Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Depresión

13 razones para vivir

A veces la depresión no nos deja ver la belleza de la vida.

© Can Stock Photo / ikophotos
Fuente: © Can Stock Photo / ikophotos

Por trece razones es una serie de Netflix basada en un libro de Jay Asher. Gira en torno a una niña de preparatoria que se suicida después de sentirse desalentada y herida por circunstancias traumáticas. La historia es ficticia, pero suicidio adolescente, lamentablemente, es una realidad que muchos enfrentan.

Hannah Baker, la protagonista de la serie, detalla por qué se va a quitar la vida y quién es "responsable" por su miseria. Nombra a 12 personas a las que culpa por su dolor, ya sea por bullying, por manejar acloholizados, por violación y por otros traumas. Finalmente, se quita su propia vida (representado de una manera que se ha criticado por ser demasiado descriptiva y sugerente para la audiencia).

La serie se ha vuelto muy popular. Sin embargo, hay quienes se preguntan si está representando como glamoroso el concepto del suicidio o si podría estar contribuyendo al incremento en los índices de suicidio adolescente. La mayoría de la juventud confronta la idea de la muerte y, en algún punto u otro, fantasea sobre la manera en la que morirá. Pero, en la mayoría de los casos, la fantasía de cometer suicidio se queda ahí, usualmente ante la comprensión de que la vida es un regalo que no debe darse por sentado.

Aún así, las estadísticas son sobrecogedoras. El suicido es la tercera causa de muerte para personas entre 15 y 24 años de edad, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. También se cree que por cada suicidio adolescente, al menos otros 25 adolescentes lo intentan. EL riesgo de suicidio aumenta dramáticamente cuando los niños y adolescentes tienen acceso a armas de fuego en casa.

Esto incita a la reflexión. Debería hacernos reflexionar sobre los factores que podrían estar llevando a una persona a sentirse tan abrumada por la vida que preferirían acabar con ella. Entendemos que hay muchas razones que nos pueden hacer sentir como que la vida no tiene significado, entre ellas no ser capaces de competir en una sociedad que insiste en una constante productividad, no cumplir con expectativas personales, o no cumplir con las expectativas de éxito que tienen nuestros padres para nosotros. (Por cierto, es importante recordar que el "éxito" es relativo). En otras ocasiones, puede ser que nos sintamos desconectados de nuestras familias, amigos y de la sociedad en general. Tal vez estemos experimentando una fase de fatalismo, una sensación de no pertenecer o ser invisibles.

Mientras que se sabe bien que muchos jóvenes coquetean con la idea de cometer suicidio, los adultos temen hablar del problema abiertamente. Y los adultos en sí no están inmunes: al igual que los adolescentes, muchos adultos contemplan el suicidio cuando se sienten desesperanzados.

© Can Stock Photo / dolgachov
Fuente: © Can Stock Photo / dolgachov

Ya que Hannah no pudo encontrar sus razones, los dejo con mis 13 razones...para vivir:

  1. La vida es una invitación a aprender. Podemos aprender algo de cada momento, sea bueno o malo.
  2. La vida no es estática; está en constante movimiento, muy similar a las olas del mar. Cada ola que entra trae consigo nuevas experiencias, y cada una es distinta. Justo como las olas malas a veces pueden venir sin piedad, llegarán las buenas para refrescarnos. Nada dura para siempre.
  3. La vida es un regalo; algunas personas se van demasiado pronto y no tienen la fortuna de conocer la vida. Los que la tenemos deberíamos disfrutarla.
  4. Nuestras vidas no son solo nuestras. También le pertenecen a los que nos rodean. Deberíamos cuidar de nosotros porque somos importantes para otros, aunque a veces se nos olvida.
  5. Cada nuevo día es una nueva experiencia. Si no la vivimos no sabremos de qué nos estamos perdiendo.
  6. Somos los diseñadores de nuestra vida. Nos enfrentamos al reto de encontrar la belleza, incluso, y hasta especialmente, cuando ocurre lo contrario. Encontrar la belleza en el mundo es posible y brinda incontables recompensas.
  7. Todos vivimos experiencias que dejan cicatrices. Sin embargo, siempre hay alguien que nos da la mano durante esos tiempos difíciles. Lo importante es aceptar esa ayuda.
  8. Hacer un esfuerzo por lidiar con los problemas puede hacernos conscientes de lo fuertes que somos realmente. Los retos de la vida no existen solo para molestarnos, existen para que nos entendamos mejor y podamos saber quienes somos en realidad.
  9. Vivir es descubrir algo sobre nosotros de lo que no estábamos conscientes.
  10. Vivir es mirarnos a nosotros mismos en el espejo y descubrir un mensaje de amor en nuestros propios ojos.
  11. Vivir es permitirnos sentir amor, por alguien, por algo o por la vida en sí.
  12. Percibir a la muerte como una fuente de significado puede ser un consuelo para muchos, pero en lugar de usar esto como un argumento a favor del suicidio, es crítico balancear esa perspectiva con el fin de aprovechar la vida tanto como sea posible mientras dura.
  13. La muerte nos está esperando a todos de cualquier forma, ¿por qué llamarla antes de que sea nuestro turno?

A veces la depresión no nos permite ver la belleza de la vida. La ayuda de un terapeuta a tiempo puede ser crucial para salvar una vida. (En el directorio de Psychology Today se encuentran terapeutas disponibles cerca de ti: México, España, Chile).

A version of this article originally appeared in English.