Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

10 consejos para llevar a cabo mejores conversaciones

Monkey Business Images/Shutterstock
Fuente: Monkey Business Images/Shutterstock

Tu pareja y tú están teniendo una tranquila cena en casa, pero tal vez es demasiado silenciosa. A pesar de que no sientes que la comunicación sea un problema frecuente para ustedes, parece que últimamente se les han acabado las cosas nuevas que decir. O tal vez vas camino al trabajo con el colaborador con el que compartes automóvil y los minutos se alargan sin nuevos temas que cubrir. El viaje se pasa mucho más rápido cuando son capaces de compartir una buena plática, pero en este momento no puedes esperar para llegar a tu destino. No saber de qué hablar también puede afectarte en situaciones sociales, como una fiesta de trabajo o una reunión vecinal. Estás en un rincón con un colaborador y otra persona de la calle y no puedes seguir con la conversación cuando es tu turno de hablar.

En un nuevo estudio publicado por Joshy Jacob Vazhappilly y Marc Reyes (2017) en la Universidad de Santo Tomas (Manila), se evaluó la eficacia de una intervención diseñada para ayudar a parejas maritales angustiadas a aprender a comunicarse. Aunque se aplicó en una situación de tratamiento, su “Programa de Comunicación de Pareja Enfocado en Emociones (PCPE)” podría tener una aplicación más amplia para cualquier situación en la que te encuentres incapaz de comunicarte de maneras consistentes con tus deseos. Como los investigadores señalan, en las parejas “una comunicación saludable alimenta las relaciones humanas”.

PCPE entrena a las parejas mediante una serie de nueve módulos. Algunos módulos incluyen entrenar a las parejas a escuchar con empatía (con orejas de jirafa), lo que significa escuchar sin juzgar y tomar las críticas de manera “jovial”. Otros módulos entrenan a las parejas a ser genuinas y honestas y a evitar iniciar frases con la palabra “deberías”. Conforme avanzan en el entrenamiento, las parejas “usan un nuevo lenguaje de relación amorosa, de entendimiento y aceptación”. Vazhappilly y Reyes evaluaron la eficacia de la intervención en la satisfacción marital y las puntuaciones de comunicación de 32 parejas de India. No hubo grupo de control, pero durante el entrenamiento de cinco semanas, las parejas mostraron una mejora considerable en estas dos medidas de resultados.

Tal vez no te parezca necesaria una intervención de este tipo para llevarte mejor con tus colaboradores, pero los principios básicos de esta técnica podrían traducirse a una variedad de situaciones que involucran la comunicación, particularmente cuando te sientes atrapado. Con estos hallazgos en mente, observemos las 10 maneras en las que puedes volverte un mejor comunicador cuando tus conversaciones se encuentren con un bache.

1. Escucha lo que dice la otra persona. Si te enfocas solamente en lo que dirás después, te perderás la oportunidad de darle seguimiento a buenos puntos de conversación que se encuentran delante de ti. Estas podrían ser áreas de similitud entre esa persona y tú (como cumplir años el mismo día), o pistas que te da tu esposa que te dan la oportunidad de conocerla mejor. De cualquier manera, parecerás como alguien que tiene un verdadero interés en la otra persona, y también encontrarás nuevos temas de conversación.

2. Exprésate con apertura y honestidad. Las personas pueden oler la falta de sinceridad con facilidad, y si te encubres, tendrán menos probabilidades de confiar en ti.

3. Evita emitir juicios. Sin importar si la persona con la que estás hablando es una pareja romántica o un extraño, si das la impresión de ser crítico, la otra persona no tendrá ganas de abrirse contigo.

4. Busca pistas obvias para iniciar una conversación. Las personas que conoces bien podrían revelar características sobre sus intereses o antecedentes mediante cosas simples como su ropa. Alguien con ropa de un equipo deportivo te dará la oportunidad de preguntar al respecto, lo que puede ser una conversación interesante. La joyería inusual o particularmente artística es otra manera de iniciar una conversación.

5. Mantente actualizado sobre las noticias y recuerdalas para más tarde. Puede que no quieras entrar en una discusión política seria con alguien que apenas conoces, pero algunos eventos de las noticias locales o internacionales pueden ser datos interesantes. Sin duda están pasando suficientes cosas como para proporcionar material de conversación, siempre y cuando te alejes de temas particularmente sensibles.

6. Prepara un plan. Al igual que las reuniones fluyen más fácilmente con un conjunto predeterminado de temas, tus conversaciones sociales podrían beneficiarse de una planeación similar. Si sabes que pasarás una hora de trayecto con tu colaborador, piensa en tres o cuatro cosas sobre las que sería divertido platicar. De manera similar, con tu pareja romántica, planear una lista de artículos que pueden cubrir durante la cena también podría ayudar a mantener viva la conversación.

7. No le temas al silencio. Un interludio callado durante una conversación animada no significa necesariamente que tu relación está condenada o que ya no seas interesante. A veces un descanso puede ayudar a que ambos vuelvan a enfocarse.

8. Presta atención en caso de que la otra persona quiera romper la conversación. Para ser una mejor pareja de conversación, a veces es necesario saber cuándo terminó. Si las personas sienten que no sabes cuándo dejar de hablar, ya sea al decir adiós en la puerta o permitiendo que tu pareja lleve a cabo sus tareas, tenderán a evitar enredarse en lo que perciben como una interacción tediosa.

9. Cuídate de hacer chistes que podrían parecer insensibles. Tu pareja y tú probablemente tienen un rango más amplio de temas potencialmente ofensivos que pueden discutir abiertamente que entre personas que apenas conocen. Es mucho más difícil retractarse de un comentario desafortunado con las personas que no son tus amigos cercanos o familiares.

10. Usa conversaciones con personas nuevas como práctica para mejorar tus habilidades. La intervención del PCPE estuvo enfocada en parejas casadas, pero sus principios se pueden traducir a una variedad de situaciones menos intensas. Digamos que te sientas junto a alguien que no conoces en una cena de trabajo. Es probable que ya tengan cosas en común, así que enfócate en averiguar cuáles son y deja que la conversación fluya alrededor de estos puntos sólidos. Afilar tus habilidades de esta manera te dará más confianza para ayudar a otras conversaciones en el futuro.

Ser capaz de mantener una conversación fluida definitivamente puede ayudar a construir lazos con las personas más importantes para ti. Y si estás intentando pasar una tarde agradable con alguien que acabas de conocer, estas primicias podrían llevar a resultados sorprendentes que pueden ampliar tu satisfacción de maneras inesperadas

A version of this article originally appeared in English.