Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sexo

4 Revelaciones sobre las mujeres y el porno

Goodluz/Shutterstock
Fuente: Goodluz/Shutterstock

Cuando se trata de pornografía, muchos de nosotros tendemos a sostener un sesgo por género.

Esto es, cuando pensamos en los actores de porno, tendemos a creer que probablemente serán mujeres. Y cuando hablamos de consumidores de porno (ya sea de manera casual o compulsiva), con mayor frecuencia pensamos en hombres.

Mientras que la investigación usualmente apoya la idea de que los hombre reportan ver más porno que las mujeres, sigue siendo común que las mujeres reporten ver porno (y con mucha probabilidad, los números tienden a estar sesgados debido a estándares sociales cada vez más obsoletos, lo que causa que algunas mujeres se sientan incómodas revelando que ellas también consumen pornografía).

Y debido a la falta de diálogo social e investigación empírica, simplemente no hemos podido aprender mucho sobre las experiencias de las mujeres al ver porno. Hasta ahora.

En un nuevo estudio publicado en el Diario de Investigación Sexual en Estados Unidos, un grupo de investigadores proveyó un panorama general amplio sobre todas las investigaciones cualitativas con respecto a las experiencias de las mujeres viendo porno entre 1999 y 2016. Después de llevar a cabo un análisis temático de 22 artículos (basados en 21 estudios) provenientes de nueve países, los autores hicieron varias observaciones.

Estos son los puntos más destacables:

Las mujeres como audiencia empática del porno

En más de un estudio, los autores concluyeron que las mujeres se enfocaban en más que solo los actos sexuales físicos que veían en sus pantallas. En su lugar, los autores encontraron que había varios ejemplos de mujeres que empatizaban con los actores.

Esto quiere decir que las mujeres tendían a hacer comentarios sobre las expresiones faciales y posibles sentimientos de los actores durante varias actividades sexuales. Por ejemplo, tal vez notaban si un actor estaba experimentando placer sexual genuino al compararlos con actividades sexuales que se veían menos disfrutables o incluso desagradables para los actores.

Las percepciones de las mujeres sobre el placer de los actores tuvieron implicaciones en su propia excitación. Cuando las mujeres percibían la actividad sexual como "irreal" o poco "genuina", también reportaron sentir menos placer y gozo sexual.

La internalización del porno

Dado que el porno expone a la audiencia a cuerpos desnudos (que la mayoría de nosotros no solemos ver en nuestras vidas diarias), probablemente no resulte sorpresivo que las mujeres en los estudios reportaron evaluar los cuerpos de los actores y reflexionar sobre cómo se sentían con respecto a sus propios cuerpos. Sin embargo, las maneras en las que las mujeres comparaban sus cuerpos varió considerablemente.

Algunas mujeres describieron sentirse menos seguras sobre sus propios cuerpos después de ver pornografía, considerando que sus cuerpos no estaban a la altura del físico de algunas de las estrellas porno (en cuanto a tamaño de los senos, cuidado del vello púbico o edad). Sin embargo, en contraste, algunas mujeres dijeron que ver los cuerpos desnudos de los actores porno les ayudó a sentirse más cómodas acerca de sus cuerpos al ver algunas similitudes entre ellas y las actrices, algunas incluso reportaron sentirse mejor respecto a sus cuerpos después de ver porno.

Uso del porno en relaciones

A través de varios estudios, las mujeres reportaron niveles variables de comodidad y preferencias en cuanto a la forma de incorporar la pornografía en su relación. Algunas mujeres indicaron que para ella era excitante ver porno con sus parejas y que les ayudaba a obtener inspiración e ideas para llevar a cabo diferentes tipos de actividades sexuales. Sin embargo, otras mujeres describieron sentirse amenazadas por el uso de pornografía por parte de sus parejas, indicando que no les gustaba que su pareja experimentara excitación por alguien más.

Finalmente, algunas mujeres reportaron sentir que el porno era algo que su pareja tenía el "derecho" de ver y estaban de acuerdo con los comportamientos de consumo de sus parejas, siempre y cuando se hiciera en privado.

Disonancia cognitiva

Finalmente, los autores notaron que cierta cantidad de mujeres experimentaron disonancia cognitiva cuando se trataba de ver porno. Esto quiere decir que cierta cantidad de mujeres reportaron tener una perspectiva del porno que no necesariamente se alineaba con sus comportamientos.

En cuanto a excitación, algunas mujeres reportaron que ver porno era sexualmente excitante, pero también consideraron que su gozo del porno era socialmente inapropiado (creyendo en cierto nivel que las mujeres no deberían ver porno). En ese sentido, algunas mujeres se sentían en conflicto con lo que disfrutaban y lo que sentían que era socialmente aceptable que disfrutaran las mujeres.

Adicionalmente, algunas mujeres reportaron tener percepciones negativas sobre el porno o sobre los actores que aparecen en el porno (particularmente preocupaciones sobre explotación), aún así, reportaron haber usado y visto porno para su propia estimulación sexual. En este sentido, algunas mujeres experimentaron dificultades en términos de reconciliar cómo se sentía ver porno (es decir, estimulante, provocador, sexualmente excitante, etc.) con ciertas creencias morales y cognitivas sobre el porno (si es "ético" o apropiado).

Qué nos llevamos de todo esto

Aunque sería fácil argumentar que la mayoría del porno convencional aún se hace para hombres heterosexuales, es común y natural que las mujeres vean y disfruten del porno.

Las limitadas investigaciones sobre las experiencias de las mujeres al ver porno, particularmente en comparación con la abundancia de investigaciones sobre las experiencias masculinas, nos deja con más conjeturas y suposiciones sobre cómo se sienten las mujeres, que con investigación empírica.

Sin embargo, estos hallazgos nos ofrecen algunas revelaciones iniciales acerca de las experiencias de las mujeres y podrían ser un paso útil para normalizarlas y promover un discurso más sano y abierto sobre el uso de pornografía entre mujeres.

A version of this article originally appeared in English.