Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Sexo

11 Tips para el cónyuge con un menor impulso sexual

Abordando el problema sexual más común de las parejas: la brecha en el deseo sexual.

Cuando se trata de matrimonio, no hay duda al respecto, el sexo es un lazo que une. Sin embargo, para millones de parejas, hay problemas a puerta cerrada. Se estima que una de cada tres parejas tiene una brecha en el deseo sexual. En pocas palabras, en estos matrimonios, uno de los cónyuges quiere sexo mucho más a menudo que el otro. Y eso genera problemas. De hecho, los terapeutas sexuales informan que la brecha en el deseo es el problema sexual número uno traído a sus consultorios.

Si estás en un matrimonio con hambruna de sexo es probable que desees leer este post ya que lo encontrarás muy útil. Ya sea que tú seas el cónyuge con un mayor deseo o aquel cuyo interés en el sexo ha decaído, ambos deben ser proactivos si desean que las cosas mejoren en su relación. Este post ofrece 11 consejos para el cónyuge cuyo deseo por tener sexo aparentemente ha desaparecido. Recuerda, ayuda abordar esta división sexual como un equipo.

1. Haz que tener una relación sexual satisfactoria sea una prioridad más grande en tu vida.

Hay al menos dos razones muy importantes por las que debes sacar tu vida sexual de un segundo plano y prestarle atención. La primera es tu relación con tu cónyuge. Tu matrimonio depende de ello. Los sentimientos de tu cónyuge sobre sí mismo dependen de ello. Su futuro juntos depende de ello. Tienes que dejar de pensar que puedes tener una gran relación sin sexo satisfactorio a menos que tu pareja de todo corazón esté de acuerdo. No te resignes a hacer el amor sin pasión o a una relación vacía de verdadera intimidad. Incluso las personas mayores y con enfermedades crónicas pueden disfrutar de una vida sexual sólida.

La segunda razón es que a menos que realmente estés disfrutando de tu relación íntima, ¡realmente te estás engañando a ti mismo! Si no estás tan interesado en el sexo en este momento, probablemente estés pensando: "No me siento engañado en absoluto", pero me gustaría que te tomes un momento y pienses en un tiempo en el que el sexo era más satisfactorio. Realmente piensa en ello. ¿No era maravilloso? ¿No se sentía genial? Recuerda lo que se sentía ser una persona más apasionada y sensual. ¿No te sentías mejor contigo mismo? ¿No era más divertido?

Cuando piensas en los tiempos en que las cosas eran mejores entre ustedes sexualmente, puedes preguntarte qué pasó con tu pasión y lo que causó que esto cambiara en ti. También puedes preguntarte si alguna vez te sentirás de la misma manera acerca de ser sexual como lo hiciste una vez. Tal vez sea el fenómeno del balancín en el trabajo; cuanto más hace algo una persona, menos hace la otra persona. Bien, esto también es cierto para los problemas sexuales. Dado que tu cónyuge ha sido quien se centra en el sexo en tu matrimonio y te has sentido presionado al respecto, te has alejado. De hecho, es muy posible que la dinámica del gato y el ratón en tu relación haya amortiguado tu deseo, incluso te haya engañado haciéndote pensar que ya no te gusta el sexo. Pero esto no es necesariamente así. Tus sentimientos negativos o apatía pueden tener más que ver con la persecución que con el sexo en sí.

Para cambiar esto, debe suceder una de dos cosas. Tu cónyuge puede dejar de perseguirte (y creéme que esta será una de mis sugerencias), o puedes ser más proactivo para hacer las que las cosas mejoren entre ustedes. Ya que eres quien lee esto, voy a sugerir encarecidamente que seas tu quien se haga cargo de cambiar las cosas. Necesitas comenzar a averiguar los pasos que debes tomar para sentir más pasión y deseo. Haz que sentirte más sexy sea tu nuevo proyecto. Si no lo haces, te estás perdiendo una de las mayores alegrías de la vida, sentirte verdaderamente íntimo con la persona que amas. No te desperdicies. Olvídate de hacer esto estrictamente por tu pareja o el matrimonio, ¡hazlo por ti!

¿Cómo? Comienza diciéndole a tu cónyuge que entiendes por qué él / ella ha estado descontento con su vida amorosa y que vas a hacer algo al respecto. Si responde: "He escuchado esto antes", no lo tomes como algo personal. Este tipo de respuesta se basa en el dolor. Solo tranquiliza a tu cónyuge que esta vez las cosas van a ser diferentes y no digas nada más.

2. Hazte un chequeo médico.

Para eliminar las causas fisiológicas de tu falta de deseo, un viaje a tu médico de familia o ginecólogo puede ser una buena opción. Pregunta si sería apropiada una terapia de reemplazo hormonal como la testosterona . Evalúa si los efectos secundarios de los medicamentos o las afecciones médicas son un factor en tu situación. Discute si los remedios herbales o los cambios en la dieta pueden ser útiles.

3. Programa una cita para tí y tu pareja con un terapeuta que esté capacitado y experimentado en el área de la sexualidad.

Si eres un hombre cuyo deseo sexual se ha desplomado debido a problemas sexuales como la impotencia o la ansiedad de rendimiento, un sexo terapeuta certificado puede enseñarte muchas técnicas diferentes para superar estas dificultades. También podrías considerar tomar un medicamento como Viagra, que te ayudará a tener y mantener una erección.

Sé que es realmente difícil para un hombre admitir que está preocupado por el bajo deseo sexual y aún más difícil pedir ayuda en esta área. Pero te insto a hacer precisamente eso. Necesitas poner tu orgullo a un lado y volver a encarrilar tu vida sexual / matrimonio. Tu esposa puede ser comprensiva en este momento, pero si pospones las cosas mucho más tiempo, ella podría no estar cerca.

4. Cuida los sentimientos de tu cónyuge.

Aunque hayas tenido razones muy válidas para no estar de humor, espero que esté claro por ahora que tu cónyuge probablemente se haya sentido herido y rechazado por eso. Sé que esta no ha sido tu intención. Lejos de eso. Pero parte de la sanación que debe tener lugar entre los dos implica tu participación activa en cosas que ayudarán a tu pareja a sentirse mejor. Aquí hay un par de sugerencias que podrían ayudar a aumentar la moral de tu cónyuge.

Coquetea - Si piensas en épocas anteriores en tu relación, apuesto a que los dos eran más coquetos. Apuesto a que había palmaditas en el trasero, un guiño del ojo, un beso soplado a través de una habitación llena de gente, tocarse ligeramente al pasar, una sonrisa sugerente, un cumplido oportuno sobre la apariencia de tu cónyuge, y así sucesivamente. Este tipo de juegos son una parte importante para mantener viva la pasión. Pon más energía en dejar que tu cónyuge sepa que es atractivo/a por el coqueteo.

No solo digas "no": si no estás de humor y, a veces, no lo estarás, está bien decir "no". No deberías sentirte mal por eso. Sin embargo, si dices "no", es importante que hagas una sugerencia alternativa. Tal vez más tarde en el día podría ser mejor para ti. O, solo porque no estés de humor no significa que no puedas hacer algo para complacer a tu cónyuge. Aunque tu cónyuge inicialmente podría insistir en que la única forma en que está interesado en ser sexual es si tu corazón está totalmente en ello, convéncelo de lo contrario. Dado que tu deseo sexual siempre puede ser más bajo que el de tu cónyuge, no hay nada malo y todo está bien con la idea de complacer a tu cónyuge de vez en cuando cuando está de humor. No tiene que ser recíproco. Convence a tu cónyuge que realmente te sientes bien haciendo eso por él o ella.

5. Busca los pequeños aleteos.

La Dra. Patricia Love, coautora de Monogamia Sexy, sugiere que con frecuencia es el caso que las personas con bajo deseo sexual nunca experimentan impulsos sexuales que hacen temblar la tierra, al igual que sus parejas más sexuales. Para ellos, son más como temblores apenas perceptibles y leves. En lugar de suponer que la ola de la marea será la señal de que es "tiempo de tener sexo", busca signos más sutiles.

Por ejemplo, ¿alguna vez has tenido incluso un pensamiento fugaz de que tu pareja se ve bien esta noche, que te gusta su colonia / perfume, o que te encuentras atraído por alguien en la televisión y te pone de un estado de ánimo ligeramente sexy? Si es así, genial. Este es un maravilloso punto de partida. Toma acción. "Cuando sientas el más mínimo pulso de deseo, sigue adelante con él", dice la Dra. Love.

6. Ponte tus zapatillas para correr.

Los corredores siempre dicen que la parte más difícil de correr es ponerse las zapatillas para correr. Así también con el sexo. Ojalá tuviera un dólar por cada vez que escuché a una persona decir: "Realmente no estaba de humor en absoluto al principio, pero una vez que nos metimos en ello, me divertí". Cuando las personas se empujan, incluso a medias, para "mover los pies", sus sensaciones físicas placenteras a menudo anulan cualquier motivo para resistirse.

A diferencia de la última sugerencia en la que se te aconseja buscar los pequeños aleteos, ahora estoy sugiriendo que no necesariamente necesitas sentirte encendido para iniciar el sexo o responder a los avances de tu pareja. Si te esfuerzas un poco, verás si las caricias y el tacto te ponen de humor. Dale algo de tiempo. Probablemente te sorprenderás a ti mismo. Entonces, saca esas zapatillas para correr...Tan solo hazlo.

7. Concéntrate en las excepciones.

En tu búsqueda para averiguar qué te excita, debes centrarte en las excepciones. Identifica lo que ha funcionado para excitarte en el pasado. Recuerda las veces que te sentías más sexy y pregúntate qué estabas haciendo de manera diferente entonces. ¿Tomaste más tiempo para los juegos previos? ¿Estabas teniendo sexo en diferentes posiciones, lugares, horas del día, semana o mes? ¿Estabas en mejor forma en aquel entonces? ¿Tu pareja también? ¿Estabas usando dispositivos sexuales como un vibrador? ¿Eras más activo en tu vida?

A medida que comiences a hacerte estas preguntas, notarás que algunas de las condiciones para sentirte más sexual ya no son parte de tu vida o incluso una posibilidad remota. Por ejemplo, algunas personas me dicen que el sexo era mejor antes de tener hijos. Hasta donde yo sé, tener hijos es una decisión irreversible. Si algunas de las condiciones no son factibles, pregúntate: "¿Qué era diferente en aquel entonces? ¿Cómo no tener hijos hace las cosas diferentes?"

La gente a menudo dice: "las cosas eran más espontáneas". Aunque es imposible ser muy espontáneo cuando has agregado niños a tu vida, ciertamente puedes planear algo de espontaneidad. Llama a los suegros o amigos cercanos, pídeles que se lleven a tus hijos durante la noche. Planifica una escapada de fin de semana. En otras palabras, aunque puede no ser perfecto, pueden reorganizar sus vidas para que puedan replicar al menos parte de lo que estaba funcionando para ustedes en ese entonces.

8. Experimenta con la novedad.

Las relaciones sexuales a menudo se vuelven aburridas cuando haces lo mismo una y otra vez. Decide ser aventurero y prueba cosas que no has probado antes para ver si las encuentras agradables. Explora y experimenta hasta que sepas exactamente qué te excita. ¿Te gustan los frotamientos en la espalda, los baños calientes, la lencería sexy, ciertos tipos de caricias, algunas posiciones más que otras, moverte lentamente o de forma acelerada? Las posibilidades son infinitas.

9. Habla abiertamente sobre tus preferencias.

A medida que comiences a descubrir lo que te gusta y no te gusta, debes comprometerte a discutirlo abiertamente y específicamente con tu cónyuge. No te avergüences. A menos que abordes esto directamente, no vas a llegar muy lejos. Recuérdate a ti mismo sobre el uso de términos orientados a la acción. Por ejemplo, no es suficiente decirle a tu pareja: "preferiría que 'hiciéramos el amor' en lugar de tener relaciones sexuales". Tienes que ser capaz de poner en términos orientados a la acción lo que quieres decir con "hacer el amor". Por ejemplo, podrías decir: "para mí, se siente como si estuviéramos haciendo el amor cuando pasamos más tiempo besándonos y mantenemos los ojos abiertos", o "cuando me tocas el pelo o me tocas ligeramente la cara, se siente más tierno y eso me hace sentir como si estuviéramos haciendo el amor". Al principio puede parecer extraño ser tan específico sobre tus encuentros sexuales, pero tu pareja no entenderá tus necesidades a menos que lo expreses.

A veces es difícil poner en palabras las cosas que te encienden. Si es así, ofrece una demostración "práctica". Muéstrale a tu cónyuge qué hacer. Si esto es incómodo para ti, consideren leer un libro de autoayuda para "mejorar su vida sexual" juntos por la noche. Estimulará algunas grandes discusiones y quién sabe qué más. Aunque hay muchos libros entre los cuáles elegir, el que más recomiendo es Monogamia Sexy, de la Dra. Patricia Love y Jo Robinson. Si el proceso de hablar las cosas parece desalentador, consulta con un terapeuta sexual certificado.

10. Mejora tu autoestima y perspectiva de la vida.

Si los problemas personales te impiden sentirte bien contigo mismo y tu vida, es hora de darte un impulso. No puedes confiar en que tu matrimonio sea la única fuente de tu felicidad. Todos deben asumir la responsabilidad de su propia salud mental. Si te sientes mal, es hora de hacer algo al respecto. Mímate. Pasa tiempo con amigos. Toma una clase desafiante. Desarrolla un nuevo pasatiempo. Haz ejercicio regularmente. Reduce o elimina el alcohol y el tabaco. Lee un buen libro. Sé amable contigo mismo. Tómate el tiempo para nutrir tu lado espiritual. Encuentra un buen terapeuta.

En esta misma línea, muchas veces las personas dejan de estar interesadas en el sexo cuando dejan de sentirse bien con sus cuerpos. Una mala imagen corporal a menudo hace que las personas se sientan conscientes de sí mismas y eviten los encuentros sexuales o estarán tan tensas que no se divierten. Si eres una de esas personas, necesitas hacer algo para cambiar la forma en que te sientes acerca de tu cuerpo. Si no estás en forma, es hora de comenzar a comer mejor y hacer ejercicio. Los beneficios de estar en forma se extienden mucho más allá de una mejoría en tu vida sexual. Te sentirás mejor, te verás mejor y aumentarás las posibilidades de mantenerte saludable.

11. Trabaja en tu relación.

Si la caída en tu deseo sexual se debe a sentimientos negativos sobre tu matrimonio o cónyuge, es hora de hacer algo constructivo al respecto. Deja de culpar a tu cónyuge. Debes asumir la responsabilidad de mejorar las cosas para que te sientas más amoroso hacia tu cónyuge. Inscríbete a una clase de educación matrimonial: aprende nuevas habilidades de comunicación y métodos para manejar conflictos. Encuentra un terapeuta matrimonial experto para ayudarte a descubrir soluciones reales a las dificultades que has estado teniendo. Una vez más, si tu pareja no se une, ve solo. ¡Debes salir del punto muerto!

Pero no esperes hasta que los problemas en tu matrimonio se resuelvan antes de empezar a poner energía en la restauración de tu pasión. Tu matrimonio no durará tanto tiempo. Y aquí hay un pequeño secreto. Cuando lo haces, puedes notar que los problemas de relación y las cuestiones sobre las que estaban tan preocupados han desaparecido totalmente.

Todo lo que realmente tienes que hacer es empujar la primera ficha. Muéstrale a tu cónyuge más afecto y atención, luego observa los resultados milagrosos. Si eres es el que quiere más sexo, toma una respiración profunda, más información útil está en camino.

A version of this article originally appeared in English.