Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Donna Jackson Nakazawa

15 Formas de sacar algo o a alguien de tu mente

7. No pierdas tiempo tratando de entender a alguien

Photographee.eu/Shutterstock

Fuente: Photographee.eu/Shutterstock

¿Alguna vez has sentido que simplemente no puedes dejar de pensar en alguien, lo que hizo o dijo, y lo desconcertado o lastimado que te hicieron sentir sus acciones? Cuando alguien nos lastima, a nuestros hijos o a alguien que amamos; chismea a nuestras espaldas, o simplemente actúa de maneras que nos confunden, podemos enfocarnos en ello durante horas o días. Mientras estamos lavando los platos, conduciendo o paseando a los perros, y no podemos dejar de pensar en cómo las cosas que la persona dijo fueron poco amables, falsas y sesgadas; su imagen y sus palabras continúan apareciendo en tu mente. Cinco horas, cinco días, cinco semanas después, ahí están: vemos el rostro de la persona frente a nosotros, incluso si no la hemos visto en persona durante este tiempo.

(Para ser claros, no estoy abordando cómo lidiamos con el trauma o el abuso, situaciones que requieren ayuda e intervención profesionales. Estoy hablando de las interacciones cotidianas que tenemos con otros que nos dejan pulverizados mentalmente.)

¿Cómo podemos dejar de sentirnos atrapados intentando conocer los pensamientos de otras personas? ¿Cómo podemos dejar de pensar en una persona o situación, lo que deberíamos haber hecho o podríamos haber hecho de manera diferente, cuando los mismos pensamientos se siguen apareciendo y reproduciendo en nuestras mentes una y otra vez?

O tal vez, para ti, no se trata de una persona. Tal vez se trata de lo que obtuviste o no obtuviste, lo que necesitas pero no tienes, o lo que no está bien en tu vida. Generalmente, hay una persona involucrada que identificas como la culpable de lo que está mal.

Pero todo esto es un pensamiento cíclico tóxico, y la mayoría de nosotros sabemos que es emocional y físicamente dañino para nosotros. Los estudios demuestran que una mente rumiante es una mente infeliz y poco sana. Cuando nuestra mente está infelizmente llena con altercados, resentimientos o pérdidas, detonamos químicos inflamatorios que son dañinos provocados por el estrés y hormonas vinculadas a casi todas las enfermedades que podemos nombrar. Los científicos son cada vez más capaces de identificar cómo la mente rumiante juega un papel en la depresión, el cáncer, las enfermedades cardíacas y las enfermedades autoinmunes. Los químicos del estrés en los que nos sumimos son mucho peores para nosotros que lo que los trajo a nuestra mente en primer lugar.

Además, el pensamiento tóxico no se siente bien. Es como quedar atrapado en un juego centrífugo y giratorio en la feria que fue divertido durante las primeras vueltas, pero ahora te hace sentir mal.

Quieres bajarte. Pero no puedes.

Trabajamos tanto para eliminar la toxicidad de nuestras vidas: compramos alimentos orgánicos, evitamos los que son poco saludables, eliminamos los productos químicos de nuestra casa, comemos vegetales y limpiamos con productos ecológicos. Pero ponemos poco esfuerzo dirigido a tratar de ser ecológicos en nuestras mentes. Entonces, ¿cuál es la solución ecológica para el pensamiento tóxico?

Al investigar de esto, he desarrollado algunas reflexiones sobre cómo dejar de hacer girar historias, rumiar, preocuparse, y obsesionarse con pensamientos acerca de alguien o algo.

Estas 15 ideas pequeñas pero poderosas funcionan para mí. Muchas se basan en enseñanzas de líderes en psicología de la atención plena. Elige las que más resuenan contigo.

  1. “Menos palabras, más acciones.” Este es mi lema personal. Decir menos y dejar pasar más tiempo cuando estamos lidiando con una persona difícil y reactiva casi siempre es un movimiento inteligente. Nos permite tranquilizarnos, dejar que las cosas se resbalen y tomar un mejor camino. Con el tiempo, lo que nos molesta a menudo simplemente se resbala.

  2. "Esperemos y veamos qué sucede después.” A veces sentimos la necesidad de responder y reaccionar a personas o situaciones difíciles de inmediato, por lo que estudiamos qué decir o hacer a continuación. La psicóloga budista Sylvia Boorstein sugiere que, en cambio, simplemente nos demos permiso de esperar y ver qué sucede después.

  3. Alejarse del juego de la culpa. Separar los eventos pasados y tratar de asignar la culpa (incluida la culpa a ti mismo) rara vez es productivo. Las cosas malas y los malentendidos a menudo "suceden" a través de una serie de eventos, como un efecto dominó. Nadie tiene completamente la culpa del resultado final. Sylvia Boorstein tiene un dicho que ayuda a recordarnos esta verdad: "Primero esto sucedió, luego sucedió esto, luego esto. Y así es como sucedió lo que sucedió.”

  4. "Trata de no descifrar los estados de ánimo de otras personas.” Una frase de Sylvia Boorstein que casi lo dice todo.

  5. "Resuelve primero el problema mayor.” El profesor de meditación budista Norman Fischer sugiere que sin importar lo que haya pasado, el mayor problema que enfrentamos es nuestra propia ira. Nuestra ira crea una nube de emoción que nos impide responder de una manera convincente y productiva. En ese sentido, nuestra ira realmente es nuestro mayor problema. Lidia contigo mismo: medita, haz ejercicio, da un largo paseo, di menos cosas y dale más tiempo, o lo que sea necesario, antes de lidiar con otra persona.

  6. “Cuando estás enojado, se arruga la mente.” Esta enseñanza de Sylvia Boorstein sigue la misma línea. No se puede pensar con claridad o ser creativo o reflexivo acerca de la mejor manera de manejar cualquier situación cuando estás enojado. "La ira arruga la mente", dice ella. Si quieres pensar claramente, "no puedes estar enojado con nada.”

  7. "No trates de comprender a otros.” Esta es otra enseñanza de Norman Fischer. Pregúntate a ti mismo: si otros trataran de averiguar lo que estás pensando, o cuáles son tus motivaciones, ¿qué tan acertados crees que serían? Probablemente no tendrían ni idea de lo que realmente está pasando por tu mente. Entonces, ¿por qué tratar de descubrir lo que otros están pensando? Es muy probable que estés equivocado, lo que significa que todo lo que rumiaste fue una pérdida de tiempo colosal.

  8. Tus pensamientos no son hechos. No los trates como si lo fueran. No creas todo lo que piensas. Experimentamos nuestras emociones (ansiedad, tensión, miedo y estrés) en nuestros cuerpos. Nuestras emociones son físicas. A menudo tomamos esto como una señal de que nuestros pensamientos deben ser un hecho. ¿Cómo podríamos sentirnos tan mal si nuestros sentimientos no fueran ciertos? El tibetano budista Tsokyni Rinpoche enseña que cuando estamos emocionalmente secuestrados por la preocupación, el arrepentimiento, miedo, ansiedad, o la ira, debemos recordar que el estado emocional y físico que experimentamos es “real pero no verdadero.”

  9. ¿Cómo puedes crecer a partir de esto? La maestra y psicóloga Tara Brach sugiere que cuando estamos encerrados en la ira, ofendidos por algo dicho o hecho, haciendo juicios o despotricando por cómo fuimos tratados, aumentamos nuestro propio depósito de sufrimiento. Un evento + nuestra reacción = sufrimiento. Cuando somos capaces de estar presentes con nuestros sentimientos y preguntar por qué estamos experimentando una reacción tan fuerte y lo que nuestros sentimientos nos dicen sobre nosotros mismos, esa es una oportunidad de aprendizaje. Un evento + reflexión + presencia = crecimiento. Centra tus pensamientos en el crecimiento. Verde, no rojo.

  10. "Nunca saques a nadie de tu corazón, ni siquiera a ti.” Una enseñanza de Tara Brach que habla por sí misma.

  11. No eres un mago del tiempo. Cuando pensamos en eventos pasados, a menudo buscamos cómo podríamos haber hecho las cosas de manera diferente para evitar un altercado loco o un resultado lamentable. Pero lo que sucedió ayer está en el pasado tanto como lo que sucedió hace mil o más años. No podemos cambiar lo que sucedió en aquel entonces, y no podemos cambiar lo que sucedió hace una semana.

  12. Perdona, por tu bien. El psicólogo budista Jack Kornfield enseña: "No es necesario ser leal a tu sufrimiento.” Somos tan leales a nuestro sufrimiento, dice, “centrándonos en el trauma de ‘lo que me pasó." Sí, sucedió. Sí, fue horrible. ¿Pero es eso lo que te define?” El perdón no es algo que hacemos solo por la otra persona. Perdonamos para poder vivir libres del agudo sufrimiento que conlleva aferrarnos al pasado. Kornfield nos enseña, “Perdona por ti.”

  13. Ocupa un espacio mental diferente. La profesora y psicóloga de Reducción de Estrés Basada en la Atención Plena Trish Magyari enseña meditación acompañada de imágenes poderosas, y los estudios muestran que las imágenes nos ayudan a detener los pensamientos estresantes exacerbados. Aquí hay una imagen que funciona para mí cada vez: imagina que estás en el fondo de un océano azul profundo viendo todo nadar frente a ti. Mira pasar todos sus pensamientos. "Imagina que eres el mar profundo, tranquilo y azul.” Siempre me relajo cuando escucho esto.

  14. Envíales bondad amorosa. La curandera médica intuitiva Wanda Lasseter-Lundy sugiere que cuando no puedes dejar de pensar en alguien que te lastima o que te está volviendo loco, "imagínate enviándoles una hermosa bola de luz blanca. Colócalos en esa bola de luz. Rodéalos con él, sosteniendo esa luz blanca a tu alrededor, hasta que tu ira se desvanezca.” Inténtalo. Realmente funciona.

  15. Tómate un tiempo de 90 segundos. Para liberar tu mente, primero tienes que romper tu patrón de pensamiento. El neuropsiquiatra Dan Siegel dice, “después de 90 segundos, una emoción surgirá y se desvanecerá como una ola en la orilla.” Solo se necesitan 90 segundos para salir de un estado de ánimo, incluida la ira. Tómate 90 segundos, haz aproximadamente 15 respiraciones profundas, para no pensar en esa persona o situación. Has roto ese ciclo de pensamiento y el poder que tus pensamientos tenían sobre ti.

¿Verdad que se siente bien?

A version of this article originally appeared in English.

publicidad