Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

11 Razones por las que verse súper sexy es problemático

Las mujeres con sobrepeso y las supermodelos tienen más en común de lo que podrías imaginar.

Copyright K-NicoleInc Permission Granted
Fuente: Copyright K-NicoleInc Permiso otorgado

Número 1: "Mi aspecto intimida a los chicos normales y buenos. Tienen miedo de acercarse a mí. Siempre asumen que quiero al chico súper rico o súper guapo. Sí, soy bonita, pero debajo de esto solo soy una mujer. Quiero un buen tipo con el que pueda sentirme segura, que me haga reír. No necesita ser rico. No tiene que ser un modelo. Solo quiero un tipo normal, que eructa y deja sus calcetines por toda la casa, pero se preocupa lo suficiente por mí para cuidar de las cosas de chicos. Ya sabes, las cosas del coche y matar insectos. Recibo mucha atención, pero no es atención de calidad. Solo quiero conocer a un buen tipo a quien le guste por la persona que soy, no por mi cara y mi cuerpo. Quiero a alguien que me ame cuando no estoy super guapa”.

Número 2: “Mi apariencia física intimida a las mujeres, por lo que nunca me quieren cerca. Es muy difícil hacer amigas, aparte de otras modelos. Todas quisiéramos tener amigas fuera de tu círculo de trabajo. He tenido poco éxito para encontrar amigas”.

Número 3: “La gente asume que soy superficial porque soy bonita. Mi aspecto es un activo comercializable, por lo que lo uso como cualquier persona usaría un activo vital. Eso no me hace superficial”.

Número 4: “La gente siempre piensa que soy tonta y vacía. No puedes verte como yo y sobrevivir en este mundo, especialmente en esta ciudad, siendo vacuo”.

Número 5: “La gente no tiene empatía por mí. Mi novio fue asesinado, y alguien que había ido a la escuela secundaria conmigo publicó en línea, ‘No me podría importar menos. Me alegro de que ella esté sufriendo. Deja que sufra. Ella nunca ha sufrido un día en su vida’. Estaba devastada por ese comentario”.

Número 6: "No puedo usar ropa normal porque todo se ve demasiado sexy en mí. Una chica normal puede ponerse pantalones cortos y una camiseta sin mangas en un día caluroso e ir al mercado. Si yo lo hiciera, causaría una gran conmoción”.

Número 7: “La gente me usa como un trofeo o un adorno. No puedo decirte cuántos chicos me invitan a salir solo porque quieren una hermosa chica en sus brazos. Soy solo un accesorio, como una corbata cara o un coche llamativo. También sucede con mujeres muy inseguras que solo quieren ser mis amigas para vivir vicariamente a través de mis experiencias. Es muy doloroso descubrir que a tu amiga realmente no le caes bien, sino que está tratando de usar tu apariencia para apuntalar su autoestima”.

Número 8: “La sociedad me obliga a confiar en mi apariencia, y luego me condena por explotar mi apariencia. No puedes tener ambos. Lo admito, la gente hace cosas por mí que no harían por las personas menos atractivas. Ha sido así toda mi vida. La gente siempre ha gravitado hacia mi apariencia, no hacia mis capacidades. Después de un tiempo, aprendes a darle a la gente lo que quieren. Es desmoralizador”.

Número 9: "Los hombres se excitan tanto sexualmente cuando se acuestan conmigo, que eyaculan prematuramente. Es un riesgo ocupacional ser tan atractiva a la vista. Lamentablemente, cuando se mira de cierta manera, los hombres están más interesados en tener sexo contigo que en hacer el amor contigo".

Número 10: “Los hombres asumen que soy una puta y una perra porque me veo sexy. Es horriblemente sexista y dice todo sobre los hombres y nada sobre mí. Aún así, me hace la vida miserable”.

Número 11: “La gente loca se fija en mí. Es muy espeluznante. Los hombres me siguen en las tiendas. Siempre estoy en guardia. Hay personas que han irrumpido en mi departamento y robado mi ropa interior, cosas muy espeluznantes”.

De acuerdo con muchas mujeres terminalmente bellas, los problemas son: dificultad para conocer chicos; la gente piensa que son tontas; la gente es menos empática hacia ellas; los hombres no las respetan; y la gente mira sus cuerpos y piensan que saben todo de ellos sin haberlos conocido. ¿Algo de esto suena familiar? Es cierto que estas son preocupaciones femeninas genéricas, pero generalmente son más rotundas para las mujeres de tallas grandes.

Por supuesto, las razones superficiales por las que las mujeres grandes experimentan este tratamiento son diferentes de las de las "mujeres súper sexys", pero el problema central es idéntico, los humanos mercantilizan a las mujeres. No importa si la sociedad te llama supermodelo o rellenita. Al final del día: la soledad es soledad, la tristeza es tristeza, y los maltratos son maltratos. Todos experimentamos la misma gama de emociones. ¿Qué importa más, la razón por la que estamos llorando, o que las lágrimas estén cayendo? Todos tenemos nuestros demonios privados y demonios públicos. Asimismo, cada uno de nosotros tiene una vida singular y un viaje único. Por lo tanto, nuestra tarea es saber que el universo aprecia a todos los humanos por igual, incluso si Madison Avenue no lo hace. Sigue siendo fabulosa y fenomenal.

A version of this article originally appeared in English.