Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Depresión

10 cosas para intentar cuando se siente solo

Marcos Mesa Sam Wordley/Shutterstock
Fuente: Marcos Mesa Sam Wordley/Shutterstock

Aunque usualmente escribo sobre enfermedades crónicas, sé que cualquiera puede sentir el dolor de la soledad. Espero que los consejos en este artículo sean útiles para todos:

1. Nunca culparse.

De verdad, eso solo nos hace sentir peor. Culparnos a nosotros mismos por cómo nos sentimos nunca es hábil, productivo o amable. Una serie de causas y condiciones convergieron para crear este sentimiento doloroso. No es culpa de nosotros.

2. Buscar el alivio de un “amigo” no humano.

Hay muchas posibilidades: una mascota, una comida casera, un libro predilecto, un programa de naturaleza en la televisión, o incluso simplemente sentarse afuera . Podemos encontrar consuelo en muchas cosas que alivian el dolor de la soledad. Es cuestión de experimentar y encontrar lo que nos ayude más.

3. Si es posible, conectar con un amigo humano.

Tal vez hay alguien que siempre es solidario o que simplemente nos hace reír. Podemos llamarle o enviarle un correo electrónico. Es posible que al principio nos resistamos a hacer esto porque puede ser difícil acercarnos a los demás cuando nos sentimos solos. Sin embargo, en mi experiencia, vale la pena darnos el pequeño empujón extra que se necesita para contactar a alguien con quien podamos contar.

4. Hacer algo creativo sin importar lo simple que sea.

No tiene por qué ser algo muy creativo. Puede ser un libro para colorear o un rompecabezas, hacer un collage o experimentar con algún tipo de bordado. Lo importante es pensar con originalidad para hacer algo creativo y divertido que disfrutemos.

5. Ayudar a alguien necesitado.

Ayudar a los demás alivia la soledad porque nos hace pensar menos en nosotros mismos. Podría ser un vecino anciano o alguien en un sitio de redes sociales que se podría beneficiar de un comentario de apoyo.

6. Recordar que los demás también se sienten solos.

Desear bien a otras personas que también se sienten solas crea una conexión especial entre ambos. Aún más, al recordar que no estamos solos en nuestra soledad, nos sentiremos menos solos. Al menos, así es como esta pequeña práctica funciona para mí.

7. Visualizar dónde nos gustaría estar, una reunión divertida, la orilla del mar, un evento deportivo, y, por un momento, sentirnos felices por los que estén ahí.

Alegrarnos por los demás incluso cuando están haciendo lo que desearíamos poder hacer, ayuda a sentirnos como si estuviéramos allí con ellos, y eso alivia el dolor de la soledad. Incluso si el sentimiento de alegría por los demás solo dura poco tiempo, es reconfortante y curativo, ¡y sorprendentemente, incluso puede hacernos sentir felices! (Aquí hay una explicación más detallada de esta práctica Sentirse feliz por los demás puede hacerlo feliz).

8. Tratar a la soledad como a un viejo amigo que ha venido a visitar (a pesar de no haber recibido una invitación).

Esta es una manera de no resistirse a cómo nos sentimos; resistir la sensación solo nos hace sentir peor. El maestro Zen Thich Nhat Hanh nos pide que nos hagamos cargo de nuestra ira y otras emociones dolorosas. Aceptar lo que sentimos es autocompasión en acción. Así que ocupémonos de la soledad como si fuera un viejo amigo. A veces me gusta decirle: “Hola, soledad. Veo que has venido a visitarme de nuevo por un tiempo". Cuando dejamos que las emociones dolorosas entren en nuestro corazón con compasión, las desarmamos y les quitamos el aguijón. Esto alivia el dolor.

9. Recordar que la vida no siempre es divertida y que mañana es un nuevo día.

Dominio público
Fuente: Dominio público

Nadie obtiene lo que quiere todo el tiempo y, afrontémoslo, la vida no siempre es divertida. Esto es verdad para todos. La conclusión es que la soledad es uno de esos momentos desagradables en nuestras vidas. Eso es todo. En palabras de Rainer Maria Rilke, “Ningún sentimiento es definitivo”. Si logramos ser pacientes con la soledad, es probable que mañana sintamos un poco de alivio. Entonces, al día siguiente, es probable que nos hayamos aliviado aún más. Todas las emociones son temporales. Surgen y pasan, surgen y pasan.

10. Cantar.

Es casi imposible sentirnos solos cuando cantamos. Lo he intentado y funciona. Ya sea que cantemos solos o que nuestro cantante favorito nos haga compañía, mejorará nuestro humor.

Sé por experiencia personal que la soledad puede ser difícil de soportar. Espero que las ideas en este artículo les resulten útiles también.

© 2016 Toni Bernhard

A version of this article originally appeared in English.