Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

5 pasos para lidiar con alguien pasivo agresivo sin enloquecer en el intento

nd3000/Shutterstock
Fuente: nd3000/Shutterstock

La mayoría de nosotros tenemos al menos una persona pasivo agresiva en nuestras vidas. Tal vez es una madre que analiza y critica todo lo que hacemos o un colaborador que usa el sarcasmo para interrumpirnos o un jefe que no puede delegar y se la pasa dándonos indirectas en lugar de hablar con nosotros sobre nuestro desempeño.Solo estar con una persona pasivo agresiva puede dañar nuestra salud mental. ​

¿Cómo puedes lidiar con una persona pasivo agresiva?

Hay algunas cosas que debemos saber sobre la pasión agresiva. Primero, es una forma de enojo. Tu madre, colaborador o jefe pasivo agresivos son personas profundamente enojadas. Están tan enojadas como una persona que grita o avienta cosas, pero tienen una manera distinta de demostrarlo. Las personas pasivo agresivas suelen sentir terror a las confrontaciones, así que ocultan su enojo con sonrisas. Algunos pueden no estar lo suficientemente autoconscientes como para notar que están enojados, pero su enojo, amargura o frustración yace debajo de la superficie.

Como terapeuta familiar y conyugal, trato a muchas personas con problemas de enojo pasivo agresivo. A veces veo también a sus parejas. Son esos individuos, los que tienen que lidiar con una persona pasivo agresiva todos los días, quienes suelen necesitar más ayuda, ya que, por un lado, la agresión pasiva los lastima y por el otro, porque probablemente están permitiendo el comportamiento.

Hacen falta dos personas para respaldar una relación pasivo agresiva. Para detener el ciclo, puedes intentar estos cinco pasos:

1. Hacerlo responsable.

Cuando no responsabilizamos a una persona pasivo agresiva por sus acciones, de manera no intencional perpetuamos su comportamiento. Si tienes la necesidad de satisfacer a los demás, esto es especialmente devastador: quieres que todo el mundo esté feliz y no te gustan los conflictos o confrontaciones, así que absorbes todo tipo de abusos emocionales sutiles. Deja de culparte o inventarles pretextos a los demás; no eres responsable por la manera dañina en la que la persona pasivo agresiva muestra su enojo.

2. Dejar de disculparte.

Si no hiciste nada malo, no te disculpes. Especialmente, no te disculpes si se niegan a ser directos y decirte lo que sienten que hiciste mal. Si tu jefe te dice, “¿otra vez te vas temprano?” cada que te vas a casa justo a tu hora de salida, pero nunca te dice que quiere que te quedes hasta más tarde, no te disculpes ni excuses. Habla directamente y pregunta si hace falta que te quedes hasta tarde, pero también podría ser que ese jefe quiera hacerte sentir culpable porque lo hace sentir más en control.

3. Poner primero tus necesidades.

Forzar a otras personas a poner sus necesidades primero es una habilidad que tienen muchas personas pasivo agresivas. Prefieren comer más tarde, así que la hora de la comida debe ser después de las 6 de la tarde. Solo les gusta la ginebra con agua quina, así que siempre debe haber agua quina en el refrigerador, a pesar de que nadie más la bebe. No cedas a sus exigencias: si les gusta comer tarde, pero tienen hijos que deben acostarse temprano, no tienen que comer a esa hora. Puede que suene duro, pero el comportamiento pasivo agresivo suele tratarse más de ejercer control que de preferencias genuinas. Necesitas marcar una línea o arriesgarte a que te pasen por encima.

4. No entrar en el juego.

Mientras que se sienten aterrados de su propia ira, las personas pasivo agresivas suelen estar bien con provocarla en alguien más. La manera equivocada de manejar esto es explotar en su contra o responder con agresión pasiva propia. Si lo haces, ganan. Puede ser difícil manejar tus emociones cuando lidias con alguien que te molesta tanto. Hasta donde te sea posible, limita la cantidad de tiempo que pasas alrededor de esta persona. Cuando estén juntos, si sientes que te estás enojando, respira lento y profundo para calmarte y alejarte momentáneamente de la situación.

5. Enfrentar el problema.

Eventualmente, podrías tener que confrontar a la persona pasivo agresiva por su comportamiento. Esta conversación necesitará preparación. No la inicies la próxima vez que te haga enojar; la meta es tu salud y felicidad, no ganar puntos. Por eso no deberías empezar con acusaciones sobre su agresión pasiva. Lo son, pero no va a responder bien a escucharlo de ti. En lugar de eso, explica específicamente qué de lo que hace te molesta. Dile cómo te hace sentir y explica claramente las consecuencias si no se detiene. Si le explicas lo que te molesta, lo sigue haciendo y se lo permites, su comportamiento solo empeorará..

Lo mejor que puedes hacer al lidiar con la agresión pasiva es no permitir que te afecte.

Cada vez que alguien usa la agresión pasiva para intentar molestarte, recuerda que debajo de su enojo yace una infelicidad profunda. Mientras más feliz te sientas con tu vida, más fácil será ver a esa persona como lo que es: alguien triste. La próxima vez que tu colaborador haga un comentario grosero sobre lo que vistes, transforma tu enojo en sentimientos de lástima y elévate.

A version of this article originally appeared in English.