Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

5 Cualidades esenciales de una pareja romántica

Dean Drobot/Shutterstock
Source: Dean Drobot/Shutterstock

La mayoría de nosotros tenemos una larga lista de atributos que describen a nuestra pareja perfecta, desde rasgos generales: inteligente, amable, divertido, aventurero, comprensivo, a habilidades e intereses específicos: buen cocinero, que ame el béisbol, políticamente activo, que le guste viajar. Pero nos damos cuenta de que no podemos encontrar todo en una sola persona; tenemos que hacer algunos sacrificios.

Entonces, ¿cuáles son las cosas más importantes a priorizar si quieres tener una relación feliz y exitosa? Décadas de investigación sobre la satisfacción en las relaciones y su longevidad apunta a varias cualidades clave que puedes ser capaz de detectar desde el principio:

1. Amabilidad, lealtad y comprensión (no la apariencia, estatus y emoción).

Cuando se les pide a las personas que listen las cualidades más importantes en una pareja potencial, la amabilidad, el atractivo físico, una personalidad emocionante, y el potencial de ingresos / ganancias tienden a encabezar la lista. 1 Pero una vez que estás realmente involucrado en una relación, algunos de estos rasgos se vuelven más importantes que otros. La investigación que describí en detalle en un post anterior ha encontrado que aquellos cuyas parejas cumplen con sus ideales en términos de calidez y lealtad están más satisfechos con sus relaciones. Tener un compañero que cumpla con los ideales en términos de atractivo físico, emoción, estatus y riqueza, por otro lado, está mucho menos correlacionado con la satisfacción general. Esta investigación también encontró que tener una pareja que se quedó corta en el atractivo, estatus y la emoción no afectó a la satisfacción si esa pareja también era muy cálida, amable y leal. En otras palabras, esos rasgos más "superficiales" no eran importantes en absoluto para aquellos cuyas parejas eran amables, comprensivas y leales.

2. Similitud.

Debes buscar a alguien que sea similar a ti. Un gran cuerpo de investigación muestra que nos atraen las personas que son similares a nosotros, especialmente aquellos que comparten nuestras actitudes y valores. Y, de hecho, las parejas similares son más felices. La investigación ha demostrado que las parejas que comparten gustos, intereses y expectativas tienden a encontrar menos conflictos. 3,4 Cuando les gustan los mismos tipos de comida, películas o pasatiempos, y tienen las mismas actitudes hacia el equilibrio entre el trabajo y el ocio, la crianza de los hijos y las obligaciones sociales, hay menos por lo que pelear. También hay evidencia de que los cónyuges que comienzan más similares en términos de logro educativo, edad y número deseado de hijos tienen menos probabilidades de divorciarse. 5

Adicionalmente, la búsqueda de un compañero que sea similar a ti a veces puede hacer que busques rasgos que son más idiosincráticos, mejorando tus posibilidades de encontrar a alguien que tiene esas cualidades. Casi todo el mundo quiere una pareja que sea amable y guapa, así que las personas amables y guapas van a tener alta demanda en el mercado de las citas. Pero si realmente quieres a alguien que comparta tu pasión por el baile de salón o tu obsesión con Buffy la cazavampiros , es probable que la competencia sea menos intensa.

3. Escrupulosidad.

La escrupulosidad se trata de ser confiable, práctico, seguir las reglas y ser organizado. Esto puede no sonar como el conjunto más sexy de rasgos, pero es un buen paquete para una pareja a largo plazo. Las personas que son escrupulosas tienden a traer ese rasgo en sus relaciones y son más confiables y se puede contar con ellas. 6 Las personas que son menos escrupulosas son más difíciles de tratar en una relación: cancelan los planes, no cumplen con sus obligaciones en la casa, actúan de forma descuidada y cumplen con sus promesas. Ese chico impopular en la escuela secundaria que siempre hacía la tarea y seguía todas las reglas podría ser un cónyuge más digno de confianza y fiable en el futuro.

4. Estabilidad emocional.

El rasgo de personalidad que afecta más a nuestras relaciones es la estabilidad emocional . 7 Los que carecen de ella tienden a tener mal humor, son especiales, ansiosos y más rápidos para llegar a la ira; todos los rasgos que hacen que sea más difícil vivir con alguien. Aquellos con alto grado de neuroticismo (lo opuesto a la estabilidad emocional) tienen muchas más probabilidades de tener interacciones negativas y argumentativas con otros, incluidas sus parejas. 8,9 También tienden a ser más celosos y menos indulgentes. 10,11 No es sorprendente, entonces, que los individuos con alto neuroticismo tengan más probabilidades de terminar divorciados. 12 En las primeras etapas de las citas, cuidado con alguien que parece excesivamente sensible o ansioso: podría ser una señal de que una relación con esa persona será difícil.

5. La creencia de que las relaciones requieren trabajo.

Cuando estás empezando una relación, es difícil anticipar cómo van a cambiar las cosas después de meses o años juntos, y cómo una pareja va a hacer frente a los baches inevitables en el camino. Pero puedes tener una idea de lo duro que trabajará para mantener una relación feliz y resolver conflictos. ¿Cómo? Es necesario entender su filosofía general acerca de las relaciones.

Los investigadores han identificado dos conjuntos principales de creencias sobre las relaciones: creencias en el crecimiento y creencias en el destino . 13 Aquellos con creencias en el destino piensan que las relaciones están "destinadas a ser" o no. Ellos creen que una vez que dos almas gemelas se unen, todo será perfecto, cuando una relación está destinada a ser, todo va a funcionar. Pero si hay problemas, eso es sólo una señal de que estás con la persona equivocada. En contraste, aquellos con creencias de crecimiento piensan que las relaciones requieren un trabajo duro y que una relación fuerte es algo que se desarrolla con el tiempo. Ellos creen que todas las relaciones inevitablemente encuentran problemas y que tener una relación más fuerte significa trabajar duro para hacer frente a las dificultades que surgen.

Estas diferentes actitudes hacia las relaciones tienen importantes implicaciones sobre cómo las personas hacen frente a las dificultades de relación. Cuando las personas con creencias en el destino enfrentan un problema, asumen que es una señal de que su relación está condenada. Por lo que tienden a evitar conflictos y enojarse si tienen que reconocer las fallas de su pareja porque eso significaría que la relación no está destinada a ser. Y cuando las cosas se ponen difíciles, se dan por vencidos en lugar de trabajar para reparar el daño. Por el contrario, aquellos con creencias en el crecimiento están más abiertos a discutir los problemas y responden positivamente a los desafíos en la relación trabajando para resolverlos.

Estas son solo algunas cualidades que puedes buscar al principio de una relación. Esta no es una lista exhaustiva; hay otras cualidades también asociadas con el éxito de la relación. Y muchos factores importantes no aparecerán hasta más adelante en tu relación, como la forma en que lidian con los conflictos, o si se llevan bien con tu familia. ¿Tu relación está condenada si tu pareja no tiene todas estas cualidades? Ciertamente no: ¡ese tipo de pensamiento es una creencia en el destino! Pero todos estos factores han demostrado estar asociados con tener relaciones más felices. Y son cosas que se pueden averiguar con bastante rapidez a medida que se llega a conocer una nueva pareja. Así que tenlos en cuenta la próxima vez que consideres entrar en una nueva relación.

Soy profesor asociado de psicología en Albright College. Sígueme en Twitter para actualizaciones sobre la psicología social, relaciones y el comportamiento en línea.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad