Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Estrés

3 maneras de incrementar tu inteligencia emocional

Si pudiera pedirles que todos los que están estresados levantaran la mano, estoy bastante seguro que una mayoría de quienes están leyendo esta publicación indicarían que efectivamente están estresados. Esto está basado en los sorprendentes resultados de múltiples encuestas sobre el estrés laboral. Y este estrés puede llevar a un desempeño reducido en casa y en el trabajo.

Así que, ¿qué pasos debemos tomar para reducir el estrés? Hay algunas maneras bien conocidas para reducir el estrés, como hacer ejercicio o utilizar técnicas de gestión del tiempo que están basadas, sin duda, en excelentes mecanismos de afrontamiento. Sin embargo, para planear e implementar esas técnicas se necesita tiempo, lo que puede retrasar la reducción del estrés. Por otro lado, nuestra inteligencia emocional puede incrementarse casi inmediatamente y puede ser una herramienta muy efectiva para reducir el estrés.

En su nivel más básico, la inteligencia emocional se refiere a nuestra capacidad de a) identificar nuestros sentimientos, b) identificar los sentimientos de los demás y, c) reaccionar de acuerdo con ello. Y ¿por qué debería de importarnos nuestra inteligencia emocional? Hablando de estrés, las investigaciones sugieren que una inteligencia emocional más alta lleva a niveles de estrés más bajos.

Adicionalmente, hay una gran cantidad de investigaciones que indican que la inteligencia emocional es un factor crítico para el éxito en el trabajo y en casa. Por ejemplo, los empleados con mucha inteligencia emocional están más satisfechos con sus trabajos que sus contrapartes con baja inteligencia emocional. Esto también se traduce en un mejor desempeño en el trabajo: los trabajadores con una alta inteligencia emocional tienen un desempeño mucho mejor que aquellos que tienen un bajo control de sus emociones. Algunos estudios incluso muestran una alta correlaciòn entre la inteligencia emocional y cuánto dinero se gana.

Image by Pexels from Pixabay
Imagen de Pexels from Pixabay
Fuente: Imagen de Pexels from Pixabay

Estas son tres maneras en las que podemos trabajar inmediatamente en construir nuestra inteligencia emocional y empezar a reducir nuestro estrés.

1. Practicar la alfabetización emocional

La alfabetización emocional nos ayuda a dirigir el enfoque de nuestros sentimientos y emociones hacia el lugar correcto. Podemos practicar ser emocionalmente letrados al expresar nuestros pensamientos en oraciones de tres palabras (tal vez lo mejor es hacerlo internamente, no en voz alta). Por ejemplo, si un colaborador o familiar está tardando demasiado en completar una tarea que le pediste, entonces podrías sentir la tentación de pensar (o incluso de decirle a la persona) “¡esto es ridículo!” Sin embargo, esta emoción probablemente te haga menos eficiente durante la interacción. Peor aún, si se verbaliza una oración basada en el “tú” tiene probabilidades de poner a la otra persona a la defensiva. Por otro lado, si rediriges este pensamiento hacia ti “me siento impaciente”, entonces tienes estás llegando a la raíz de la emoción y serás más capaz de regular esa emoción.

Puedes intentar estos consejos para mejorar tu alfabetización emocional:

  • Expresa tus sentimientos en una oración de tres palabras.
  • Usa “yo” en lugar de “tú” (esto te permite apropiarte del sentimiento en lugar de adjudicárselo a la otra persona).
  • Usa palabras de sentimientos en tu oración de tres palabras (por ejemplo, siento...cansancio, agotamiento, frustración, etc…).
  • Recuerda que los pensamientos determinan la emoción.

2. Desarrollar empatía

Tener empatía significa que reconocemos y entendemos cómo se sienten los demás. Mostrar empatía es importante porque cuando nuestros colaboradores y familiares perciben que somos empáticos, empiezan a creer que los estamos tratando con justicia y respeto. Cuando se trata de interacciones tanto con colaboradores como con familiares, puedes dar estos pasos para desarrollar empatía:

  • Escuchar a otros (y resistir el impulso de interrumpir).
  • No ofrecer consejos de inmediato (a veces escuchar es suficiente).
  • Tomar en cuenta los puntos de vista de otros (el viejo refrán de ponerte en los zapatos del otro).

3. Desarrollar control emocional

Mientras que la alfabetización emocional y la empatía son específicos, desarrollar control emocional es un poco más amplio. En general, el control emocional significa llevar a cabo acciones en esas situaciones en las que tenemos control. Por ejemplo, si un colaborador es grosero contigo durante una interacción, no puedes controlar su comportamiento. Sin embargo, puedes controlar tu comportamiento. Un elemento sobre el que tienes control es tu respiración, así es, tu respiración. Intenta respirar profundamente para calmar tus respuestas emocionales. Hay mecanismos tanto psicológicos como fisiológicos que se activan cuando respiras profundamente y estos nos permiten reducir el estrés en ese momento y mantienen un mejor control sobre nuestras emociones.

También podrías intentar un pensamiento avanzado al enfrentarte a la persona estresante. El pensamiento avanzado es una técnica en la que simplemente te preguntas “¿qué tan importante será esto mañana o la próxima semana?” Sí, el colaborador fue grosero contigo. Pero, ¿su comportamiento grosero requiere una respuesta igual de grosera? Probablemente no. Una respuesta grosera de tu parte solo lastimará tu propia reputación. Desarrollar control emocional ayudará a reducir el impacto de una situación como esta.

Para desarrollar más control emocional, intenta estos consejos:

  • Respirar profundamente por unos segundos.
  • Tomar un descanso (separarte de la situación si es posible).
  • Intentar el pensamiento avanzado (¿qué tan importante será esto mañana?).

Desarrollar inteligencia emocional toma tiempo y práctica. Y simplemente practicar los tres consejos anteriores no nos hará expertos en inteligencia emocional de un día para otro. Sin embargo, podemos implementar estas sugerencias ahora y empezar a ver los resultados positivos inmediatamente.

Imagen de LinkedIn: WAYHOME Studio/Shutterstock. Imagen de Facebook: GaudiLab/Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.