Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Crianza

10 Reglas para vivir con una hija adolescente

Busca alcanzar estas metas de crianza para apoyar la independencia de tu hija adolescente.

Lopolo/Shutterstock
Fuente: Lopolo/Shutterstock

Como madre de hijas de 13,15 y 23 años, he cometido muchos errores y sin duda cometeré más. En mi anhelo de mantener una conexión emocional con ellas mientras fomentaba la independencia, he hablado con amigos y familiares y leído muchos libros (Uno de mis favoritos es Explicado: Guiando a las adolescentes en las siete transiciones hacia la adultez por Lisa Damour. Todas las chicas son diferentes, pero independientemente de su personalidad y circunstancias, nuestras hijas adolescentes se enfrentan a un aluvión de hormonas, mensajes confusos y presiones sociales. Todavía estoy tratando de hacerlo mejor por mis hijas, pero aquí están 10 metas que todos los padres de niñas adolescentes puede tratar de alcanzar. Son difíciles de alcanzar, pero gratificantes cuando se logran. Las adolescentes tienen una forma de interrumpir nuestro comportamiento racional bien intencionado, así que perdónate por resbalar y luego restablece tus esfuerzos.

1. Aprende a ignorar que te volteen los ojos.

Comencemos con esta respuesta muy básica de la adolescente, que puede hacer que la sangre de cualquier padre hierva. ¡Todas lo hacen! No les des el poder reaccionando exageradamente a este tic adolescente casi instintivo. Sacúdetelo, pero siéntete libre de mencionarlo más tarde cuando las cosas se hayan calmado, podrías decir: "cuando me volteas los ojos, hace que sea difícil tener una conversación madura contigo". Trata de centrarte en el hecho de que voltear los ojos es una señal de que tu hija está empezando a juzgar y pensar por sí misma. Es molesto, pero también es apropiado para el desarrollo, y eventualmente dejará de hacerlo.

2. No confundas sexy con sexual.

Mis tres hijas me han sorprendido con ropa corta; dependiendo de la ocasión, he tenido que hacer que se cambien o tragarme mi lengua puritana. Cuando se ponen pantalones muy cortos o tops reveladores, me estremezco ante el mensaje que están enviando. Pero la verdad es que no están tratando de invitar a la mirada masculina. En cambio, están probando lo que creen que es una apariencia más femenina. Los padres tienen que decidir con qué se sienten cómodos, pero es útil recordar que vestirse sexy no se trata de querer sexo. Por supuesto, es importante discutir los mensajes sociales inherentes a su autopresentación, pero no en el calor del momento. Elige un momento tranquilo y conectado para explicar que vestirse como las Kardashians no debe equipararse con la edad adulta.

3. Ir más allá de las aves y las abejas.

Como hablar de sexo es incómodo, los padres tienden a sacar “la charla” fuera del camino y esperar lo mejor. Pero eso no es suficiente. En su libro Las chicas y el sexo, Peggy Orenstein explica que si bien las niñas esperan igualdad en el aula y en el campo de juego, todavía están siendo presionadas para participar en actividades sexuales que a menudo son sexistas y degradantes. Nuestras hijas merecen más diálogo antes de encontrarse en situaciones en las que sean empujadas a un comportamiento sexual. Por ejemplo, ¿qué deberían hacer o decir si los besos se convierten en contactos no deseados? Demasiadas niñas permiten avances sexuales que les hacen sentir vergüenza o angustia. Como padres, necesitamos desmitificar las presiones que inevitablemente enfrentarán.

4. Tolera su autoabsorción.

Los adolescentes son egomaniacos. Es normal para el desarrollo que se centren en sus problemas y sus deseos. No esperes que se den cuenta de que podrías estar teniendo un día difícil o que pedirte unos zapatos caros no es razonable. Esto no significa que no debas hablar de empatía o frugalidad, pero no te sorprendas de lo egoístas que pueden ser. Recuérdate que es normal y temporal.

5. Ten cuidado al hablar de sus amigos.

Durante los años de adolescencia, las niñas cambian su enfoque de la familia a su tribu de amigos, y esta tribu podría estar haciendo cosas que no apruebas. Sin embargo, tan tentador como es decir algo negativo acerca de una chica que está siendo mala con tu hija o presionándola para participar en comportamientos negativos, ten cuidado. Si ella comparte esto contigo, trata de no reaccionar de forma exagerada o menospreciar a la amiga. Toma un respiro, y sé feliz de que ella se está abriendo. Discute el problema con calma para evaluar su gravedad. ¿Tu hija se está descargando, o está pidiendo tu ayuda? Si retienes el juicio y la crítica, las dos serán más propensas a forjar un plan cuando esto vuelva a suceder. No quieres que tu hija se arrepienta de acercarse, se cierre o te aleje por completo.

6. Limita el mal comportamiento.

Las adolescentes pueden ser groseras, desagradables y crueles. Saben cómo decir cosas que duelen y presionar los botones. En lugar de entrar en una discusión o permitir que tu hija escale la situación, solo di, “no te permito hablar conmigo de esa manera. Vamos a hablar de esto en otro momento”. O considera un pequeño castigo: generalmente les quito su teléfono por un día si me maltratan. Es importante que sepan que el mal comportamiento tiene consecuencias. Es aún más importante que mantengas la calma y recuerdes que tu hija adolescente es un mar de hormonas furiosas. No la agarres contra ellas ni les apliques la ley del hielo. La negociación y la conversación siempre son mejores que las tácticas de miedo, la histeria y los ultimatums.

SpeedKingz/Shutterstock
Fuente: SpeedKingz/Shutterstock

7. Sé el adulto.

Ser un adolescente es confuso, exigente y presenta un campo minado de decisiones difíciles. Tu hija parecerá muy madura un día y luego tonta y risueña al siguiente. Pero por mucho que queramos conectar, no queremos ser su amiga. Los adolescentes necesitan que seamos su brújula moral y estemos a cargo. Cuando conocen nuestras reglas, incluso cuando las rompen, se sienten seguros. Haz que se sientan seguros siendo consistentes y compasivos, con autoridad no de forma autoritaria. Los padres que compran cerveza a sus hijos o mienten por ellos pueden sentirse geniales en el momento, pero están socavando su papel como padres. Los adolescentes, como todos los niños, necesitan tener padres.

8. Déjalas aprender de pequeños fracasos.

No es divertido ver a cualquier niño luchar, pero a menudo los padres son aún más protectores de sus hijas. Pero una gran parte de la construcción de un sentido de autoestima y resistencia es la capacidad de recuperarse de un revés. No rescates a tu hija de un proyecto científico sobre el que procrastinó o escribas una nota a su maestra si no hizo su tarea. Permite que tu hija aprenda de la difícil situación y se dé cuenta de que el mundo no llega a su fin si comete un error. Enfrentar las consecuencias y superar los desafíos es parte de convertirse en un adulto resiliente. Demasiados adolescentes carecen de la fortaleza para llegar a la universidad debido a la intervención de los padres. Está allí para darle apoyo, pero no rescates a tu hija de pequeños fracasos importantes.

9. Ayuda a tu hija a ser crítica.

Las redes sociales, la televisión y las revistas están vendiendoles a nuestras hijas una visión distorsionada de las mujeres. Tómate el tiempo para ayudar a tu hija a pensar críticamente sobre las imágenes poco realistas que se presentan de modelos y estrellas de cine. Enséñale sobre todo el esfuerzo que se dedica para que las mujeres en los medios de comunicación se vean perfectas, como la aerografía y la cirugía plástica. También me gustaría señalar que hay industrias que se beneficiarán si ella se siente menos atractiva. Una dosis saludable de pensamiento crítico irá lejos hacia la preservación de su autoestima y la promoción de la confianza en lo que es, no lo que ella cree que debería ser.

10. Reconoce tu propio mal comportamiento.

Solo un santo puede ser padre de un adolescente sin tener momentos de los que se avergüence. Si has recurrido a gritar, avergonzar o usar tu poder, no estás solo. Pero debes reconocer tu mal comportamiento y seguir adelante. Acéptalo disculpándote. Una disculpa irá lejos en términos de modelado de roles y construir una conexión. Muéstrale a tu hija que ser un adulto no significa ser perfecto, pero sí significa admitir tus errores y hacer las paces.

Disfruta de los momentos maravillosos con tu hija, y recuerda que incluso en los momentos difíciles, la estás ayudando a convertirse en una mujer segura de sí misma cuya compañía disfrutarás durante muchos años por venir.

A version of this article originally appeared in English.