Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

10 Formas comprobadas con las que puedes aumentar la intimidad

Nenad Aksic/Shutterstock
Fuente: Nenad Aksic/Shutterstock

¿Qué es más importante en una relación a largo plazo? Ciertamente, la pasión es importante, pero la intimidad lo es más. Eso es lo que el psicólogo Robert J. Sternberg encontró en una encuesta de satisfacción matrimonial entre 101 adultos que habían estado juntos por tan solo un año y hasta por 42 años.

La intimidad es sentir que la otra persona te conoce por completo, y te ama por lo que eres, así como a pesar de ello. Esto requiere dar un salto a una honestidad inusual y permitirse ser vulnerable. Cuanto más profunda sea la intimidad, más tendrás la experiencia de absorción total con tu pareja, dentro y fuera de la cama. Para algunos, la intimidad es esa sensación de estar “en casa” en presencia de tu pareja. O puede ser una mayor sensación de placer relajado cuando ves la cara de tu ser querido después de una larga ausencia.

"Si estoy fuera y regreso a casa y mi chico está aquí", dijo una mujer que entrevisté para Loving in Flow: Cómo las parejas más felices se vuelven y se mantienen así. "Es como si este fuera mi refugio. Cuando lo veo en una multitud o caminando por la puerta principal, quiero subir y abrazarlo. Una de las mejores partes del día es acostarnos por la noche y abrazarnos. Solo estar en los brazos del otro es tranquilizador, encantador, reconfortante."

1. Abrirse más para sentirse más cerca.

"La intimidad es un proceso de descubrimiento con el otro", escribe Joel B. Bennett en Time and Intimacy: A New Science of Personal Relationships. Sin embargo, con el tiempo, sin una atención continua, es fácil perder ese impulso de seguir descubriendo todo lo que hay que saber el uno del otro. Las personas que los psicólogos han llamado abridores tienen conversaciones íntimas con otros porque algo sobre ellos fomenta esta apertura. Aquellos que no se abren o no hacen que sea fácil para otros hacerlo, conocidos como automonitores altos , tienen más dificultades con las relaciones cercanas.

2. Hacer tiempo para tener conversaciones profundamente emocionales.

Estos son algunos de los momentos en que las personas se sienten más cerca. "Cuando compartimos nuestros pensamientos al final del día", dijo una mujer, "cuando tenemos la suerte de poder hacer eso, se siente muy íntimo.”

3. Hacer algo nuevo o grande juntos.

Una mujer compartió momentos en los que ella y su pareja se sienten más cerca, incluso cuando tienen una charla productiva sobre algo en lo que no están de acuerdo. Pero también es importante, me dijo, "cuando producimos algo juntos. ‘Criar’ a los gatos, hacer algo realmente agradable para amigos o familiares. Al igual que cuando estamos en sincronía acerca de ‘vamos a hacer tal y tal para tal y tal.’"

4. Disfrutar de la rutina.

Cuando somos nuevos el uno para el otro, todo lo que aprendemos es inesperado, lo que resulta en una emoción intensa. Poco a poco, con el tiempo, nos volvemos más predecibles el uno para el otro. Pero Sternberg descubrió que hay un lado positivo de esta previsibilidad: conduce a la intimidad, en la que "la pareja está tan conectada entre sí que uno no reconoce que el otro está ahí, al igual que el aire que respiramos puede darse por sentado, a pesar de lo necesario que es para vivir.”

5. Cambiar la rutina.

Según Sternberg, nuestras interacciones en relaciones cercanas tienden a desarrollarse en surcos muy gastados, llamados guiones. La mayoría de las emociones son el resultado de una interrupción del guion. Sigue haciendo lo mismo y no experimentarás emoción. Pero cambia lo que siempre has hecho, y, de repente, alguien siente. Sternberg dice que se puede averiguar si una relación está “ viva” mediante la generación de algo inesperado, como uno de ustedes que se va por su cuenta, o ir de vacaciones a un nuevo lugar juntos. Pero a veces se necesita una acción extrema para darse cuenta de cuánta intimidad hay, o había. ¿Por qué no planificar interrupciones menores ocasionales, para que no necesiten una más importante para despertarlos?

6. Hacer que sea más difícil alejarse.

Cuando el matrimonio de Susan Tyler Hitchcock y su esposo se estancó, hicieron un proyecto familiar de un viaje de un año en barco por el Caribe. Tan pronto como se comprometieron y comenzaron a planificar el extenso viaje, se sintieron "cercanos", dijo Susan. Su patrón de expresar enojo o decepción, y el alejamiento de él, se rompió. Además, ella había desarrollado el hábito de estar aterrorizada ante una confrontación, se dio cuenta que había estado presionando demasiado, y había abandonado la conversación por completo. En los confines de un velero, ninguno de ellos podía alejarse, y aprendieron a hablar a un nivel más profundo y honesto.

7. Asegurarse de que sea seguro abrirse.

¿Qué pasa si eres parte de una pareja no ideal, donde se anhelas un nivel más profundo de apertura comunicativa que tu pareja nunca tendrá? Los niveles de confort con el intercambio verbal suelen aumentar con la práctica en un contexto emocionalmente seguro, así que continúa trabajando para convertirte en un oyente sin prejuicios.

8. Considerar si eres mejor partido de lo que piensas.

Las personas varían en cuanto a la cantidad de intimidad que requieren para evitar la soledad, y cuánto pueden tolerar antes de sentirse saturadas. Aquellos con necesidades más fuertes trabajarán más para garantizar un contacto íntimo con sus parejas, escuchando más de cerca y alentando a sus parejas a ser más expresivas. Si la necesidad es más débil, entonces habrá una correlación más débil entre la intimidad y la satisfacción de la relación. En otras palabras, si no anhelas el nivel de cercanía total del que estoy hablando aquí, probablemente tampoco te importará si tu pareja no está tan interesada en compartir su propia vida interior.

9. Dar crédito donde es debido.

Una persona para quien hablar es algo libre y fácil de hacer puede aprender a reconocer y dar crédito a los modos de expresión preferidos de su pareja. Algunas personas equiparan la comunicación con la intimidad: en un estudio, más de dos tercios de las parejas divorciadas dijeron que no obtuvieron el nivel de conversación que esperaban en sus matrimonios. Las mujeres, especialmente, se quejaron de que querían hablar tanto de aspectos negativos como de aspectos positivos, y especialmente querían hablar sobre el trabajo. Pero faltaba el "dar y recibir", el intercambio emocional que buscaban.

10. La intimidad es más que palabras o sexo.

Solo un tercio de los hombres divorciados en el ejemplo anterior, dijeron que no encontraron la intimidad emocional que querían. Sin embargo, lo que algunos a algunos de ellos les faltó, fue que sus esposas estuvieran allí para ellos "de maneras mucho más completas.” Querían demostraciones concretas de intimidad, como ser besados o que les preguntaran cómo están al final del día, y ser recibidos con los brazos abiertos en la puerta. Mientras los menos articulados demuestran su amor a su manera, merecen crédito por su comportamiento reflexivo, así como la paciencia y comprensión adicionales por parte de los que hablan menos.

Este post ha sido adaptado de Fluir en el Amor .

Derechos de autor (c) 2016 por Susan K. Perry

A version of this article originally appeared in English.

publicidad