Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Relaciones

La importancia de los anillos de compromiso cuando los hombres abundan

ilovebutter/flickr
Source: ilovebutter/flickr

El esposo estadounidense promedio gastará alrededor de $6,000 dólares en un anillo de compromiso para su pareja. A diferencia de otras compras grandes, como una casa o un coche, un anillo de compromiso no sirve a ningún propósito práctico. No se puede vivir ahí, no se come ni te lleva del punto A al punto B. Los románticos pueden decir que un anillo de compromiso es una señal de amor, pero para aquellos con una perspectiva más fría y científica parece claro que un anillo de compromiso es un caro indicador de la voluntad de un hombre para comprometerse.

Tirar miles de dólares para un regalo bonito pero inútil para otros propósitos no es algo que un hombre pueda hacer con regularidad, y, por lo tanto, cuando un hombre saca una roca del tamaño de Gibraltar y le pide a su amada que se case con él, ella puede estar segura de que es en serio.

Han habido algunos esfuerzos (principalmente por parte de los vendedores de diamantes) por sugerir que la cantidad de dinero que un hombre debería gastar en un anillo depende de su salario. Puedes haber escuchado la regla de que un anillo debería costar dos meses de salario (antes era un mes). Pero, en el mundo real, el costo de un anillo depende de mucho más.

En primer lugar, hay dos partes en el intercambio: los hombres pueden tener una idea de cuánto quieren gastar, pero las mujeres tienen sus propias ideas y podrían esperar un anillo de cierto valor (un tercio de las mujeres se involucran en elegir su propio anillo). En 2018 escribí sobre un estudio que muestra que la cantidad que un hombre está dispuesto a gastar en un anillo de compromiso dependía de la belleza de su amada: las mujeres más atractivas ‘merecían’ anillos más valiosos. En turno, las mujeres demandaban anillos más valiosos si sus parejas eran menos atractivas físicamente (los sementales se pueden salir con la suya regalando diamantes virtualmente microscópicos).

En un estudio reciente, un equipo de psicólogos de la universidad de Nipissing en Ontario, Canadá, buscaron determinar si el gasto en un anillo de compromiso depende de otra variable: la abundancia de solteros disponibles en el mercado de citas.

La teoría: si hay muchos peces en el mar, las mujeres pueden ser más selectivas. Si las mujeres son más selectivas, los hombres deben competir con más fiereza por su afecto. Una manera en la que los hombres pueden competir es invirtiendo más en sus parejas, incluyendo gastando mucho en ese regalo tan sobresaliente: el anillo de compromiso.

La idea de que nuestras vidas amorosas son influenciadas por factores ambientales como la abundancia de parejas no es tan alocada como podría parecer. Investigaciones anteriores han mostrado que manipular de manera experimental las percepciones de los participantes de la prevalencia de enfermedades o la seguridad de su ambiente puede afectar la manera en la que juzgan qué tan atractivos son los demás.

Ashley Locke, Jessica Desrochers, y Steven Arnocky de la Universidad de Nipissing reclutaron a 205 voluntarias solteras. Las mujeres fueron colocadas aleatoriamente en uno de dos grupos: las mujeres en el grupo de “abundancia de parejas” tuvieron que leer un artículo falso en una revista sobre lo fácil que es encontrar a una pareja de buena calidad y que, después de separarse de una pareja, la mayoría de las personas son capaces de encontrar una mejor pareja bastante rápido; las mujeres en el grupo de “escasez de parejas” leyeron una versión del artículo de la revista que presentaba el punto de vista opuesto: que las buenas parejas son difíciles de encontrar.

La mayoría de nosotros nos exponemos a tantas noticias y redes sociales que podría parecer que un solo artículo de revista tendría poco efecto en nuestro punto de vista. Sin embargo, las investigaciones pasadas han confirmado que este método es una manera confiable de persuadir a voluntarios de que las buenas parejas son realmente abundantes o escasas.

Después de leer el artículo, se les pidió a las mujeres imaginar que una pareja de largo plazo les había pedido matrimonio. ¿Cuál sería el tamaño más pequeño de anillo de compromiso con el que estarían satisfechas? Las mujeres vieron imágenes de cinco anillos que eran idénticos excepto por el tamaño y el valor del diamante: de 0.5 quilates (con un costo de $500 dólares) a 1.5 quilates (con un costo de $9,000 dólares).

Como se esperaba, Locke y sus colegas encontraron que las mujeres a las que se les había hecho pensar que las parejas eran abundantes tendieron a seleccionar un anillo más grande que las mujeres que pensaban que las parejas eran escasas. Esto sugiere que las mujeres sí esperan señales más costosas de compromiso por parte de los hombres cuando perciben que tienen más opciones románticas.

Tal vez los hombres se sientan alentados al saber que el anillo que se seleccionó con más frecuencia en el estudio de Nipissing, sin importar el grupo al que pertenecieran, era el anillo más barato disponible. En la mayoría de los casos, un anillo gigantesco es innecesario, sin importar lo que digan las joyerías.

Imagen de Facebook: Sergiy Borakovskyy/Shutterstock

A version of this article originally appeared in English.

publicidad