Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Política

11 señales de advertencia de la manipulación psicológica

123rf Stock Photo/Licencia estándar
Fuente: 123rf Stock Photo/Licencia estándar

La manipulación psicológica o gaslighting es una táctica en la que una persona o una entidad hace que una víctima cuestione su realidad con el fin de ganar más poder. Funciona mucho mejor de lo que parece. Cualquiera es susceptible a la manipulación psicológica y es una técnica común de abusadores, dictadores, narcisistas y líderes de culto. Se lleva a cabo lentamente, para que la víctima no se dé cuenta de cuánto le han lavado el cerebro. Por ejemplo, en la película Gaslight (Luz de gas) (1944), un hombre manipula a su esposa hasta el punto de hacerla pensar que está perdiendo la cabeza.

En mi libro Gaslighting: Recognize Manipulative and Emotionally Abusive People - and Break Free , detallo cómo los manipuladores psicológicos suelen utilizar las siguientes técnicas:

1. Dicen mentiras descaradas.

El manipulador sabe que es una mentira rotunda, sin embargo, dice esta mentira con una cara seria. ¿Por qué son tan descarados? Porque están estableciendo un precedente. Una vez que dice una gran mentira, hace dudar a la otra persona sobre si algo de lo que dice podría ser verdad. El objetivo es mantener a la víctima desorientada e inestable.

2. Niegan que alguna vez dijeron algo, a pesar de que hay pruebas.

La víctima sabe que dijeron que harían algo, sabe que lo oyó. Pero el manipulador no deja de negarlo. La víctima empieza a cuestionar su realidad, tal vez en verdad nunca dijeron eso. Y cuanto más pasa esto, más se cuestiona la propia realidad para empezar a aceptar la de ellos.

3. Utilizan lo cercano e importante como municiones.

Saben lo importante que son sus hijos para la víctima y saben lo importante que es la propia identidad. Así que esas suelen ser una de las primeras cosas que atacan. Si la víctima tiene hijos, le dicen que no debería haber tenido esos hijos. Le dirán que sería una persona digna si no tuviera una larga lista de rasgos negativos. Atacan la base del ser.

4. Agotan con el tiempo.

Esta es una de las cosas más insidiosas sobre la manipulación psicológica, se hace gradualmente, con el tiempo. Una mentira aquí, una mentira allí, un comentario malicioso cada tanto... y luego empieza a aumentar. Incluso las personas más inteligentes y conscientes de sí mismas pueden verse afectadas por la manipulación psicológica, es así de eficaz. Es la analogía de “la rana hervida”: El calor se enciende lentamente, para que la rana nunca se dé cuenta de lo que le está pasando.

5. Sus acciones no coinciden con sus palabras.

Al tratar con una persona o entidad que manipula psicológicamente, es crucial prestar atención a lo que está haciendo y no a lo que están haciendo. Lo que dicen no significa nada, solo son palabras. Lo que están haciendo es el problema.

6. Dan refuerzos positivos para confundir.

Esta persona o entidad que menosprecia a su víctima diciéndole que no tiene valor unos minutos después le da un cumplido por algo que hizo. Esto añade una sensación adicional de desasosiego. Hace pensar, “Bueno, tal vez no son tan malos”. Sí, lo son. Este es un intento calculado de mantener a la víctima descentrada y, de nuevo, cuestionar su realidad. También es importante prestar atención al motivo del elogio, probablemente es algo que sirvió a la manipulación psicológica

7. Saben que la confusión debilita a las personas.

Los manipuladores psicológicos saben que a la gente le gusta tener una sensación de estabilidad y normalidad. Su objetivo es desarraigar esta sensación y provocar un constante cuestionamiento. Y la tendencia natural de los humanos es recurrir a la persona o la entidad que le ayudará a sentirse más estable y el manipulador psicológico se asegura de ser esa persona.

8. Proyectan.

Son consumidores de drogas o personas infieles, sin embargo, constantemente están acusando a la otra persona de eso. Esto sucede con tanta frecuencia que la víctima empieza a enfocar su energía en tratar de defenderse y se distrae del comportamiento del manipulador psicológico.

9. Tratan de poner a las personas en su contra.

Los manipuladores psicológicos son maestros en manipular y encontrar a las personas que saben que se quedarán con ellos pase lo que pase - y usan a estas personas en contra de la nueva víctima. Harán comentarios tales como, “Hasta esta persona sabe que tú no tienes razón”, o “Esta persona también sabe que eres inútil”. Debemos tener en cuenta que no significa que estas personas realmente dijeron estas cosas. Un manipulador psicológico es un mentiroso constante. Cuando el manipulador psicológico usa esta táctica hace sentir a la otra persona que no sabe en quién confiar o a quién recurrir, y eso lo lleva de vuelta al manipulador psicológico. Y eso es exactamente lo que quieren: El aislamiento les da más control.

StockLite/Shutterstock
Fuente: StockLite/Shutterstock

10. Le dicen a sus víctimas y a los demás que están locos

Esta es una de las herramientas más eficaces del manipulador psicológico, porque es despectiva. El manipulador psicológico sabe que si cuestiona la cordura de la víctima las personas no le creerán cuando les diga que el manipulador psicológico es abusivo o está fuera de control. Es una técnica maestra.

11. Le dicen que todos los demás son unos mentirosos.

Al decirle a la víctima que todos los demás (su familia, los medios de comunicación) son unos mentirosos, de nuevo lo hace cuestionar su realidad. La víctima nunca ha conocido a alguien con la audacia para mentir con esas cosas, así que deben estar diciendo la verdad, ¿no? No. Es una técnica de manipulación. Hacer que la gente recurra al manipulador psicológico para obtener la información “correcta”, que no es la información correcta en absoluto.

Cuanto más seamos conscientes de estas técnicas, más rápido podremos identificarlas y evitar caer en la trampa del manipulador psicológico.

Copyright 2017 Sarkis Media: www.stephaniesarkis.com

A version of this article originally appeared in English.