Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Ruslan Guzov/Shutterstock

Sabiduría

La sabiduría es una de esas cualidades que es difícil de definir, porque abarca muchas cosas, pero que la gente generalmente reconoce cuando la encuentra. Y se encuentra de manera más obvia en el ámbito de la toma de decisiones.

Los psicólogos tienden a estar de acuerdo en que la sabiduría implica la integración del conocimiento, la experiencia y la comprensión profunda, así como la tolerancia por las incertidumbres de la vida. Hay una conciencia de cómo se desarrollan las cosas a lo largo del tiempo y confiere una sensación de equilibrio.

¿Qué es sabiduría?

sripfoto/Shutterstock

Las personas sabias generalmente comparten el optimismo de que los problemas de la vida se pueden resolver y experimentan cierta calma al enfrentar decisiones difíciles. La inteligencia puede ser necesaria para la sabiduría, pero definitivamente no es suficiente; la capacidad de ver el panorama general, el sentido de la proporción, la humildad intelectual y una considerable introspección también contribuyen a su desarrollo.

La sabiduría puede adquirirse solo a través de la experiencia, pero por sí misma, la experiencia no confiere sabiduría automáticamente. Los investigadores continúan investigando los procesos sociales, emocionales y cognitivos que transmutan la experiencia en sabiduría.

¿Cómo definen la sabiduría los investigadores?

Están surgiendo numerosas teorías para intentar medir y modelar la sabiduría. El psicólogo del desarrollo Paul Baltes concibe la sabiduría como la experiencia derivada de cinco componentes clave (rico conocimiento procedimental, rico conocimiento fáctico, comprensión de diferentes contextos de la vida, conciencia del relativismo de valores y prioridades, y la capacidad de reconocer y gestionar la incertidumbre). La socióloga Monika Ardelt cree que los individuos desarrollan la sabiduría como características de personalidad que abarcan la reflexión, la compasión y la búsqueda de la verdad. El psicólogo Robert Sternberg entiende la sabiduría como equilibrio entre uno mismo y los demás para que las acciones estén dirigidas al bien común.

 

¿Cuáles son los componentes de la sabiduría?

La sabiduría abarca componentes cognitivos, como el conocimiento y la experiencia, componentes reflexivos o la capacidad de examinar tanto situaciones como a uno mismo, y componentes prosociales, es decir, benevolencia y compasión. La sabiduría también está relacionada con habilidades como la toma de perspectiva, la mente abierta y la humildad intelectual.

article continues after advertisement

Cómo cultivar la sabiduría

La sabiduría surge en gran medida de la reflexión sobre la experiencia pasada. Las personas sabias incorporan observaciones y opiniones pasadas en un estilo de pensamiento más matizado, considerando múltiples perspectivas en lugar de opciones en blanco y negro. Estar abierto a nuevas formas de pensar, esencialmente desafiar el status quo, puede ser un sello de sabiduría y ayudar a cultivarlo.

El equilibrio también es un componente clave. Las personas sabias generalmente actúan en nombre del bien común, pero también se aseguran de que se satisfagan sus propias necesidades, esforzándose por lograr la armonía entre demandas y objetivos en competencia. Las personas sabias también buscan comprender los motivos de los demás, en lugar de simplemente juzgar su comportamiento. Además de fomentar la comprensión y el respeto a los demás, la sabiduría puede proporcionar un sentido de propósito satisfactorio.

¿Cómo se adquiere la sabiduría?

La sabiduría se puede adquirir mediante una combinación de experiencia y educación. Vivir experiencias como tomar decisiones profesionales importantes o resolver conflictos dolorosos en las relaciones proporciona un mayor conocimiento, y aprender a pensar críticamente y ampliar la perspectiva en un entorno educativo también puede ayudar a perfeccionar la habilidad.

¿Cómo puedo tomar decisiones más sabias?

Al abordar una decisión, la mentalidad abierta, la toma de perspectiva y la humildad intelectual pueden ayudarnos a llegar a una conclusión inteligente. Estas características crean una imagen más amplia, revelando factores contextuales que pueden ayudar a identificar un ajuste entre las demandas de la situación específica y el conocimiento que podamos tener sobre cómo manejar diferentes situaciones.

Lecturas esenciales

Artículos Recientes