley del hielo

En su forma estándar, la ley del hielo consiste en ignorar completamente a otra persona, rehusarse a contestar cualquier pregunta de la persona y tal vez incluso rehusarse a reconocer su presencia. Este tipo de ley del hielo no es especialmente pasivo agresivo, ya que es muy explícita. Pero hay maneras más sutiles en las que una persona puede sujetarnos a la ley del hielo. Por ejemplo, podría "accidentalmente" fallar en reconocer que estamos en el pasillo del trabajo. Solo que pasa de manera aleatoria así que tenemos problemas en reconocer si es deliberado o accidental. Incluso puede pasar lo mismo durante reuniones o durante otras interacciones. El colega podría ignorar nuestros comentarios a propósito, pero hacerlo de manera inconsistente, así que no podemos saber realmente si es deliberado o no.

2. Insultos sutiles

La mayoría de nosotros reconocemos cuando se nos insulta abiertamente. Pero los insultos sutiles pueden ser más difíciles de reconocer como tales. Un colega podría fingir que nos da un cumplido, pero cuando pensamos al respecto, nos damos cuenta de que fue un insulto velado. Por ejemplo, entregamos un reporte a nuestro jefe, lo lee u nos dice que hicimos un buen trabajo (un cumplido) pero luego agrega que el reporte fue "casi tan bueno como el de Jaime" (un insulto sutil).

Un insulto sutil también también puede consistir en referencias semi ocultas a nuestros puntos más débiles. Digamos que un colega tiene un título de Princeton y nosotros recibimos el nuestro de una universidad menos reconocida. Si el colega frecuentemente hace referencias sobre dónde obtuvimos nuestro título, e implica que no es una buena escuela, probablemente es un insulto sutil.

3. Comportamiento taciturno

Es incómodo estar alrededor de gente que están sutilmente enojados, taciturnos, apagados, amargados o de mal humor. Es casi tan malo como estar alrededor de gente que se comporta de esta manera tan explícita. Por ejemplo, una persona podría elegir responder a un comentario, pregunta o nota inocente, si es que decide dignarse a responder, de una manera ligeramente negativa. Una persona taciturno no sonríe, ni siquiera cuando un colega cuenta un chiste y el resto de la oficina se está riendo en fuerte. La gente que presenta un comportamiento taciturno suele quejarse ligeramente de todo a su alrededor, haciendo que todos en la oficina se sientan incómodos o tristes sin saber exactamente por qué se sienten así.

4. Terquedad

Ser terco puede ser un rasgo de personalidad benéfico en algunas situaciones, especialmente cuando tomamos una postura o defendemos un punto. Pero a veces, la terquedad es solamente una manera de castigar a alguien. La persona indirectamente terca típicamente defenderá su posición o punto de vista de manera rigurosa y tendrá buenos argumentos, así que no podemos simplemente descartar lo que está diciendo sobre la base de una falta de razonamiento. Al mismo tiempo, está claro que defiende su posición solamente porque sabe que nos molestará a nosotros o a los demás, que están obligados a escucharlos.

5. No terminar las tareas requeridas.

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con niños necios. Cuando los niños llegan a cierta edad, los terribles dos, la adolescencia, o en algún otro momento de la niñez o adolescencia, empiezan a rehusarse a hacer lo que se les dice. Pero los niños son niños. Es más difícil comprender cuando un adulto se comporta de esta manera. Puede haber un colega que casi siempre encuentra una manera de evitar las tareas que necesita completar. Le dejan la responsabilidad completa a los demás o se hacen responsables por una tarea y al final no la terminan a tiempo. Si es el resultado de estrés relacionado con trabajo, problemas en casa o una personalidad de procrastinación, entonces podría no ser un caso de comportamiento pasivo-agresivo. Pero si es frecuente y no se le puede atribuir claramente a factores externos independientes, podría ser deliberado y contar como comportamiento pasivo agresivo.

Lidiar con la agresión pasiva

Me he enfocado en colegas que son pasivo agresivos, pero el mismo comportamiento también puede verse en relaciones y amistades. Puede ser causado por envidias, celos o un desorden de personalidad subyacente, o un medicamento que produce comportamiento pasivo-agresivo como efecto secundario, la dosis equivocada de un medicamento anti psicótico puede tener este resultado.

¿Cuál es la mejor manera de lidiar con alguien pasivo agresivo? Típicamente no ayuda decirles, de cierta forma, ya saben lo que están haciendo, y podrían escalar su mal comportamiento para vengarse de nosotros por haberlo mencionado.

El enfoque más efectivo es ignorar el comportamiento y hacer como que no lo notamos. Si no parece afectarnos, no es tan divertido para ellos, y podrían detener el comportamiento por la falta de reacción.

Si ignorar el comportamiento pasivo-agresivo no es factible, tal vez porque nos afecta demasiado psicológicamente, lo mejor que podemos hacer es mantener tanta distancia de la persona como sea posible.

Si el agresor es un colega que trabaja muy de cerca con nosotros, podemos pedir que nos transfieran a un espacio más alejado para no tener que estar alrededor de la persona todo el tiempo. Eso podría encargarse del problema. Si no nos mueven, entonces podemos hacer todo lo posible por tener solo interacciones mínimas con el individuo. Cada interacción deberá de ser profesional y al grano, lo cual evitará que el agresor escale las cosas.

A version of this article originally appeared in English.