Skip to main content

Verificado por Psychology Today

Ley y delincuencia

¿Cómo saber cuando le gustamos a alguien?

Fuente: Peter Bernik/Shutterstock

Cuando conocemos a alguien, especialmente en un encuentro romántico, usualmente sabemos rápidamente si la persona nos gusta o no, pero, ¿cómo podemos saber si ellos gustan de nosotros?

Hay muchas pistas no verbales que de inmediato nos permiten saber si alguien está interesado en nosotros:

1. Contacto visual mutuo

La gente mira a las personas que le gustan y evita mirar a quienes no lo hacen. El neuroquímico oxitocina podría ser el responsable de los incrementos en el contacto visual. Los niveles elevados de oxitocina aumentan el intercambio de miradas y proporcionan una sensación de bienestar, lo cual aumenta la atracción mutua. La oxitocina también aumenta la dilatación de las pupilas, lo cual indica interés. A más amplia la dilación, mayor es la atracción que las personas sienten. Durante el último siglo antes de nuestra era, Cleopatra, la mujer considerada como la más atractiva de su tiempo, dilataba sus pupilas con atropina para lucir más sensual.

Hay una delgada línea entre el contracto visual y mirar fijamente, lo cual es grosero. Se puede aumentar el contacto mutuo manteniéndolo mientras giramos la cabeza para romper el intercambio; así la otra persona no percibe la mirada extendida como mirar fijamente porque nuestra cabeza se está moviendo. Si la otra persona mantiene el contacto visual, es porque le gustamos.

2. Contacto ligero

La gente con frecuencia toca a la persona que le gusta. En las relaciones románticas, las mujeres tienden a tocar ligeramente el brazo de la persona con la que están. Este ligero toque no es una invitación a un encuentro sexual; simplemente indica interés. Los hombres expresan que otros hombres les agradan chocando los puños, chocando el pecho o golpeando suavemente a la otra persona en el hombro con un puño cerrado. De manera similar, los hombres expresan que les gusta una mujer involucrándose en actividades físicas juguetonas. Otra manera de tocar es acicalar. Quitarle una pelusa de la ropa a la otra persona o arreglar una corbata chueca indica que le gustamos a una persona. El contacto físico es un buen indicador de que una persona gusta o no gusta de nosotros. Si casualmente tocamos a una persona y esta se mueve abruptamente, a esa persona no le agradamos o no está lista para una relación más íntima.

3. Inclinarse hacia adelante

La orientación corporal es un indicador importante de que le gustamos a la persona con la que estamos hablando. La gente se inclina hacia las personas que les gustan y se distancian de la gente que no les gusta. La inclinación aumenta conforme aumenta la conversación. Por ejemplo, si dos personas están sentadas una junto a la otra, sus cabezas se voltearán hacia la otra persona. Después sus hombros se voltearán también. Después de eso, sus torsos se voltearán por completo. Finalmente, las dos personas se inclinarán la una hacia la otra.

4. Reflejar

La gente que gusta una de la otra reflejan las posiciones de la otra persona. Reflejar puede ayudar a establecer un intercambio y también puede usarse para probar si le gustamos a la persona con la que estamos hablando. Envía una señal subconsciente a la persona con la que estamos de que nos gusta, y, al mismo tiempo, los predispone a gustar de nosotros. Al llegar con la persona con la que queremos probar la teoría, debemos imitar su posición, luego en algún punto posterior del encuentro, cambiarla. Si la otra persona refleja la nueva posición al poco tiempo, probablemente es porque gustan de nosotros.

5. Barreras

La gente que se gusta mutuamente remueve cualquier obstáculo entre ellos. La gente a la que no le gusta la persona con la que está, usualmente coloca barreras entre ellas y la persona que les desagrada. Las barreras incluyen artículos personales como bolsas, periódicos, revistas, tazas, cojines y artículos similares. Una barrera no necesariamente significa que le desagradamos a alguien, pero sí nos hace saber que todavía no se establece un intercambio. Se puede usar una taza o vaso para monitorear el interés: si la persona con la que estamos coloca su vaso o copa entre ambos, forma una barrera señalando que todavía no establecemos contacto. Conforme progresa la conversación, hay que monitorear dónde colocan su taza o vaso. Si la empiezan a poner hacia los lados, eliminando la barrera entre ambos, probablemente es porque le gustamos.

Observar los comportamientos no verbales nos permite monitorear el progreso del proceso de construcción de conexión y nos permite saber si le gustamos a la persona con la que estamos. Los comportamientos no verbales también predisponen a la persona que nos gusta a interactuar con nosotros, lo que nos da la oportunidad de desarrollar la relación bajo condiciones favorables.

Watching nonverbal behaviors allows you to monitor the progress of the rapport-building process and lets you know if the person you are with likes you. Nonverbal behaviors also predispose the person you like to interact with you, which gives you an opportunity to develop your relationship under favorable conditions.

Referencia

Scheele, D, Striepens, N., Güntürkün, O., Deutschländer, S. Kendrick, K. Hurlemann, R. (2012). Oxytocin modulates social distance between males and females. The Journal of Neuroscience , 32-46.

A version of this article originally appeared in English.

publicidad