Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

14 maneras menos dolorosas de terminar una relación

fizkes/Shutterstock
Fuente: fizkes/Shutterstock

A todo el mundo le duele cuando termina una relación. Obviamente, la pareja a la que cortaron experimenta un shock repentino y sensación de pérdida al final de la relación, pero la persona que acaba con la relación tampoco está libre de dolor. Hay muchos consejos en internet sobre cómo sobrevivir a un mal rompimiento, pero hay muy poca información sobre cómo acabar con una relación tan gentilmente como sea posible. Puede que sea imposible atravesar por un rompimiento sin lastimar a tu pareja, pero hay algunas elecciones claras que puedes hacer para mitigar este dolor.

Primero, al contemplar un rompimiento, uno necesita reconocer que un final efectivo de la relación no es lo único en riesgo. Si pasaste suficiente tiempo en compañía de la otra persona, si han compartido sentimientos e intimidad física o emocional, necesitarás consolidar memorias positivas de la relación conforme sigues adelante con tu vida. Querrás aceptar las razones por las que la relación no funcionó mientras mantienes la capacidad de recordarla con calidez. La persona con la que estás terminando merece lo mismo, y necesitará experimentar el rompimiento de una manera que no abrume sus buenos recuerdos. Tu meta al terminar con esa persona tan suavemente como sea posible es reconocer las partes de la relación que fueron buenas y validar esas experiencias: no sería justo ponerle una sombra a esos recuerdos terminando la relación de una manera dolorosa o simplemente desapareciendo. Así que, a pesar de que a todo el mundo le duele cuando muere una relación;tu intención al dar pasos para terminarla debería ser minimizar el daño causado por su final.

Al planear el rompimiento con alguien, pasarás por mucha angustia. Dependiendo de cuánto tiempo antes anticipes el rompimiento, probablemente experimentarás algún tipo de ansiedad o terror conforme planeas dar esos desagradables pasos. Tal vez no sientas el apoyo de amigos y familias al llevar a cabo el rompimiento: usualmente el que es dejado conserva todo el apoyo del grupo social mientras que se considera que la persona que acaba con la relación necesita menos apoyo. Puedes esperar sentirte culpable en el periodo que lleva al rompimiento y posteriormente. Es común encontrarte deseando que pudieras acabar con la relación sin causar dolor, incluso al saber que eso no es posible. Finalmente, probablemente atravesarás por tus propios y muy necesarios sentimientos de duelo al final de la relación y puede ser difícil procesar esta sensación de pérdida al mismo tiempo que te culpas.

Cuando todo ha pasado, cuando necesitas terminar, hay ciertos lineamientos a seguir para minimizar el dolor de ambos lados. Algunos pueden parecen dificultar todavía más la situación, pero, a fin de cuentas, si haces lo que se recomienda aquí y evitas lo que se desalienta, tu ex y tú podrán mirar atrás al rompimiento con dignidad, resolución y claridad.

Qué hacer

1. Terminar con la relación tan pronto como sepas que ya no puede continuar. Retrasar lo inevitable solamente hará que la relación empeore más.

2. Cortar en persona. Es esencial estar físicamente presente para demostrar que la relación fue importante para ti. Los rompimientos por mensaje de texto pueden ser comunes en estos días, pero duelen terriblemente y dejan mucha confusión a su paso.

3. Habla honestamente sobre tus sentimientos. Lastimarás más a tu pareja si no reconoces los verdaderos problemas involucrados. (Al mismo tiempo, también es importante reconocer cuando demasiada honestidad puede ser dolorosa).

4. Habla claro y sin dudas acerca de tus motivos para terminar la relación. Evita la imprecisión. Muéstrale a tu pareja el respeto inherente al cierre de la relación.

5. Responsabilízate por tu decisión. Reconoce que es lo que tú quieres, en lugar de culpar a las circunstancias o a tu pareja.

6. Escucha a la otra persona sin defenderte. Escucha a tu pareja. Responde cualquier pregunta que tenga tan honestamente como puedas.

7. Rompe limpiamente con la relación. Corta todo el contacto por un tiempo después del rompimiento para mostrar respeto hacia los sentimientos de tu pareja y para indicar que las cosas han cambiado permanentemente.

Qué no hacer

1. No lo hagas en público. Necesitarás ofrecerle a tu pareja la oportunidad de experimentar una reacción emocional honesta y la privacidad ayudará con eso. Lo más probable es que te pregunte sobre tus razones para romper y será más fácil para tu pareja hacer estas preguntas si el evento ocurre en un lugar seguro y al menos semiprivado.

2. No lo hagas en tu propia casa, si es posible, hazlo en casa de tu pareja. Cuando la conversación termine, querrás ser la persona que tome sus cosas y se vaya, será más fácil para tu pareja no tener que viajar hasta su casa mientras lidia con sus sentimientos.

3. No des falsas esperanzas. Si no tienes dudas de que es necesario terminar, es mejor no dejar la posibilidad abierta a un regreso.

4. No intentes degradar el romance a una amistad. Podría parecer como una manera de suavizar el golpe, pero en realidad causa incertidumbre y corre el riesgo de generar más sentimientos dolorosos. La meta es permitir que tu pareja mire hacia atrás en la relación como algo bueno, no cambiarla a algo menos definido.

5. No devalúes a la otra persona. Han sido importantes el uno para el otro, así que intenta mostrarle a tu pareja tu apreciación por sus cualidades positivas.

6. No intentes hacer sentir mejor a la otra persona, ni siquiera en el momento que terminan. No puedes ser parte del sistema de apoyo de tu ex al terminar la relación.

7. No tengan sexo de rompimiento. Solo confundirá las cosas para ambos.

Si puedes mirar hacia el inminente rompimiento desde el punto de vista de tu pareja, tal vez serás capaz de separarte del duelo, pérdida y preocupación que ya estás sintiendo para pensar qué deberías decir y qué no. Siguiendo estos lineamientos, tienes muchas probabilidades de darle un final claro y respetable a una relación de una manera que le permitirá a cada uno de ustedes, algún día, mirar hacia atrás con apreciación el tiempo que pasaron juntos.

A version of this article originally appeared in English.