Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Psiquiatría

10 signos sutiles de la psicosis

Existe una serie de signos más sutiles de que alguien ser levemente psicótico. Estas son pequeñas señales a las que debemos prestar atención.

Wikimedia Commons
Fuente: Wikimedia Commons

Dentro de los estereotipos las personas psicóticas se representan como alguien que escucha voces que no existen, a quien esas voces le dicen que cometa acciones extrañas, que se siente violada mentalmente por sus conocidos o que está convencida de que la CIA graba todas sus conversaciones.

Sin embargo, este estereotipo solo capta el extremo del espectro de la psicosis. Existen una serie de signos más sutiles que indican que nosotros o nuestros seres queridos podrían ser levemente psicóticos. Si la afección es lo suficientemente grave como para buscar ayuda profesional ya es una cuestión completamente distinta. Aquí presentamos algunas señales menos conocidas que indican que un individuo podría sufrir de un caso leve de psicosis. Ningún síntoma por si solo es suficiente para realizar un diagnóstico.

  1. Un estado de ánimo depresivo puede ser indicador de psicosis, particularmente si se combina con creencias ilusorias, desconfianza injustificada o pesimismo extremo.
  2. La ansiedad, incluida la ansiedad social y la inquietud, puede ser otro indicador, particularmente cuando se combina con una desconfianza o paranoia injustificada.
  3. Problemas de ira, la agitación o un estado de ánimo irritable, particularmente después de consumir alcohol u otras sustancias que desinhiben el comportamiento, pueden indicar hipomanía, un signo común de la psicosis. Los problemas de ira también pueden tener su origen en una idea de grandiosidad, un sentimiento de superioridad que otros “presuntamente” no reconocen.
  4. La psicosis suele estar acompañada de alteraciones del sueño. Un individuo levemente psicótico tiende a dormir muy poco e incluso podría sufrir de trastornos del sueño y despertarse frecuentemente por la noche.
  5. La hipocondría es, en sí misma, una forma de psicosis leve. El hipocondríaco tiene una preocupación profunda y sin fundamento sobre tener o desarrollar una enfermedad mental grave.
  6. La paranoia y la desconfianza son rasgos clásicos de la psicosis, pero pueden ser sutiles. Los afligidos pueden sentir que la mayoría de las personas en su familia, círculos sociales o en el trabajo están en su contra o los odian, incluso cuando la evidencia no apoya estas sospechas. El paciente incluso puede llegar a desconfiar de sus amigos más cercanos o de sus familiares.
  7. La desconfianza hacia los amigos y los familiares puede provocar que la persona se aparte de sus círculos sociales. En ocasiones, la desconfianza es desproporcionada. El paciente puede desconfiar de un familiar, pero confiar demasiado en un completo extraño o en un conocido lejano. Este tipo de comportamiento puede resultar en la ausencia de una red de apoyo real y agravar la afección.
  8. Hablar demasiado rápido y pensar de forma apresurada pueden ser signos de hipomanía, un factor determinante común de la psicosis.
  9. Tener una fuerte necesidad de llevar un estilo de vida repetitivo o simplificado y evitar compromisos y que un estilo de vida complicado o una situación de la vida resulte estresante pueden ser un factor determinante de las etapas iniciales de la psicosis.
  10. Otros indicios sutiles de que un individuo sufre de un caso leve de psicosis son las emociones planas y la falta de empatía (es decir, la capacidad de percibir los sentimientos y la personalidad de los demás). Este fenómeno, también conocido como embotamiento afectivo, puede parecer una forma de narcisismo. El afecto embotado involucra una intensidad reducida de expresión emocional externa y, normalmente, está acompañado por una falta de sentimientos subjetivos, una pérdida de motivación y anhedonia (la incapacidad de experimentar placer), excepto cuando se involucran en algunas actividades limitadas y repetitivas .

La psicosis es hereditaria. El hecho es que exista psicosis en la familia de una persona puede aumentar las posibilidades de que un caso leve de psicosis se convierta en un caso de estado avanzado de una enfermedad mental. Si creen que podrían sufrir de una forma de psicosis que podría potencialmente perjudicar su capacidad para desenvolverse en el trabajo o en la casa, es important buscar la ayuda de un profesional capacitado de atención médica.

A version of this article originally appeared in English.